1 de marzo de 2020 - 6:01 PM

Cristianos de ciudad destruida por ISIS vivirán una “Cuaresma solidaria”

Redacción ACI Prensa

Imagen referencial. Crédito: Pixabay.
Imagen referencial. Crédito: Pixabay.

Los cristianos de Mosul y de la llanura del Nínive (Irak) se están preparando para vivir una “Cuaresma de solidaridad”, con un nuevo centro comunitario que se inaugurará para celebrar la Pascua.

El sacerdote caldeo P. Paul Thabit Mekko ha ayudado a miles de refugiados que huyeron de sus casas a mediados del 2014 para evitar ser víctimas del grupo Estado Islámico (ISIS), y actualmente desempeña un rol principal en la reconstrucción de las ciudades destruidas por los terroristas musulmanes.

Uno de los próximos proyectos es un nuevo centro comunitario que acogerá actividades pastorales y recreacionales para “fortalecer los lazos y superar las divisiones”. El P. Thabit declaró a AsiaNews que pronto estará terminado en Karamles, al este de Mosul (Irak), y tendrá un gran salón para celebraciones y bodas.

El centro, que será inaugurado en la celebración de la Pascua, traerá esperanza para la comunidad. “Hoy en día, las personas todavía van a Qaraqosh, donde las facilidades son mayores. Con el nuevo centro, no será más necesario ir a ningún otro lado”, dijo el P. Thabit.

El centro dará inicio un nuevo modelo de convivencia en Mosul, donde “la prioridad es tener a la comunidad unida, superar las divisiones y aumentar la solidaridad”, en especial para las familias más pobres. “También existe una preocupación por las familias que no son de la zona y que viven en otras partes del país”, dijo el sacerdote iraquí.

El P. Thabit relató que la vivencia de la fe en la ciudad es grande. “Todos los días celebramos la Misa y oramos, además, peregrinamos con la cruz a la vez que realizamos lecturas y reflexiones”.  En Mosul, la ciudad más grande del norte de Irak, se experimenta un renacimiento de la fe católica. 

“En una parroquia de Mosul celebramos Misa todos los domingos con muchas familias” que han retornado, dijo.

Es la fe que los lleva a la vivencia de la solidaridad, que para el P. Thabit es la “palabra clave” que “inspira hechos y acciones” a los fieles de Mosul y la llanura del Nínive, que se preocupan “no solo por la realidad local, sino también por todo el país”.

En ese sentido, se realizan propuestas de recaudación de fondos para la comunidad. “Pedimos pequeñas cantidades de dinero que juntas pueden ser de gran ayuda”, dijo. “Estos fondos están destinados a los que “necesitan comida o ayuda económica para pagar sus deudas”, e incluso ayudan a los que “buscan compensaciones por accidentes de tránsito o personas enfermas que necesitan tratamiento. La meta es hacer más por la solidaridad”, añadió.

Sin embargo, si bien “el servicio vuelve a la normalidad” en parte de Mosul, aún no llega a la mayoría de la comunidad cristiana. “Estamos a la espera de un cambio importante en el proceso de reactivación de la ciudad, ya que se debe hacer mucho en medio de la corrupción generalizada”, señaló.

El sacerdote señaló que mientras ellos se preparan para celebrar la Cuaresma y la Pascua, también siguen trabajando en la reconstrucción del lugar. “Muchas casas todavía presentan los efectos del incendio. Algunas casas todavía están parcialmente en ruinas y otras ya han sido derribadas. El trabajo continúa”, dijo.

Muchos jóvenes están trabajando por un “cambio radical” y la gente está esperando ver “nuevas señales sobre el trabajo y un nuevo modelo de convivencia”, dijo el P. Thabot. “Los jóvenes quieren construir una nueva sociedad, opuesta al extremismo, de toda raza, abierta, con diferentes grupos étnicos y religiosos”, añadió.

Afirmó que Mosul “podría convertirse en un experimento de cristianos y musulmanes viviendo juntos, gracias al trabajo de organizaciones y personas que quieren cambiar la forma en que la gente piensa, uniendo a los árabes, yazidíes, musulmanes, cristianos, etc.”.

El P. Thabet dijo que tiene esperanza en “que esta Cuaresma será el amanecer de una nueva era para Irak, de cambio político y de lucha real contra la corrupción, que está destruyendo el país”; y que desde el 2003 están esperando “un pacto global entre los ciudadanos para imponer una nueva visión, paz real y pronto cambio para el completo desarrollo del país”.

En junio de 2014 el ISIS conquistó Mosul y fue el inicio de su avance por la llanura del Nínive, tomando otras ciudades y provocando el éxodo de cientos de miles de cristianos y otras minorías religiosas hacia el Kurdistán iraquí. Los que no lograban huir debían afrontar la muerte si no aceptaban convertirse al islam o pagar un impuesto de sumisión. En los territorios ocupados, los terroristas musulmanes también impusieron los matrimonios forzados, el tráfico de personas y la venta de mujeres como esclavas sexuales.

El 9 de julio de 2017 Mosul fue declarada libre del control de ISIS, luego de tres años de combates en los que participaron el ejército iraquí, las fuerzas kurdas y la coalición internacional liderada por Estados Unidos.

Etiquetas: solidaridad, Irak, Cuaresma, ISIS, Mosul, Iglesia en Irak, Cuaresma de Fraternidad

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y dirección de email para recibir el boletín diario de noticias de ACI Prensa.

Comentarios