El pasado lunes 2 de noviembre tuvieron lugar una serie de ataques terroristas en Viena (Austria) que han causado la muerte de al menos cinco muertos y decenas de heridos.

Ante esta situación, el Cardenal Juan José Omella, Arzobispo de Barcelona (España) y presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE) envió un mensaje a través de su cuenta de twitter en el que aseguraba que pide a Dios “que nos ayude a construir entre todos la paz” y animó a “responder al terror del fanatismo con la fuerza del amor y la fraternidad”.

También el Cardenal Carlos Osoro, Arzobispo de Madrid (España) envió un mensaje a través de Twitter en el que rechazó “la muerte y la violencia” y aseguró su oración por las víctimas. Además animó a recordar “que Dios nos invita a regalar lo  mejor de nosotros mismos y así custodiar la dignidad de los demás y promover la paz”.

Más en España

Según medios locales, los ataques se produjeron en seis puntos diferentes con pocos minutos de diferencia, entre ellos los alrededores de la catedral de San Esteban y de una sinagoga. Un atacante fue abatido por la Policía, otro habría escapado y un tercero habría sido detenido.