5 de octubre de 2022 - 4:43 AM | ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN 5 de octubre de 2022 5:08 am

Catequesis del Papa Francisco: Los elementos de discernimiento, conocerse a sí mismo

Redacción ACI Prensa

Papa Francisco en la Audiencia General. Crédito: Daniel Ibáñez/ACI Prensa
Papa Francisco en la Audiencia General. Crédito: Daniel Ibáñez/ACI Prensa

A continuación, la catequesis completa del Papa Francisco en la Audiencia General de este miércoles 5 de octubre sobre “los elementos de discernimiento, conocerse a sí mismo”:

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

Seguimos tratando el tema del discernimiento. La última vez consideramos como su elemento indispensable el de la oración, entendida como familiaridad y confianza con Dios. Oración, no como loros, sino como familiaridad y confianza con Dios; oración de hijos al Padre; oración con el corazón abierto. Lo vimos en la última catequesis.

Hoy quisiera, de manera casi complementaria, subrayar que un buen discernimiento requiere también el conocimiento de sí mismo. Conocerse a sí mismo.

Y esto no es fácil. En efecto, el discernimiento implica nuestras facultades humanas: memoria, intelecto, voluntad, afectos. A menudo no sabemos discernir porque no nos conocemos lo suficientemente bien a nosotros mismos, y por eso no sabemos lo que realmente queremos.

Habéis oído muchas veces: 'Pero esa persona, ¿por qué no arregla su vida? Nunca ha sabido lo que quiere...". Sin llegar a ese extremo, pero también nos pasa que no sabemos realmente lo que queremos, no nos conocemos lo suficiente.

En la raíz de las dudas espirituales y de las crisis vocacionales se encuentra no pocas veces un diálogo insuficiente entre la vida religiosa y nuestra dimensión humana, cognitiva y afectiva.

Un autor de espiritualidad señaló cómo muchas dificultades en el tema del discernimiento se refieren a problemas de otro tipo, que deben ser reconocidos y explorados. Este autor escribe: "He llegado a la convicción de que el mayor obstáculo para el verdadero discernimiento (y para el verdadero crecimiento en la oración) no es la naturaleza intangible de Dios, sino el hecho de que no nos conocemos suficientemente a nosotros mismos, y ni siquiera queremos conocernos como realmente somos.

Casi todos nos escondemos detrás de una máscara, no sólo ante los demás, sino también cuando nos miramos al espejo" (Th. Green, Il grano e la zizzania, Roma, 1992, 25). Todos tenemos la tentación de enmascararnos incluso ante nosotros mismos.

La ignorancia de la presencia de Dios en nuestras vidas va de la mano de la ignorancia sobre nosotros mismos -ignorando a Dios e ignorándonos a nosotros-, la ignorancia sobre las características de nuestra personalidad y nuestros deseos más profundos.

Conocernos a nosotros mismos no es difícil, pero es cansado: implica una paciente búsqueda del alma. Requiere la capacidad de parar, de "desconectar el piloto automático", de tomar conciencia de nuestra forma de hacer las cosas, de los sentimientos que nos habitan, de los pensamientos recurrentes que nos condicionan, y muchas veces sin que nos demos cuenta. 

También requiere que distingamos entre emociones y facultades espirituales. "Siento" no es lo mismo que "estoy convencido"; "siento sobre" no es lo mismo que "quiero". Así llegamos a reconocer que la visión que tenemos de nosotros mismos y de la realidad está a veces un poco distorsionada. ¡Darse cuenta de esto es una gracia!

De hecho, muchas veces puede ocurrir que creencias erróneas sobre la realidad, basadas en experiencias pasadas, nos influyan fuertemente, limitando nuestra libertad para jugar por lo que realmente importa en nuestras vidas.

Viviendo en la era de la informática, sabemos lo importante que es conocer las contraseñas para entrar en los programas donde se encuentra la información más personal y valiosa. Pero la vida espiritual también tiene sus "contraseñas": hay palabras que tocan el corazón porque se refieren a aquello a lo que somos más sensibles.

El tentador, es decir, el diablo, conoce bien estas palabras clave, y es importante que nosotros también las conozcamos, para no encontrarnos donde no queremos estar. La tentación no sugiere necesariamente cosas malas, sino a menudo cosas desordenadas, presentadas con excesiva importancia.

De este modo, nos hipnotiza con la atracción que despiertan en nosotros estas cosas, que son bellas pero ilusorias, que no pueden cumplir lo que prometen, por lo que al final nos dejan una sensación de vacío y tristeza. Esa sensación de vacío y tristeza es una señal de que hemos tomado un camino que no era el correcto, que estábamos desorientados.

Puede ser, por ejemplo, un título, una carrera, relaciones, todas las cosas que son en sí mismas loables, pero hacia las que, si no somos libres, corremos el riesgo de albergar expectativas irreales, como la confirmación de nuestra valía. Tú, por ejemplo, cuando piensas en un estudio que estás haciendo, ¿piensas en él sólo para promocionarte, para tu propio interés, o también para servir a la comunidad? Ahí se puede ver cuál es la intencionalidad de cada uno de nosotros.

De esta incomprensión viene a menudo el mayor sufrimiento, porque ninguna de esas cosas puede ser la garantía de nuestra dignidad.

Por eso, queridos hermanos y hermanas, es importante conocernos a nosotros mismos, conocer las contraseñas de nuestro corazón, aquello a lo que somos más sensibles, para protegernos de quienes se presentan con palabras persuasivas para manipularnos, pero también para reconocer lo que es realmente importante para nosotros, distinguiéndolo de las modas del momento o de los eslóganes llamativos y superficiales.

Muchas veces lo que se dice en un programa de televisión, en algún anuncio que se hace, nos toca el corazón y nos hace ir por ahí sin libertad. Ten cuidado con eso: ¿soy libre o me dejo llevar por los sentimientos del momento, o las provocaciones del momento?

Una ayuda en esto es el examen de conciencia, pero no me refiero al examen de conciencia que todos hacemos cuando nos confesamos, no. Es decir: 'Pero he pecado de esto, de que...'. No. Examen de conciencia general del día: ¿qué pasó en mi corazón en este día? "Han pasado muchas cosas...". ¿Cuáles? ¿Por qué? ¿Qué huellas han dejado en el corazón?

Hacer el examen de conciencia, es decir, el buen hábito de releer con calma lo que ocurre en nuestro día, aprendiendo a notar en nuestras evaluaciones y elecciones a qué damos más importancia, qué buscamos y por qué, y qué hemos encontrado finalmente. Sobre todo, aprender a reconocer lo que sacia mi corazón.

Porque sólo el Señor puede darnos la confirmación de lo que valemos. Nos lo dice cada día desde la cruz: ha muerto por nosotros, para mostrarnos lo valiosos que somos a sus ojos. No hay obstáculo ni fracaso que pueda impedir su tierno abrazo.

El examen de conciencia ayuda mucho, porque entonces vemos que nuestro corazón no es un camino donde todo pasa y no sabemos. No lo hacemos. Ver: ¿qué ha pasado hoy? ¿Qué ha pasado? ¿Qué me hizo reaccionar? ¿Qué me entristece? ¿Qué es lo que me ha alegrado? Lo que era malo y si hacía daño a los demás. Se trata de ver el camino de los sentimientos, de las atracciones en mi corazón durante el día. No lo olvides. El otro día hablamos de la oración; hoy hablamos del autoconocimiento.

La oración y el autoconocimiento permiten crecer en libertad. ¡Esto es crecer en libertad! Son elementos básicos de la existencia cristiana, elementos preciosos para encontrar el lugar de uno en la vida. Gracias.

Etiquetas: Vaticano, audiencia general, Catequesis del Papa Francisco, discernimiento

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios