29 de agosto de 2019 7:20 pm

Colombia: Iglesia se pronuncia tras anuncio de disidencia de las FARC de retomar las armas

Redacción ACI Prensa

Iván Márquez y Jesús Santrich. Crédito: Captura de video
Iván Márquez y Jesús Santrich. Crédito: Captura de video

La Conferencia Episcopal de Colombia (CEC), advirtió que nada justifica “la guerra con fines ideológicos” y en ese sentido pidió a los colombianos a intensificar la oración a Dios para lograr la paz, luego de que la disidencia de las FARC anunció este jueves que retomará las armas.

"Anunciamos al mundo que ha comenzado la segunda Marquetalia (lugar de nacimiento de las FARC) bajo el amparo del derecho universal que asiste a todos los pueblos del mundo de levantarse en armas contra la opresión", expresó este 29 de agosto el exnúmero dos de las FARC, Iván Márquez, en un video acompañado por otros disidentes y por Seuxis Paucias Hernández (Jesús Santrich) y Hernán Darío Velásquez (El Paisa).

Según informes colombianos, el video habría sido grabado en Venezuela. En julio pasado Nicolás Maduro llamó a Márquez y Santrich “líderes de paz” y dijo que eran bienvenidos al Foro de Sao Paulo que se celebró en Caracas del 25 al 28 de ese mes.

En el video, Márquez dijo que el Estado colombiano había traicionado el Acuerdo de La Habana y que buscarían una alianza con el Ejército de Liberación Nacional (ELN).

Ante este anuncio, la CEC emitió un comunicado para reafirmar que la paz “es un compromiso de todos” y “es posible si verdaderamente la queremos”. En ese sentido, señaló que “las armas y la violencia solo engendran destrucción, dolor y muerte, y no hay nada que justifique recurrir a la guerra con fines ideológicos”.

“Esta coyuntura nos pide una reflexión serena y ponderada, con la mirada puesta en el bien de todos, sobre los pasos que hemos dado, lo que debemos asumir y corregir, así como lo que nos falta para alcanzar la reconciliación y la paz”, señalaron los obispos.

El Episcopado indicó que “la situación que vivimos no es para cansarnos en el propósito de la reconciliación, aunque sea una tarea ardua; hace dos años el Papa Francisco nos dijo: ‘no se dejen arrebatar la esperanza’. Hoy se impone con mayor fuerza la exigencia de trabajar juntos por la paz con la búsqueda del bien común, el desarrollo integral y las transformaciones que conduzcan a la equidad social”.

Por ello, animaron a perseverar “a todos aquellos que, por medio del diálogo y la negociación, se decidieron por la reincorporación a la vida civil y democrática, y se mantienen firmes en ella”.

“La 32° Semana por la Paz, que tendrá lugar del 2 al 9 de septiembre próximos, ha de ser una ocasión para avivar el compromiso de todos a favor de la reconciliación, para convertir nuestro país en un ‘territorio de paz’”, señalaron.

Los obispos convocaron a los fieles “a intensificar la oración y a mantener firme la confianza en Dios, para alcanzar el don de la paz y la valentía para sembrarla y abonarla diariamente”.

Márquez fue el jefe del equipo negociador de las FARC en los diálogos de paz con el Estado colombiano realizados en La Habana (Cuba) y que dieron el Acuerdo de Paz de septiembre de 2016. El entonces presidente Juan Manuel Santos lo sometió a referéndum en octubre de ese año y fue rechazado por la mayoría de la población. Luego de los cambios exigidos por la oposición, el Acuerdo fue aprobado por el Congreso en noviembre.

El Acuerdo concedió a la exguerrilla la posibilidad de formar un partido político –tomó el nombre de Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común–, para participar en la vida pública, así como cinco escaños en la Cámara de Representantes y cinco en el Senado, sin importar cuántos votos obtuviera. Esta concesión es por ocho años.

Así, Márquez fue designado senador tras las elecciones de marzo de 2018, en las que las FARC obtuvo 85 mil votos a nivel nacional. Sin embargo, no asumió el cargo, pues en abril de ese año se trasladó a una reunión de excombatientes en Miravalle, en el departamento de Caquetá, donde se le vio por última vez junto a "El Paisa".

Por su parte, Santrich fue uno de los delegados de las FARC en La Habana y representante en la comisión encargada de verificar la implementación del Acuerdo de Paz. En junio de 2019 se le permitió asumir como miembro de la Cámara de Representantes, a pesar de las acusaciones de narcotráfico y por las cuales Estados Unidos pide su extradición. El 30 de ese mes se fugó de Colombia.

Luego del anuncio de Márquez, el presidente del partido FARC y exguerrillero, Rodrigo Londoño (Timochenko) pidió perdón al país y a la comunidad internacional por el anuncio de la facción disidente de volver a las armas.

En un comunicado, el partido FARC dijo que la decisión de los disidentes va “en contravía” de lo acordado en La Habana y que como agrupación política “no comparte ninguno de los términos” expresados en el video. “Proclamar la lucha armada en la Colombia de hoy constituye una equivocación delirante”, dice el comunicado.

Por su parte, el presidente colombiano Iván Duque dijo en un video que el país no acepta amenazas de ninguna naturaleza y menos del narcotráfico. "No estamos frente al nacimiento de una nueva guerrilla, sino frente a las amenazas criminales de una banda de narcoterroristas que cuenta con el apoyo y albergue de la dictadura de Nicolás Maduro", expresó.

Asimismo, pidió a la Justicia Especial para la Paz (JEP) -creada durante los diálogos para juzgar a exguerrilleros- que expulse y quite las garantías judiciales a todos los que aparecen en el video.

También solicitó a la Fiscalía General expedir órdenes de captura contra Márquez, Santrich, El Paisa y todos los que protagonizan el video.

Etiquetas: Colombia, FARC, Paz, Iglesia en Colombia, Obispos de Colombia, proceso de paz, acuerdo de paz, paz en Colombia

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y dirección de email para recibir el boletín diario de noticias de ACI Prensa.

Comentarios