Los Obispos de México expresaron sus condolencias y su solidaridad a las familias de Manuel Palacios, Juan Ignacio Torres, Alejandro Elizárraga y José Olescowski, que fallecieron el 7 de junio al estrellarse el helicóptero en el que viajaban.

La aeronave se desplomó alrededor de la 1:30 p.m. (hora local) sobre un campo de golf, en el estado mexicano de San Luis Potosí.

En un comunicado difundido el 7 de junio, el Consejo de Presidencia de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) aseguró sus “súplicas al Creador, implorando su eterno descanso”.

Los Obispos mexicanos “invocando la intercesión de Santa María de Guadalupe, rogamos al Señor por la pronta recuperación de Dn. Jaime Olescowski y para que conceda a las familias de quienes perdieron la vida, fortaleza y esperanza en estos momentos de dolor”.