27 de agosto de 2017 3:23 pm

Colombia: Fieles del municipio de Cura de Armero viajan a Villavicencio para beatificación

Redacción ACI Prensa

P. Pedro María Ramírez Ramos, el Cura de Armero / Foto: Wikipedia (CC-BY S.A 4.0)
P. Pedro María Ramírez Ramos, el Cura de Armero / Foto: Wikipedia (CC-BY S.A 4.0)

Cientos de fieles del departamento de Huila, de donde era oriundo el P. Pedro María Ramírez Ramos –conocido como el Cura de Armero–, peregrinarán a la Diócesis de Villavicencio, donde será beatificado por el Papa Francisco el 8 de septiembre junto a Mons. Jesús Jaramillo Monsalve.

El Cura de Armero nació el 23 de octubre de 1899 en el municipio de La Plata (Huila). En ese sentido, la Diócesis de Garzón ha invitado a los fieles a sumarse a la peregrinación que partirá el próximo 6 de septiembre con destino a la capital del departamento del Meta.

Para ese día se espera que partan unos mil feligreses acompañados por 70 sacerdotes.

Para ello, la diócesis invita a quienes deseen participar, acercarse a cualquiera de las 62 parroquias, donde encontrarán planes que incluyen transportes, hospedaje y alimentación, desde 150 pesos colombianos.

El 8 de septiembre el Papa Francisco presidirá la Misa de beatificación a las 9:30 a.m. en Catama.

El Cura de Armero, Pedro María Ramírez Ramos, nació en La Plata el 23 de octubre de 1899. El 4 de octubre de 1915 ingresó en el seminario de María Inmaculada, en Garzón. Su formación sacerdotal la culminó en el seminario de Ibagué y en 1931 recibió el orden sacerdotal.

Tras pasar por varias parroquias, en 1948 le nombran párroco de Armero. Durante las revueltas de abril de 1948 la localidad de Armero no escapó a la violencia. El 10 de abril un grupo de asesinos irrumpió en la iglesia del P. Pedro María Ramírez y lo asesinaron a machetazos.

También te puede interesar:

Etiquetas: Colombia, Beatificaciones, Cura de Armero, P. Pedro María Ramírez Ramos

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y dirección de email para recibir el boletín diario de noticias de ACI Prensa.

Comentarios