8 de julio de 2019 4:36 pm

Caso Viganò: Exnuncio critica al Papa por manejo de dos acusaciones de abusos

Redacción ACI Prensa

Mons. Carlo María Viganó. Crédito: Edward Pentin / National Catholic Register
Mons. Carlo María Viganó. Crédito: Edward Pentin / National Catholic Register

El exnuncio apostólico en Estados Unidos, el Arzobispo italiano Carlo Maria Viganò, criticó al Papa Francisco por el supuesto mal manejo de dos acusaciones de abusos sexuales presuntamente cometidos por un seminarista y por un arzobispo latinoamericano que actualmente sirve en el Vaticano.

Sin embargo, en los dos casos descritos por Viganò, los presuntos abusos sexuales habrían ocurrido antes que el Santo Padre tomara posesión de la Sede de Pedro en marzo de 2013.

Las afirmaciones de Viganò fueron publicadas el 3 de julio por el sitio web LifeSiteNews y serían extractos que no fueron publicados en una entrevista realizada a través del correo electrónico del Arzobispo con el diario estadounidense The Washington Post. Cuando esta última fue publicada, una nota del editor indicaba que algunos pasajes fueron retirados del diálogo de 40 preguntas porque algunas afirmaciones del exnuncio contenían “alegatos no verificados”.

Los dos casos que menciona el Arzobispo ya han sido tratados por otros medios.

La primera acusación se refiere a la que hizo Kamil Jarzembowski, que en 2012 cuando era estudiante en un seminario menor del Vaticano acusó a otro seminarista mayor, Gabriele Martinelli, de haber abusado sexualmente de su compañero de cuarto durante cinco años.

En 2018 esta acusación fue divulgada por Associated Press (AP), mientras que la prensa italiana lo informó en 2017. El tratamiento inicial que le dio el Vaticano fue criticado, ya que Jarzembowski salió del seminario, mientras que el supuesto abusador fue ordenado sacerdote en 2017.

Según Viganò, “el caso fue inmediatamente encubierto por el entonces Obispo de Como, Diego Coletti, junto con el Cardenal Angelo Comastri, Vicario General del Papa Francisco para la ciudad del Vaticano. Además, el Cardenal Coccopalmerio, entonces presidente del Pontificio Consejo para los Textos Legislativos, que fue consultado por Don Stabellini, lo amonestó fuertemente para detener la investigación”.

Sin embargo el exnuncio no menciona que la Iglesia ha iniciado una investigación canónica sobre esta acusación, luego que la supuesta víctima hizo la denuncia personalmente, según indicó AP en julio de 2018.

El Papa Francisco estableció además algunas normas para denunciar los abusos sexuales y su encubrimiento en el Estado de la Ciudad del Vaticano, luego de la cumbre mundial de obispos realizada a fines de febrero de este año.

El segundo caso al que se refiere Viganò involucra al Sustituto de la Secretaría de Estado del Vaticano, el Arzobispo venezolano Edgar Peña Parra.

Mons. Peña Parra, miembro del cuerpo diplomático del Vaticano desde hace 25 años, fue uno de los obispos que el exnuncio mencionó en su “testimonio” sobre el excardenal Theodore McCarrick de agosto de 2018.

Viganò señala que, antes de que el Arzobispo venezolano iniciara su labor como sustituto en octubre de 2018, el Papa ignoró “un aterrador informe enviado a él por un grupo de fieles de Maracaibo”.

El exnuncio indica que en el año 2000, el periodista venezolano Gastón Guisandes López acusó a Mons. Peña Parra de haber abusado de dos seminaristas menores en Maracaibo el 24 de septiembre de 1990, tres años antes de ingresar en el servicio diplomático del Vaticano.

“El caso fue reportado a la policía por los padres de los dos jóvenes y se trató con el entonces rector del seminario mayor, el reverendo Enrique Pérez, y luego por el entonces director espiritual, reverendo Emilio Melchor. Al ser preguntado por la Secretaría de Estado, el reverendo Pérez confirmó por escrito el episodio del 24 de septiembre de 1990. He visto estos documentos con mis propios ojos”, dijo Viganò.

El exnuncio también acusó al Arzobispo de estar “supuestamente involucrado (…) en la muerte de dos personas” que fallecieron en agosto de 1992 por una descarga eléctrica. “No es claro si las muertes fueron accidentales o no”, agregó.

“Estas dos acusaciones fueron llevadas a la Secretaría de Estado en 2002 por el entonces Nuncio Apostólico en Venezuela, el Arzobispo André Dupuy”, escribió.

El 12 de octubre de 2018 el semanario italiano L’Espresso informó que Mons. Peña Parra salió del seminario del que estudiaba porque los administradores creían que era homosexual.

Una semana después, el 18 de octubre, el semanario agregó a su reporte que Mons. Peña Parra era amigo del Cardenal Óscar Andrés Rodríguez Maradiaga, Arzobispo de Tegucigalpa (Honduras) y coordinador del consejo de cardenales que colabora con el Papa para la reforma de la Curia.

El semanario italiano también reportó que el sustituto de la Secretaría de Estado del Vaticano era amigo de quien fuera Obispo Auxiliar de Tegucigalpa, Mons. Juan José Pineda, quien renunció al cargo el 20 de julio de 2018 tras ser acusado de inconductas sexuales y malos manejos financieros.

Viganò dijo también que el Papa Francisco ha hecho “casi nada para castigar a quienes han cometido abusos”, aunque no mencionó las normas emitidas por el Santo Padre en mayo de este año, tituladas Vos estis lux mundi (Ustedes son la luz del mundo) para denunciar abusos sexuales y su encubrimiento.

Traducido y adaptado por Walter Sánchez Silva. Publicado originalmente en CNA

Etiquetas: Vaticano, Abusos sexuales, Theodore McCarrick, Caso Viganò

Comentarios