27 de mayo de 2020 - 4:49 PM

Coronavirus: Salesianos alimentan a familias vulnerables de niños de oratorio

POR CYNTHIA PÉREZ | ACI Prensa

Entrega de alimentos a familias de niños de oratorio salesiano  Crédito: Marcos Chero Lagos
Entrega de alimentos a familias de niños de oratorio salesiano Crédito: Marcos Chero Lagos

Los salesianos en Bogotá (Colombia), suman fuerzas para alimentar a las familias vulnerables de los niños y jóvenes del oratorio que dirigen, durante el aislamiento social decretado por la pandemia del coronavirus.

Debido a las medidas de aislamiento social decretadas por el Gobierno de Colombia a fines de marzo y extendidas hasta junio para contener el coronavirus, muchas familias viven en situación de pobreza, pues han perdido sus trabajos o no pueden laborar, porque dependen de oficios informales y formales que requieren presencia física como son: ser obreros, vendedores ambulantes, personal de limpieza, entre otros.

De cara a esta realidad, el personal docente del Colegio Salesiano León XIII, exalumnos, los padres de familia y el Centro Divino Niño sumaron fuerzas y entregaron mercados; es decir, productos de primera necesidad, a las familias de los niños del oratorio “San Francisco de Sales” que viven en situación de pobreza y vulnerabilidad, para que puedan alimentarse durante la pandemia.

En declaraciones a ACI Prensa, Marcos Chero, docente peruano del Colegio Salesiano León XIII y líder de la iniciativa, señaló que el oratorio San Francisco de Sales está ubicado en un sector popular, el barrio de Las Cruces, que hace más de entre 20 y 30 años era uno de los barrios más peligrosos de Bogotá, donde había mucha delincuencia, prostitución, por lo cual en el oratorio “tenemos jóvenes que se han dedicado a la delincuencia…al consumo [de drogas]”.

Con el apoyo de las Damas Salesianas, desde hace 13 años el oratorio brinda formación académica y espiritual bajo los valores católicos a entre 80 a 120 niños y también realizan talleres de educación familiar y ocupacionales a sus padres y madres, que por lo general son recicladores y vendedores ambulantes y suelen vivir “del día a día” en hogares humildes ubicados en el barrio y en los “cerros aledaños”.

Para Chero, algunas familias del oratorio pudieron hacer frente a la crisis económica provocada por la pandemia con los recursos que tenían durante la primera semana; sin embargo, luego se enfrentaron a una situación más crítica en la que requerían de ayuda externa para cubrir sus necesidades básicas, en especial de alimentación.

“Después de las dos primeras semanas [del aislamiento social], la gente se veía muy preocupada, porque no tenía cómo subsistir. Entonces, el Gobierno empezó a ayudar a muchas personas de escasos recursos de estratos bajos”, pero algunos “verdaderamente no han recibido la ayuda”.

El docente Chero explicó que es probable que esas familias pobres no recibieron el apoyo económico del Gobierno, porque en el último censo no se registraron todos los datos necesarios para que sean considerados como beneficiarios de la ayuda social.

La idea de entregar mercados, cajas con víveres y productos básicos, surgió a partir del éxito de la entrega de 700 mercados que realizó el docente junto al Colegio Salesiano León XIII hace tres años, para asistir a las familias vulnerables afectadas por la tragedia de Mocoa, fenómeno natural que devastó diecisiete barrios de la ciudad colombiana, cinco de los cuales quedaron destruidos totalmente.

“Si nosotros fuimos capaces de recolectar mercados hace tres años… Ante esta situación en la que estamos viviendo, ¿por qué no volveríamos a hacer esa actividad otra vez?”, dijo Chero, quien desde niño fue formado en un oratorio salesiano en Perú y admiró el espíritu de la congregación fundada por Don Bosco “de trabajar por las personas más pobres y abandonadas”.

El docente explicó que al inicio participaron los padres de familia del colegio, exalumnos y la comunidad salesiana y lograron entregar 200 mercados a familias necesitadas del sector. Posteriormente, el Centro Divino Niño, de las Damas Salesianas, se sumó para ayudar en el proyecto, especialmente en beneficio de los niños del oratorio San Francisco de Sales.

La ayuda pudo ser entregada gracias al apoyo de la Policía Nacional y a la “base de datos” de los niños del oratorio, que permitió comunicarse con las familias para entregar los productos, respetando las disposiciones del Gobierno de distanciamiento social y uso de equipos de protección personal para evitar aglomeraciones y contagios.

Gracias al apoyo de la comunidad salesiana, a la Orden de Malta, y en especial, a la gestión de las Damas Salesianas que permitió contar con donaciones del Banco de Alimentos, entre otros, a la fecha se han realizado cuatro entregas de mercados cada 15 días o cada tres semanas, aproximadamente.

En la primera entrega se alimentó a 90 familias por una semana; en la segunda se benefició a 120 familias por tres semanas; en la tercera se entregaron verduras para alimentar a entre 80 y 90 familias por una semana; y en la cuarta entrega donaron 100 mercados para alimentar a las familias por dos semanas. Actualmente, tienen programada una quinta entrega el 6 de junio.

“El 6 de junio, gracias otra vez a la gestión de las Damas Salesianas, tenemos la quinta entrega de mercados. La idea es entregar quincenalmente o cada tres semanas…, porque sabemos que esta situación del coronavirus está para largo. Entonces, estamos buscando siempre ayuda, estamos tocando puertas, estamos buscando instituciones, empresas que nos colaboren” en este gesto solidario, señaló.

“Hay una frase muy hermosa de Don Bosco que a mí me ha marcado y lo tengo como un lema, como una insignia, que es ‘el Señor nos ha puesto en este mundo para servir a los demás’”, señaló, destacando su motivación para seguir ayudando durante la pandemia.

Finalmente, el docente anunció que están planificando realizar otros proyectos solidarios que permitan reunir recursos económicos para dotar a los estudiantes de recursos tecnológicos que les permitan seguir la educación a distancia con más facilidades, pues actualmente presentan limitaciones en ese aspecto.

El Centro Divino Niño, fundado por la Asociación de Damas Salesianas, está conformado por mujeres laicas voluntarias que a través del desarrollo de actividades deportivas como el fútbol, actividades culturales y formación en valores, ayudan a que muchos niños y jóvenes que viven en zonas pobres de Bogotá se formen como buenos ciudadanos y se alejen de los peligros de la calle.

También contribuyen al progreso de sus familias por medio de talleres formativos para padres y madres que les brinden herramientas para “edificar sus vidas”. Además, “asisten en la formación de reclusas en la cárcel del Buen Pastor”.

La Asociación de Damas Salesianas es una organización civil sin fines de lucro fundada el 13 de mayo de 1968 en Caracas (Venezuela) por el sacerdote salesiano Miguel González. Está integrada por mujeres católicas que por medio de la educación cristiana y evangelización ayudan a la población de escasos recursos, especialmente a las mujeres, jóvenes y niños en situación de abandono, peligro o cárcel.

Actualmente, dirigen la ayuda a través de sus 33 centros distribuidos en 15 estados del territorio nacional, además de 145 centros en 27 países de América, Europa y Asia.

Los interesados en realizar donaciones económicas o materiales para apoyar al proyecto de entrega de mercados pueden comunicarse con el Centro Divino Niño al número telefónico: +57 3124141606 y pueden realizar la donación a la siguiente cuenta bancaria:

Centro Divino Niño
Asociación Damas Salesianas
NIT 901.291.517.1
Ahorros Banco Bogotá
008567729

Para más información sobre el proyecto se pueden comunicar al siguiente número telefónico: +57 3144247180 y al correo electrónico: [email protected].

Etiquetas: solidaridad, Colombia, Pobreza, Salesianos, Iglesia en Colombia, Bogotá, oratorio, campaña de solidaridad, coronavirus, aislamiento social

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y dirección de email para recibir el boletín diario de noticias de ACI Prensa.

Comentarios