10 de diciembre de 2015 11:53 am

Con la Virgen de Guadalupe y San Juan Diego la misericordia de Dios toca el corazón humano

Redacción ACI Prensa

San Juan Diego y la Virgen de Guadalupe. Dominio público
San Juan Diego y la Virgen de Guadalupe. Dominio público

El Arzobispo Primado de México, Cardenal Norberto Rivera Carrera, presidió ayer la Misa por la Fiesta de San Juan Diego y explicó que a través de él y la Virgen de Guadalupe Dios puede tocar con su misericordia lo más profundo del corazón humano.

Así lo indicó el Purpurado en la homilía que presidió ayer en la antigua capilla de indios en la Villa Guadalupana en el Distrito Federal. El Cardenal afirmó que “hoy es un día muy especial en donde esta misericordia de Dios toca el corazón dispuesto de todo ser humano, una virtud qué tanto hace falta en este mundo en donde el odio, el terror, la venganza, la destrucción, ha hecho su presentación de la manera más cruel, precisamente en ese corazón hecho para el amor, la vida, el perdón y la misericordia”.

El Arzobispo dijo luego que “no cabe duda que el Espíritu Santo asiste de una manera portentosa a nuestro amado Santo Padre Francisco” que ha inaugurado el 8 de diciembre el Año Santo de la Misericordia.

“Más que nunca necesitamos la misericordia de Dios tocando hasta lo más profundo de nuestro corazón y transformarlo para que sepa palpitar con el corazón del hermano en sus necesidades, enfermedades, angustias, penas y llanto”.

El Cardenal Rivera dijo luego que “aquí es el lugar en donde, de alguna forma, se entrelazan los sentimientos de misericordia que emanan de los dos corazones humildes, el de Santa María de Guadalupe y el de san Juan Diego; los dos corazones llenos de la misma Misericordia de Dios, quien es la fuente de esta comprensión en el amor”.

“La Virgen de Guadalupe esta siempre atenta a lo que acontece en el corazón de su hijo y con infinita misericordia calma el angustiado corazón de Juan Diego cuando le dice que no tenga miedo, cuando le confirma que tiene el honor y la dicha de ser su madre, cuando le asegura que es su protección y resguardo”.

El Cardenal explicó también que San Juan Diego “fue un hombre de gran misericordia, pues conocemos perfectamente la bondad de este humilde macehual, quien destacó por la atención amorosa que tuvo para con su tío Juan Bernardino, enfermo gravemente (…) María palpita con el corazón de Juan Diego; lo entiende, lo comprende y a ese corazón se dirige con ternura y misericordia: ‘tu tío ya está bien, ya sanó’”.

Con ambos y con Jesús, a quien la Guadalupana lleva en su vientre, “aún ahora, podemos tener ese corazón dispuesto a amar, a perdonar y a ser de nuestra vida tantos actos de amor que cada segundo de nuestra existencia sea un momento de la eternidad de la misericordia misma de Dios”.

El Arzobispo Primado de México concluyó dando gracias a “San Juan Diego, por ser nuestro intercesor y seguir desplegando todo tu amor para con nosotros y ayudarnos a poner todo nuestro esfuerzo en las manos benditas de Santa María de Guadalupe y ser capaces de constituirnos como instrumentos del amor misericordioso de Dios, que el mundo tanto necesita hoy”.

También te puede interesar:

Etiquetas: Virgen de Guadalupe, Cardenal Rivera, San Juan Diego, Año de la Misericordia

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y dirección de email para recibir el boletín diario de noticias de ACI Prensa.

Comentarios