21 de mayo de 2020 - 10:18 PM | ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN 22 de mayo de 2020 1:23 pm

Católicos ayudan a evacuar y asisten a afectados por ciclón Amphan en Bangladesh e India

Redacción ACI Prensa

En medio de la pandemia del coronavirus, el ciclón Amphan tocó tierra ayer y dejó cerca de 24 fallecidos, millones de afectados, vastas áreas sumergidas y cultivos y casas destruidas en Bangladesh e India.

Durante la crisis del COVID-19, que ha causado el fallecimiento de 3,584 personas en India y 408 fallecidos en Bangladesh, el ciclón Amphan, formado el 16 de mayo en la Bahía de Bengala, tocó tierra el 20 de mayo a última hora de la tarde, y devastó ambos países.

Según UCA News, el ciclón dañó las áreas costeras de los estados de Bengala Occidental y Odisha, al este de la India, dejando 14 fallecidos a la fecha. Asimismo, funcionarios de gestión de desastres de Bangladesh señalaron que el ciclón afectó 14 distritos costeros del sur del país, donde 10 de los fallecidos fueron víctimas del colapso de postes eléctricos, paredes cubiertas de lodo y de árboles.

También en Bangladesh, el fenómeno dejó aisladas las zonas más remotas del país, pues los troncos de árboles arrancados de raíz obstruyen las calles e impiden el paso de los socorristas, señaló AsiaNews.

Como el ciclón provocó una gran marea de hasta 4.5 metros de altura, también inundó y destruyó cultivos, devastó más de 500 criaderos de peces en la mayoría de las áreas de la región costera de Bangladesh, lo que afectó gravemente la economía local.

Según la Junta estatal de electrificación rural de Bangladesh, los fuertes vientos desarraigaron los postes eléctricos y las conexiones en muchas áreas, por ello, actualmente cerca de 3,3 millones de personas de la costa carecen de electricidad. La tormenta también cortó las conexiones telefónicas y de internet en la mayoría de las zonas costeras, informó UCA News.

Algunas aldeas donde la población mayoritaria es católica también han sufrido graves daños, así como las parroquias, cuya comunicación se ve afectada por la falta de energía eléctrica. Sin embargo, de la mano con los gobiernos están atendiendo a los necesitados, que ya no solo son afectados por la crisis del coronavirus.

“Por el coronavirus hemos colaborado para sostener a 1.700 fieles católicos, pero ahora también ayudaremos a los que están sufriendo por el ciclón Amphan”, dijo el Obispo de Khulna, India, Mons. James Romen Boiragi, en declaraciones a AsiaNews.

“Estoy preocupado, sobre todo por los asentamientos cerca del bosque de Sundarbans [ubicado en la Bahía de Bengala], donde viven casi 3.000 católicos”, dijo Mons. Boiragi. “La parroquia de Barisal [ubicado en Bangladesh] tuvo daños parciales. Las personas evacuadas fueron acogidas en las iglesias, en los pensionados y en las escuelas. Por el momento no tengo noticias de ningún muerto en estas zonas”, añadió.

Jibon D. Das, director regional de Cáritas Khulna, Bangladesh, señaló que los informes preliminares de evaluación de los daños provocados sugieren que el ciclón Amphan fue más devastador que el reciente “Bulbul”, que en su mayoría solo destrozó casas y arrancó árboles. De hecho, fue categorizado como un súper ciclón, pero se debilitó cuando se estrelló contra Bangladesh, añadió.

“La mayoría de las personas en el cinturón costero lo han perdido todo: sus casas y cultivos fueron destruidos y los criaderos de peces y camarones fueron arrastrados. Ahora están sin hogar y sin dinero”, señaló Das.

Das también informó que alrededor de 150 mil personas se refugiaron en 47 centros administrados por Cáritas Khulna, preparados para evacuar a los ciudadanos ante la llegada del ciclón, donde se les proporcionó comida seca, agua potable y solución salina oral.

“Obtendrán comida hoy y mañana, y aquellos que perdieron casas y no pueden regresar obtendrán el mismo apoyo mientras lo necesiten. Creo que las personas de las áreas afectadas tardarán al menos dos años para recuperarse de la pérdida”, añadió.

Por su parte, el P. Paul Moonjely, director de Cáritas India, dijo que los equipos están trabajando para evaluar la situación y proporcionar ayuda de emergencia a las personas en estado crítico. "También estamos enviando a nuestra gente y materiales de servicio de emergencia a otros lugares para ayudar a las personas golpeadas por el ciclón", dijo el sacerdote a UCA News.

Asimismo, las autoridades locales de India, que están recibiendo el apoyo total de la Iglesia Católica en la atención de la emergencia, señalaron que la Arquidiócesis de Calcuta ha pedido a sus voluntarios que evalúen el daño ocasionado en la zona, informó UCA News.

Al respecto, la agencia de noticias mencionó que el Arzobispo de Calcuta, Mons. Thomas D'Souza señaló que “unos 2.5 millones de personas fueron trasladadas a lugares más seguros antes del ciclón", por ello "miles de personas ahora están sin hogar”. Frente a ello, dijo que ofrecieron las edificaciones de la Iglesia al Gobierno para alojar a las personas afectadas.

"Estamos gravemente afectados tanto en la ciudad como en las zonas costeras, especialmente río abajo", dijo el Prelado. "El ciclón de alta velocidad destruyó cultivos y ganado", añadió.

El P. Lijo George, director de trabajo social de la Diócesis de Balasore, India, dijo que el impacto del ciclón fue mucho más severo en Odisha. Por ello, la diócesis envió a sus voluntarios y trabajadores sociales al campo para evaluar el daño. Los informes indican la inundación de miles de hectáreas de arrozal, señaló UCA News.

En la región costera de la India, el estado de Bengala Occidental evacuaron casi 1,5 millones de personas, y el estado de Odisha ha comenzado a evacuar a más de 1 millón de personas.

Enamur Rahman, ministro de estado de gestión y socorro en casos de desastre en Bangladesh, señaló que más de 2.4 millones de personas vulnerables en el sur de Bangladesh fueron evacuadas por seguridad en refugios contra ciclones. Sin embargo, no pudieron hacer uso de la capacidad regular de los refugios, en un esfuerzo de evitar la propagación del coronavirus.

"Teníamos capacidad para alojar a unos cinco millones de personas, pero debido a las medidas de distanciamiento social para COVID-19, solo evacuamos a las personas más vulnerables", dijo Rahman. Asimismo, señaló que se ha asignado arroz, paquetes de alimentos secos y dinero en efectivo a las administraciones locales para apoyar a las personas durante y después del ciclón.

Mamta Banerjee, ministra principal del estado de Bengala Occidental, en India, dijo a los medios de comunicación que la situación es más preocupante que la pandemia de coronavirus y que "casi todo se destruye en las aldeas costeras", por lo que "tomará meses volver a la normalidad”, señaló UCA News.

Asimismo, Banerjee señaló que además de la pérdida de vidas y de propiedades, el ciclón también destruyó la infraestructura del lugar, así como los cultivos, que fueron devastados por la intrusión de agua salina y la inundación a gran escala.

El ciclón de Amphan fue tan poderoso y destructivo como un huracán de categoría 5, registrando ráfagas de viento de hasta 270 km por hora, por lo que se le considera una de las tormentas más fuertes que azotó a los dos países desde 1999, añadió.

Bangladesh siempre ha sido vulnerable a los fenómenos atmosféricos extremos, que cada año causan cientos de víctimas.

Etiquetas: India, Bangladesh, Iglesia en India, ciclón, desastre natural, coronavirus, pandemia, covid19

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y dirección de email para recibir el boletín diario de noticias de ACI Prensa.

Comentarios