4 de mayo de 2022 - 1:15 PM

Con esta advocación la Virgen María une a Ucrania y Rusia

Por: Joseph Pronechen
Redacción ACI Prensa

Icono de la Virgen María venerado en Ucrania y Rusia. Crédito: Dominio Público
Icono de la Virgen María venerado en Ucrania y Rusia. Crédito: Dominio Público

Nuestra Señora de Kiev es uno de los iconos más venerados en Oriente, tanto por los ucranianos como por los rusos, y está considerado entre los más famosos del mundo. Sin embargo, es también conocido como Nuestra Señora de Vladimir y es de los más antiguos, ya que llegó a la actual capital ucraniana en 1134.

Este icono se ha convertido también en uno muy importante por otra razón; pero primero, un poco de historia.

“Kiev es una ciudad santa porque es una ciudad mariana 'por excelencia'”, dijo el Papa San Juan Pablo II cuando la visitó el 22 de noviembre de 1987.

“En ella, se invoca a la Virgen que ora como protectora de la ciudad”, añadió el Pontífice, que se refería a la "Santa Oranta", una antigua representación en mosaico de la Madre de Dios en la Catedral de Santa Sofía. La descripción también puede encajar con Nuestra Señora de Kiev.

El icono bizantino de Nuestra Señora de Kiev llegó poco después de que la Rus de Kiev, la antigua federación de tribus eslavas, se hiciera cristiana en su totalidad en 988. Medio siglo después, en 1037, Yaroslav el Sabio, el Gran Príncipe de Kiev, dedicó Ucrania a María. Desde entonces hasta el presente, Nuestra Santísima Madre es conocida como “Reina de Ucrania”.

Para entonces, ya en 1034 había llegado desde Constantinopla el icono de Nuestra Señora de Kiev. Según la tradición, fue obra de un monje y enviado como regalo del patriarca de Constantinopla al príncipe Mstislav, hijo del rey Volodymyr de la Rus de Kiev.

Sin embargo, en 1136 el ícono de Nuestra Señora de Kiev fue trasladado unos 22 kilómetros al norte de Vyshorod, a la iglesia "hogar" del príncipe. Los cuentos ucranianos también llaman a este icono la Virgen de Vyshorod. Para ese entonces la imagen ya era muy conocida y venerada.

Según Dmytro Stepovyk, de la Academia Nacional de Ciencias de Ucrania, para la época en que gobernaban Volodymyr y sus hijos “se decía que este icono obraba milagros, sanando a las personas enfermas”. La gente rezaba por protección y la imagen “ayudó a todos los verdaderos creyentes que suplicaron a Nuestro Señor que los librara de sus enfermedades mortales”.

Pero aproximadamente en el año 1100 llegó el príncipe Andrey Bogolyubsky, quien saqueó y destruyó Kiev. Luego estableció su residencia a unos 910 kilómetros de distancia, en Vladimir, que está a 193 kilómetros al este de la actual Moscú, y llevó consigo el icono de Nuestra Señora de Kiev.

En esta nueva capital, el icono se conoció como Nuestra Señora de Vladimir y se colocó en la Catedral de la Asunción, donde permaneció hasta aproximadamente el año 1395 cuando fue llevado a Moscú para, según cuenta la historia, proteger la ciudad de los invasores mongoles.

En el siglo XVI, Nuestra Señora de Vladimir se colocó en la Catedral de la Dormición en la Plaza de la Catedral de Moscú, hasta principios del siglo XX. Luego fue llevada a la Galería Estatal Tretyakov de la ciudad.

Para finales del siglo XX, el icono encontró un nuevo hogar: la iglesia de San Nicolás en Tolmachi, que está adjunta al museo y donde nuevamente se llevan a cabo los servicios religiosos.

Por supuesto, Nuestra Señora de Vladimir forma parte de la historia ucraniana y rusa, y es también el icono más querido en Rusia. Sin embargo, hay mucho más sobre esta imagen que es de gran importancia.

Un tercer nombre para este icono de la Virgen María

Nuestra Señora de la Ternura es también un hermoso título con el que en muchos países llaman a este icono. Puede que sus habitantes no sepan sus dos títulos originales, pero conocen y responden al magnetismo espiritual y la profundidad del mensaje que trae esta obra maestra de la iconografía.

El icono es grande: 30,75 pulgadas por 21,5 pulgadas. La forma en que representa a Nuestra Señora y al Niño Jesús estaba muy por delante de la iconografía bizantina estándar de principios del siglo XII. Se convirtió en uno de los primeros ejemplos y modelos del estilo iconográfico de Eleusa.

En la imagen, la Virgen María expresa ternura o misericordia, con el Niño Jesús junto a su mejilla o tocándola. De ahí el título de Nuestra Señora de la Ternura. Al mismo tiempo, hay un toque de tristeza al darse cuenta de lo que vendrá, pero con la misericordia que conlleva. “En sus ojos se vislumbra oración, esperanza y dolor. Una observación más cercana al Niño muestra que está mirando hacia arriba, buscando a su Padre”, escribió Stepovyk.

Junto con la profundidad espiritual, las emociones que se presentan en el icono se apartaron de la iconografía más estricta de la época.

Se convirtió en el modelo de los iconos marianos. Su influencia llegó incluso a apreciarse en la muy familiar imagen de la Virgen del Perpetuo Socorro, que combina dos estilos iconográficos.

Pero además, hay algo más que considerar con respecto al icono de Nuestra Señora de Vladimir, sobre todo ante la situación y los tiempos actuales. Mons. Stephen Rossetti, un exorcista, señala que durante años ha orado diariamente con esta imagen y está “convencido de tres cosas”:

1.       “La guerra en Ucrania tiene un inmenso significado espiritual”.

2.       “La fe y la fuerza de los hombres y mujeres de Ucrania son asombrosas”.

3.       “¡Nuestra Señora está involucrada intensamente con todo lo que está pasando y su Inmaculado Corazón triunfará!”.

“Me uno a la petición urgente de Nuestra Señora de rezar por la paz”, añade Mons. Rossetti, y asegura que tiene “una gran esperanza de que pronto llegarán los días en que Satanás y las fuerzas del mal serán definitivamente aplastados bajo el calcañar de Nuestra Señora”.

Que todos oremos a Nuestra Señora de Kiev, Nuestra Señora de Vladimir y Nuestra Señora de la Ternura con el mismo pensamiento.

Traducido y adaptado por Eduardo Berdejo. Publicado originalmente en NCR.

Etiquetas: Virgen María, Rusia, Ucrania, advocaciones marianas, icono, devoción mariana, Guerra entre Ucrania y Rusia

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios