5 de agosto de 2011 1:27 pm

Cruz de Motupe es señal viva de la fe católica del Perú, dice Cardenal Cipriani

Redacción ACI Prensa/EWTN Noticias

Cruz de Motupe es señal viva de la fe católica del Perú, dice Cardenal Cipriani

El Arzobispo de Lima, Cardenal Juan Luis Cipriani Thorne, señaló que la recientemente restaurada Santísima Cruz de Motupe es una señal viva de la fe católica peruana.

Así lo indicó el Primado del Perú en la homilía de la multitudinaria Misa que presidió esta mañana en la festividad de la Santísima Cruz de Chalpón de Motupe (que se celebra cada 5 de agosto) en el atrio de la Parroquia San Julián en esa localidad, ubicada en el departamento de Lambayeque (norte del Perú).

La Misa tuvo una especial connotación de desagravio ya que el pasado 5 de julio la Cruz fue robada y despojada del oro y plata que la adornaban, para lo cual los delincuentes cortaron y quemaron el Sagrado Madero. Tras su hallazgo se procedió a la restauración que concluyó hace unos días.

En la homilía de la Eucaristía de esta mañana, el Cardenal Cipriani alentó a los más de 20 mil fieles presentes a promover y cuidar la fe católica, y a evitar que vuelvan a ocurrir hechos como el robo sacrílego de la Cruz.

"¿Cómo es posible que alguien se atreva a profanar la veneración que todo el pueblo le tiene a la cruz? ¡Nunca más permitiremos que nadie se atreva a hacerle daño al madero! Los corazones de este pueblo peruano se sienten orgullosos de su fe católica. No dejemos que la fe de nuestros abuelos, que dio luz a nuestras vidas, sea objeto de discusiones. La cruz de Motupe es un símbolo que une y debe brillar en el corazón de todos los peruanos", exclamó.

"Motupe –prosiguió el Cardenal– es una ciudad mil veces bendita por este regalo que Dios ha querido hacer al pueblo del Perú. En este lugar peregrinan millones de fieles a lo largo de estos años en busca de paz, de salud y de un milagro", continuó.

Tras recordar que él también ha peregrinado al Cerro Chalpón para venerar el Sagrado Madero, el Cardenal Cipriani dijo que "la Santísima Cruz de Motupe es señal de la fe católica en el Perú entero. En manos de ustedes de manera especial está ese tesoro del pueblo peruano, cultiven la fe y veneración a la Santísima Cruz de Motupe"

"Todos hemos peregrinado al cerro de Chalpón, y hemos subido por esa escalera difícil que es como subir hacia el Cielo. Para nosotros ese ir a buscar la Cruz de Motupe es el instante más feliz de nuestra vida".

En otro momento, el Arzobispo de Lima y Primado del Perú pidió al Señor que la Cruz de Motupe sea también un aliciente para que los católicos se acerquen a la Confesión y la Eucaristía.

"Nuestro pueblo tiene un gran amor a Jesús, a la Iglesia, al Papa, y a la Virgen María. No dejemos que tres o cuatro personas, que porque se creen autoridad van a maltratar la fe del pueblo", reflexionó.

"No los hemos elegido para que maltraten la fe católica, no hemos elegido a nadie para que apruebe el aborto, ni para que destruya el matrimonio, ni la familia. No queremos pelea con nadie".

Veneración de la Cruz

Finalmente, el Cardenal Cipriani recordó que los católicos solo adoran a Dios, y que en cambio veneran la cruz, los santos y a la Virgen María.

"Tantas veces escuchamos comentarios equivocados, porque nos dicen: los católicos adoran a la Cruz, adoran a los Santos, ¡mentirosos, ignorantes, falsos! Los católicos adoramos la Eucaristía y veneramos a santos".

Basta ya de tanta mentira!, nosotros no construimos ídolos, al ver la cruz recordamos que fue en ese madero en donde nuestro Redentor sufrió por amor, y por eso es un signo que nos llena de fe y esperanza", finalizó.

Concelebraron con el Cardenal Cipriani, Mons. Jesús Moliné, Obispo de Chiclayo, Mons. Héctor Vera, Obispo de Ica; Mons. Marco Antonio Cortés, Obispo de Tacna; así como más de 50 sacerdotes de Chiclayo.

La historia de la Cruz de Motupe

Entre los años de 1860 y 1865, habitaba en el Cerro Chalpón Fray Juan Agustín de Abad, sacerdote franciscano que vivía como ermitaño, recogido en oración la mayor parte del tiempo. El presbítero también recorría las calles de los pueblos aledaños, donde celebraba misas, bautizaba y rezaba el Rosario. Era muy querido.

La tradición cuenta que un día partió sin dejar rastro alguno, pero antes comunicó a algunos que en el Cerro Chalpón, en Cerro Rajado y el Cerro Penachí, dejaba grandes cruces confeccionadas por él, las mismas que deberían ser halladas y consideradas protectoras del lugar.

Muchas personas que intentaron encontrar las cruces no podían hacerlo debido a lo accidentado del lugar. Años más tarde se recibió la penosa noticia del fallecimiento del sacerdote, víctima de una enfermedad, el 13 de octubre de 1866.

El 5 de agosto de 1868 el joven José Mercedes Anteparra Peralta, de 22 años de edad, encontró la Cruz en la cumbre del cerro Chalpón, incrustada en una especie de gruta o cueva.

Desde entonces se celebra durante 20 días desde mediados de julio, con el 5 de agosto como día central, la fiesta de la Santísima Cruz de Motupe.

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y dirección de email para recibir el boletín diario de noticias de ACI Prensa.

Comentarios