30 de noviembre de 2021 - 9:32 PM

Critican a Gobierno peruano por publicar guía de educación sexual sin consultar a padres

POR DIEGO LÓPEZ MARINA | ACI Prensa

Imagen referencial / Crédito: Pexels
Imagen referencial / Crédito: Pexels

Diversos grupos que representan a los padres de familia en Perú denunciaron que el Ministerio de Educación (MINEDU) publicó una “Guía para Implementar la Educación Sexual Integral” sin su participación, y que fue impuesta vulnerando sus derechos contemplados en la Constitución.

La directora de la Asociación Origen, Giuliana Caccia, denunció el 29 de noviembre en sus redes sociales el accionar del Gobierno del presidente Pedro Castillo. A estas críticas se sumaron varias organizaciones, agrupaciones y líderes profamilia de todo el país.

“El MINEDU ha desarrollado los lineamientos, la guía para la implementación y, presumiblemente, los contenidos de la ESI (Educación Sexual Integral) en un proceso que no ha contado con la participación de los padres de familia vulnerando un derecho fundamental”, denunció Caccia el 29 de noviembre en su cuenta de Twitter.

En abril de 2019 el Poder Judicial dio la razón al Gobierno peruano de permitir el “enfoque” de género en el Currículo Nacional de Educación Básica (CNEB). Por ello, hoy todos los centros educativos nacionales y privados, independientemente de su ideario o principios, deben implementarlo.

En ese contexto, en agosto del 2021 el MINEDU publicó la controvertida “Guía para Implementar la Educación Sexual Integral. Recurso educativo dirigido a docentes de educación básica regular”, que, entre otras cosas, incentiva la aplicación de la ideología de género y los llamados “derechos sexuales” en las escuelas.

En declaraciones a ACI Prensa, Caccia, master en Matrimonio y Familia por la Universidad de Navarra (España), dijo que “hay varios puntos que son urgentes de señalar sobre esta guía, sobre todo aquellos que claramente vulneran los derechos de los padres a ser los primeros educadores en valores para sus hijos y, en consecuencia, la integridad física y psicológica de nuestros niños”.

“Si se cumple lo establecido por esta Guía ESI, en el 2022 ya deberían integrar contenidos basados en los principios de este documento y no hemos podido tener acceso al material con el que educarán a nuestros hijos en materia de educación sexual”, denunció.

Gaby Pacheco, vocera de la asociación civil Padres en Acción, dijo a ACI Prensa el 30 de noviembre que para elaborar la Guía ESI el Ministerio de Educación no solo “no pidió la representación de padres de familia”, sino que “ha sido asesorado por representantes de ONG que tienen su propia agenda”.

“Una de las dudas que se tienen es que hablan mucho de ética y moral, pero no sabemos qué tipo de moral van a enseñar ni cuáles serán los principios éticos que regirán”, lamentó.

Caccia denunció que en la Guía ESI las ONG o instituciones del Estado están “antes que los padres”.

“En la página 9 se puede ver que se sugiere que, ante algún problema, los docentes pueden involucrar a ONG en la educación sexual de los niños, así como otras instituciones. En el segundo punto mencionan a ‘las familias’, más no a los padres de familia como agentes que deberían actuar en la educación de sus hijos”, criticó.

La líder profamilia reveló que, inclusive, “en la página 45, en donde señalan fechas a conmemorar, claramente no se quiere incluir el Día de la Madre, ni el Día del Padre”.

“El resto de las fechas tienen procedencia de índole ideológico”, acotó.

También conversó con ACI Prensa sobre este tema, Liggia Agurto, representante del colectivo del norte del Perú “Piura por la Vida y la Familia”.

Agurto dijo que la aparición de la Guía y su contenido los “toma por sorpresa, en esta coyuntura de pandemia y desgobierno”, donde “nos encontramos en la discusión de si volver o no a la presencialidad, reconociendo el tiempo perdido por la ineficiencia en las clases virtuales”.

“Sin embargo lejos de discutir y promover e implementar las normas de control sanitario y los protocolos para el regreso a clases, el Gobierno nos impone este manual cargado de ideología de género muy lejos de contener verdades científicas”, denunció.

Agurto recordó que “cómo padres tenemos el derecho de educar a nuestros hijos en valores y según los criterios que nos rigen como familia. Sin embargo este manual nos excluye de toda participación primaria en temas tan profundos e importantes como la sexualidad”.

Del mismo modo opinó Guadalupe Valdez Santos, directora de la asociación Promujer y Derechos Humanos, de Arequipa, en el sur del Perú.

En declaraciones a ACI Prensa, Valdez aseguró que la Guía ESI es “un atropello al derecho de los padres a educar, respecto a la sexualidad de sus hijos, de la forma como cada familia se lo plantee”.

“Por otro lado, es indignante que mientras muchos niños y adolescentes ya llevan casi dos años sin estudiar o estudian a medias, el ministro de Educación [Carlos Gallardo] le esté dando su tiempo y profesionalismo a un tema poco relevante para la vida y el futuro de tantos alumnos peruanos”, criticó.

Caccia agregó que “los padres de familia no pueden ser indiferentes”, más aún cuando la ESI “es algo obligatorio para cualquier colegio, público o privado, laico o religioso”.

“No nos dan alternativa. Es una imposición totalitaria. Existen muchas alternativas para educar en sexualidad, pero el Estado solo impone una”, acotó.

Violación directa de los derechos de los padres y de los niños

Caccia, directora de la Asociación Origen, señaló que la imposición del Gobierno peruano “viola diversos derechos, tanto de los padres como de los niños”.

Por ejemplo, mencionó “la Constitución Política del Perú- Art. 13; la Declaración Universal de Derechos Humanos (arts. 26.1, 26.2); la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre (art. XII, par. 1° y 3°); el Pacto Internacional de los Derechos Económicos, Sociales y Culturales (art. 13.3 y 13.4)”.

Así como la “Convención Americana sobre Derechos Humanos (art. 12.4) Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (art. 18.4); Convención de los Derechos del Niño (art. 28); y la Ley de General de Educación. (art. 5)”.

En declaraciones a ACI Prensa, Alberto Gonzáles Cáceres, abogado y presidente del Centro de Estudios Jurídicos Santo Tomás Moro, recordó que “el artículo 6° de la Constitución Política del Estado es taxativo cuando establece que se reconoce el derecho de las familias y de las personas a decidir”.

“En tal sentido –continuó el abogado–, el Estado asegura los programas de educación y la información adecuados y el acceso a los medios, que no afecten la vida o la salud. Asimismo, se señala expresamente que es deber y derecho de los padres a alimentar, educar y dar seguridad a sus hijos. Los hijos tienen el deber de respetar y asistir a sus padres”.

Por otro lado, dijo Gonzáles, “el artículo 13° de la Carta Magna del Perú señala que la educación tiene como finalidad el desarrollo integral de la persona humana. El Estado reconoce y garantiza la libertad de enseñanza. Los padres de familia tienen el deber de educar a sus hijos y el derecho de escoger los centros de educación y de participar en el proceso educativo”.

Para el abogado, “queda claro que la ESI vulnera de manera patente la Constitución pues un grupo de personas, autodenominadas ‘expertos’ usurpa la función que la Constitución le ha dado directamente a los padres, quienes, sin contar con alguna autoridad legal, sin haber convocado a los padres, deciden elaborar un conjunto de ‘enseñanzas’ y ‘valores’ de formación sexual completamente ideologizado, el mismo que se pretende imponer de manera arbitraria y totalitaria”.

Los puntos más controversiales de la Guía ESI

En la página 6 de la Guía ESI, se cita el CNEB que define a la ESI como “el espacio sistemático de enseñanza y aprendizaje que promueve valores, conocimientos, actitudes y habilidades para la toma de decisiones conscientes y críticas con relación al cuidado del propio cuerpo, las relaciones interpersonales y el ejercicio de la sexualidad”.

En ese marco de enseñanza sistemática, la Guía ESI, en la página 5, se presenta con el propósito de “unificar criterios conceptuales en torno a la Educación Sexual Integral, estableciendo su definición, objetivos, principales características, argumentos a favor de su implementación”.

Caccia, quien es madre de familia, criticó los puntos anteriores y lamentó que “un espacio sistemático de enseñanza sea, en otros términos, un espacio de adoctrinamiento”.

“Es decir, se va a adoctrinar a los niños en un sistema unificado de valores, conocimientos, actitudes y habilidades cuyo contenido va a moldear un aspecto esencial de su desarrollo personal como es la sexualidad. ¿Qué contenido se va a utilizar para ello? ¿Quién ha validado ese contenido? ¿Qué papel han jugado los padres de familia en la validación de ese contenido?”, comentó.

Para Caccia otro punto grave de la Guía ESI es que “no explicita su sustento científico”.

En la página 9, la guía se presenta con un supuesto “sustento científico” y dice: “Se sustenta en la evidencia generada de las ciencias de la salud, psicológica, sociológica, antropológica, biológica, entre otras. Por ello, resulta fundamental que las y los docentes continuamente sigan fortaleciendo sus competencias en relación con los avances y actualización de la ESI”.   

“Ante ello: ¿Dónde está ese sustento científico? Más bien, hay muchísimas evidencias científicas que cuestionan radicalmente la perspectiva de género, en la cual se basa la ESI. Además, las premisas antropológicas que subyacen al género son muy cuestionables filosófica y psicológicamente”, criticó la líder profamilia.

Otro de los puntos negativos de la Guía ESI, según Caccia, es su “enfoque constructivista”.

La página 5 de la Guía ESI señala que se busca “construir proyectos de vida libres de estereotipos”. En la página 7 dice que desde la ESI se contribuye a la “construcción de la identidad y la autoestima”. Y en la página 17, se plantea que la ESI concretiza las competencias del CNEB, una de las cuales es “Construye su identidad”. 

“Es decir, quieren ‘construir la identidad’ de nuestros hijos sin sustento científico, basando dicho enfoque en una perspectiva antropológica y pedagógica —el constructivismo— que es susceptible de críticas y de discusión. ¿Por qué se ha escogido esa aproximación por sobre otras?”, dijo Caccia.

Y reiteró: “Quieren construir la identidad de nuestros hijos y educarlos en temas de índole moral sin sustento científico, excluyendo a los padres y priorizando a ONG”.

Para la directora de la Asociación Origen el punto que más problemas puede acarrear es el que se encuentra en la página 34, en la sección III, “Proceso y Estrategias para implementar la ESI desde la Tutoría y Orientación Educativa”, donde se plantea una serie de sugerencias para abordar la Educación Sexual desde una “tutoría individual”.

Caccia afirma que “esto es particularmente grave”, porque “permitir las tutorías individuales sería hablar de sexualidad sin testigos”.

La líder profamilia aseguró a ACI Prensa que, entre las “sugerencias” que aporta la Guía ESI, “no se incluye el papel de los padres de familia en ningún aspecto”.

“Se puede derivar a un servicio especializado (médico, psicológico), pero a los padres en ningún momento”, dijo.

“‘Brindar tutoría individual inmediatamente’ es la primera opción que el tutor debe seguir, según la guía, ante la aparición de algún problema en relación con su educación sexual. Ante ello, si un niño experimenta un problema en cuanto a su sexualidad, ¿el primer paso no debería ser comunicarse con los padres de familia antes de hacer nada? ¿Cuál es el fin de someterlo a una tutoría individual sin testigos? ¿No va esto, acaso, en contra de cualquier protocolo de prevención del abuso?”, precisó la master en Matrimonio y Familia.

Valdez Santos, de Promujer y Derechos Humanos, cree que “lo peor” de la Guía ESI “es que su gran solución es que se hagan cargo los docentes, a través de tutorías individuales, poniendo en un riesgo mayor a los niños y adolescentes que tengan dudas respecto al tema de su sexualidad”.

“Y por otro lado, yo que soy docente podría ser denunciada y verme perjudicada si alguien me denuncia porque no le gustó mi asesoría”, explicó.

Agurto, de Piura por la Vida y la Familia, también criticó “que de primera mano excluyen a los padres en caso de detectarse abusos o problemas relacionados con su identidad de género o sexualidad”.

“En conclusión, quieren construir la identidad de nuestros hijos y educarlos en temas de índole moral sin sustento científico, excluyendo a los padres, priorizando a las ONG y proponiendo la tutoría individual, sin testigos, como instancia de resolución de problemas ligados a la sexualidad”, agregó Caccia.

Padres de familia organizados tomarán acción

La vocera de Padres en Acción señaló a ACI Prensa que están “considerando presentar acciones legales que no permitan esta imposición ni adoctrinamiento por parte del Estado”.

“No vamos a permitir que el Estado sea la única guía para la educación sexual de nuestros hijos. Pedimos que seamos parte activa en el proceso educativo de los niños. Como padres de familia somos pieza fundamental para la formación afectiva, emocional y moral de los niños. La intimidad y la inocencia de nuestros hijos están en juego”, aseguró.

Caccia recordó que los padres de familia peruanos “sí están de acuerdo con que se imparta educación sexual en las escuelas” para “evitar enfermedades, abusos y embarazos adolescentes y, sobre todo, para promover un sano crecimiento afectivo, sexual e integral de los niños y adolescentes”.

“Urge que el MINEDU muestre los contenidos asociados a la implementación de esta guía a todo aquel que quiera verlo, antes de ser repartidos e impartidos entre los escolares. Ante este panorama, los padres debemos ponernos firmes y, apelando a nuestros derechos fundamentales, no permitir que nuestros hijos reciban la ESI”, agregó.

Valdez Santos expresó, por su parte, que desde Promujer y Derechos Humanos ya están “pidiendo que las autoridades competentes, como el ministro de educación y los congresistas  nos escuchen y atiendan el pedido de revisar qué contenidos vienen adjuntos a esta guía”.

Finalmente, Agurto pidió a comentar en redes sociales con el hashtag #MiDerechoAEducar y #NoALaESI.

“Debemos promover la participación activa de padres de familia en los colegios, para no permitir que se vulnere nuestro derecho a elegir quién, cómo y dónde nuestros hijos reciban este tipo de educación”, añadió.

La congresista de Renovación Popular, Milagros Aguayo, también expresó su rechazo en redes sociales a la Guía ESI y anunció que desde el legislativo se exigirá al MINEDU “las explicaciones del caso y la abstención de imponer enseñanzas sin el conocimiento y consentimiento de los padres”.

“Rechazamos la forma como se pretende imponer la Guía de Educación Sexual Integral del Ministerio de Educación, que ha sido elaborada sin tomar en cuenta la participación de los padres de familia, conforme al derecho constitucional que les ampara establecido en el artículo 13 de nuestra Constitución”, escribió el 29 de noviembre.

Etiquetas: Perú, Ideología de Género, padres de familia, ESI, Educación Sexual Integral

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios