20 de agosto de 2021 - 2:32 AM | ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN 20 de agosto de 2021 2:33 am

"Como los primeros cristianos", así define Obispo la misión en recóndito país asiático

POR BLANCA RUIZ | ACI Prensa

Mons. Giorgio Marengo, prefecto apostólico en Mongolia. Crédito: Misioneros Consolata - Flavia Müller.
Mons. Giorgio Marengo, prefecto apostólico en Mongolia. Crédito: Misioneros Consolata - Flavia Müller.

Mons. Giorgio Marengo llegó a Mongolia en el año 2003, y fue nombrado Prefecto Apostólico de Ulán Bator (Mongolia) en agosto de 2020.

Fue enviado con otros Misioneros de la Consolata para acompañar a la pequeña comunidad de Arvaiheer, en la región de Uvurkhangai.

Allí desarrolla su actividad a través de iniciativas relacionadas con las necesidades más básicas, como duchas públicas, una guardería, un grupo de rehabilitación para alcohólicos o actividades extraescolares para niños y un grupo de artesanía para mujeres.

Según explicó el Obispo a la Agencia Fides, "ser Obispo en Mongolia creo que se parece mucho al ministerio episcopal de la Iglesia primitiva. Somos como los apóstoles que en los primeros días del cristianismo dieron testimonio de Cristo resucitado siendo una minoría en comparación con los lugares y culturas donde fueron. Para mí, ésta es una gran responsabilidad que me acerca al verdadero sentido de la misión".

Los católicos en Mongolia no superan los 1.300 fieles entre un total de 3.5 millones de habitantes.

Aunque Mons. Marengo reconoce que el cristianismo se toma como algo nuevo, venido del exterior en los últimos años, las raíces cristianas de Mongolia se remontan al siglo X, aunque posteriormente fueron congeladas por la llegada del imperio mongol.

"Hoy en día hay ocho parroquias y unos 60 misioneros de diferentes nacionalidades y congregaciones que se reúnen regularmente para afrontar juntos los problemas, coordinar actividades y planificar nuevas iniciativas. En este año 2022 celebraremos los 30 años de la renovada presencia De la Iglesia católica en este gran país asiático", aseguró Mons. Marengo a Fides. 

En ese sentido el Prelado destaca la importancia de acompañar y formar a los que han recibido el bautismo "para ayudar a los fieles a crecer en la fe. La misión parte, ante todo, de una escucha profunda del Señor que nos envía, del Espíritu que vive y nos moldea, y de las personas a las que es enviado”. 

Por eso, el Obispo insiste en la importancia de "estudiar el idioma o perfeccionar las herramientas que permitan establecer una relación con las personas, tratando de comprender cuáles son sus referentes, su historia y sus raíces culturales y religiosas”.

“Hay una expresión que creo que puede transmitir bien la naturaleza de nuestro compromiso misionero. La escuché de boca de monseñor Thomas Menamparampil, arzobispo emérito de Guwahati, India: “susurrar el Evangelio al corazón de Asia”. Me gusta aplicar esta imagen a Mongolia donde el anuncio de la Palabra del Evangelio, con un susurro, es un trabajo constante de evangelización que requiere entrar en relación profunda con las personas. En virtud de esta auténtica relación de amistad, podemos compartir lo más precioso que tenemos: la fe en nuestro Señor Jesucristo”, concluye el Mons. Marengo.

Etiquetas: Obispo, primeros cristianos, Mongolia, Misioneras de la Consolata, misionero

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios