16 de mayo de 2020 8:45 am

Crece el interés por San Juan Pablo II 6 años después de su canonización

POR MIGUEL PÉREZ PICHEL | ACI Prensa

El Papa San Juan Pablo II. Foto: Vatican Media
El Papa San Juan Pablo II. Foto: Vatican Media

El paso del tiempo desde la canonización de San Juan Pablo II el 27 de abril de 2014, está haciendo que crezca el interés por la figura y el Pontificado del Papa polaco, de quien el próximo lunes 18 de mayo se cumplen 100 años de su nacimiento.

Así lo aseguró el vicario judicial del Tribunal Ordinario de la Diócesis de Roma y postulador de la causa de canonización de San Juan Pablo II, Mons. Slawomir Oder, durante un encuentro telemático que mantuvo con periodistas vaticanistas.

En el encuentro Mons. Oder resaltó que “San Juan Pablo II es una persona que todavía hoy permanece vivo y siempre presente”, algo que se evidencia en el interés que genera en las fechas relacionadas con su vida, como el aniversario de su nacimiento, fallecimiento, comienzo de su pontificado, de su atentado o de su canonización.

“Lo que me ha sorprendido muy positivamente es el hecho de que cuando la semana pasada se abrió el proceso de beatificación de sus padres, rápidamente yo recibí muchísimos correos con expresiones de alegría y satisfacción. Esto me deja muy contento y feliz”, señaló.

En ese sentido, contó cómo al comienzo del proceso de canonización de San Juan Pablo II “me visitó un profesor italiano que estudiaba los procesos sociológicos vinculados a las manifestaciones religiosas”.

“Él estaba impresionado por la mucha gente que acudía a la tumba de San Juan Pablo II, muchos de ellos jóvenes. Era una época en que llegaban millones de personas a Roma para visitar la sepultura en el Vaticano de San Juan Pablo II. Miles de personas cada día. Y recuerdo el comentario de este profesor: ‘es un fenómeno que normalmente en la historia se produce con personajes grandes, pero que duraba poco, como una llamarada que luego se apaga’”.

Pero lo impresionante en el caso de San Juan Pablo II “es que permanecía en la esfera de la vida de la Iglesia y de la gente y que su tumba en la basílica seguía siendo el lugar de peregrinaje de mucha gente”.

Sobre el proceso de canonización de San Juan Pablo II, Mons. Oder señaló que evidencia una “cadena de santidad”, una “sucesión de santidad de la familia Wojtyla. Esa religiosidad auténtica, genuina, que se transmite a los hijos. En la familia de Wojtyla la santidad era la santidad de la cercanía a la gente, del amor en las cosas pequeñas de la vida cotidiana”.

Mons. Oder también destacó la elección que hizo San Juan Pablo II al comienzo de su Pontificado de que fuera “un pontificado abierto, comunicativo, sin miedo del contacto con la gente”.

“Aquí vemos a ese pastor que, como dice el Papa Francisco, huele a sus ovejas, las abraza y quiere estar con ellas. Por medio de las grandes manifestaciones de las que hemos sido testigos como las Jornadas Mundiales de la Juventud, las Jornadas de la Familia o las grandes liturgias…, pero también con su estilo de vida personal”.

Juan Pablo II “estaba en contacto con mucha gente, no solo con sus más estrechos colaboradores, sino también con la gente que le podía dar una justa lectura del mundo en el que vivía”.

En el encuentro, Mons. Oder también rechazó cualquier tipo de contraposición del Pontificado de Juan Pablo II, o de Benedicto XVI, con el del Papa Francisco. “Es algo que hace mal”, aseguró. “Es algo que me disgusta. Contraponer Pontificados, pensamientos de los Papas, etcétera, es algo que hace daño a la Iglesia”.

Para Mons. Oder, “es obvio que la Iglesia está guiada por el Espíritu Santo y que siempre tenemos un Papa indicado por el Espíritu con el mandato de guiar la Iglesia”.

“Es cierto que el estilo es diferente, el pensamiento es diferente, pero eso no debe escandalizar a nadie, porque cada uno ejerce este mandato según su propio pensamiento, su propia experiencia, per siempre es Pedro el que habla”.

También explicó que “no me gusta que se interprete un pontificado en clave de ruptura, de discontinuidad. La Iglesia es un organismo vivo, pero siempre existe una continuidad, un desarrollo del pensamiento. Quien diga que existe una ruptura ignora la presencia del Espíritu Santo que inspira las decisiones que deben guiar la Iglesia”.

Etiquetas: Vaticano, San Juan Pablo II, Papa Francisco

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y dirección de email para recibir el boletín diario de noticias de ACI Prensa.

Comentarios