“Creemos que la visita de Su Santidad facilitará el diálogo más significativo y creará un ambiente de paz para la península coreana subdividida”, afirmó el venerable Jaseung, Presidente de la Orden Jogye, una de las más importantes del budismo coreano.

En un artículo publicado en “The Korea Times”, el líder budista escribió que “es un gran privilegio dar la bienvenida a Papa Francisco a la República de Corea”.

“El Papa Francisco consuela a los pobres y los marginados, y trae esperanza y fuerza. A través de su presencia, esperamos que los ciudadanos coreanos aprendan a demostrar el amor y la compasión hacia sus vecinos.”

Es importante destacar que la orden Jogye es una de las más antiguas, dice contar con más de 10 millones de seguidores en Corea del Sur y ha tenido historia con los católicos.

“El Budismo Coreano, de hecho, tiene una gran conexión con la fe católica. Los monjes budistas de la ermita Cheonjinam en el templo Jueosa dieron sus vidas para proteger a los católicos durante el tiempo de su período formativo”, afirmó Jaseung.

Para terminar, el Presidente de la Orden budista expresó su esperanza en que el esfuerzo de la sociedad coreana por el diálogo interreligioso y la paz seguirá contribuyendo a traer la paz mundial.

Más en Mundo

“Una vez más, deseamos sinceramente que la visita del Papa Francisco sea una oportunidad para la oraciones pacíficas por la salud y la felicidad de todos”.