Cáritas Española atendió el pasado año a más de 37 mil personas sin hogar a través de más de 400 centros de ayuda a personas que ven vulnerado su derecho a tener una vivienda digna. 

Según informa Cáritas, la mitad de estas personas fueron acogidas en pisos de estancia temporal, centros de acogida con asistencia integral las 24 horas, albergues y residencias de urgencia, apartamentos de inclusión social de estancia indefinida y casas para mujeres solas o con hijos. 

En total se gestionaron casi 5 mil plazas, la mitad de ellas de tipo habitacional. En ellas también se dio acompañamiento, información y orientación, alimentación, ayuda para trámites administrativos y otros servicios como ayuda a la higiene, lavandería, orientación laboral o actividades culturales. 

Del total de plazas gestionadas, cuatro de cada diez correspondieron a centros de día. 

Más allá de atender a las personas sin hogar, Cáritas reitera su reivindicación para que exista un parque público de vivienda social y de emergencia para quienes padecen esta situación y alerta de que no se trata sólo de los que viven en la calle. 

“Las personas que están en la calle y las que van de alojamiento en alojamiento son la cara más conocida de este fenómeno. Sin embargo, las personas que viven en chabolas, caravanas, en asentamientos o en viviendas cedidas son la parte más invisible”, afirman.

Más en España

La responsable del programa de Personas Sin Hogar de Cáritas Española, María Santos, señala que la institución apuesta por que las personas que atienden “en situación de calle, en asentamientos urbanos y rurales, en barrios vulnerables e infraviviendas, en chabolas de plástico o palés de madera” puedan ver garantizado “su derecho humano a una vivienda”.