Desde la sede de la ONU en Nueva York (Estados Unidos), el Presidente del Pontificio Consejo Justicia y Paz, Cardenal Peter Turkson, invitó a los miembros de este organismo a leer la nueva encíclica Laudato Si' del Papa Francisco, sobre la creación.

Según informó el diario de la Santa Sede, L'Osservatore Romano (LOR), el Cardenal Turkson dijo este 29 de junio ante la sede de la ONU, que para contrarrestar la pobreza y la degradación ambiental, es necesario que “la comunidad humana se plantee de nuevo el modelo predominante de desarrollo, producción, comercio y consumo”, y esta “revisión valiente de esta lógica solo puede tener lugar si escuchamos la invitación del Papa Francisco” en la encíclica Laudato Si'.

El Cardenal Turkson participó en esta reunión de alto nivel sobre el cambio climático celebrada en el característico Palacio de Cristal de Nueva York, con el objetivo de trasladar las invitaciones del Papa Francisco para “buscar otros modos de entender el progreso”.

La autoridad vaticana explicó que el clima “es un bien común, de todos y para todos”, y remarcó que “de seguir la tendencia actual, este siglo podría ser testigo de cambios climáticos inauditos y de una destrucción sin precedentes de los ecosistemas, con graves consecuencias para todos nosotros”.

Inspirado en las conclusiones de la Cumbre celebrada en Río de Janeiro en 1992, que proclamó “la centralidad de los seres humanos en materia de desarrollo sostenible”, el Cardenal Turkson puso de relieve cómo el Papa Francisco en su encíclica dedicada al cuidado de la casa común anima a los gobiernos del mundo a abrazar una “ecología integral” para avanzar hacia un desarrollo verdadero y proteger nuestro planeta.

La esperanza es que los estudios de los expertos sobre cambio climático en el ámbito de la ONU, puedan “tocarse profundamente, para “ver y sentir cómo sufren los pobres, y cómo la tierra está siendo maltratada”.

Más en Vaticano

En efecto “el mayor desafío no es científico o tecnológico, sino que está en nuestras mentes y nuestros corazones”, recalcó el Purpurado.

La lógica que no nos permite “alcanzar el objetivo de erradicar la pobreza”, es la misma que hace que sea difícil tomar decisiones radicales para revertir la tendencia de calentamiento global, añadió el Cardenal Turkson. Por eso, “la política debe volver a establecer control democrático sobre la economía y las finanzas”, concluyó.