7 de junio de 2020 - 6:00 PM

Cardenal Turkson: El racismo aleja a algunos jóvenes católicos africanos de la Iglesia

Redacción ACI Prensa

Cardenal Peter Turkson / Crédito: Daniel Ibáñez - ACI Prensa
Cardenal Peter Turkson / Crédito: Daniel Ibáñez - ACI Prensa

El Cardenal Peter Turkson, Prefecto del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral, intervino en un debate en línea sobre el racismo para advertir que cuando las iglesias estadounidenses no dan la bienvenida a los jóvenes católicos africanos, estos finalmente terminan por alejarse de la Iglesia.

El cardenal ghanés hizo una aparición especial durante un panel de debate en línea sobre “El racismo en nuestras calles y estructuras” que presentó al Arzobispo de Washington DC, Mons. Wilton Gregory, junto con otros líderes católicos de raza negra.

El Cardenal Turkson señaló que “los obispos y pastores de partes de África” ​​han expresado su preocupación por el hecho de que los jóvenes católicos que abandonan su continente para asistir a escuelas en Europa y los Estados Unidos, regresan a casa después de dejar la Iglesia.

“Sentirse bienvenidos en algunas de nuestras iglesias tradicionales aquí es un problema”, dijo el Purpurado, y añadió que los estudiantes que informaron haber tenido dificultades para ser aceptados en las comunidades católicas van a donde encuentran “compañerismo”, siendo impulsados ​​“al redil de movimientos y grupos evangélicos”.

El debate en línea del viernes fue organizada por la Initiative on Catholic Social Thought and Public Life (Iniciativa sobre el pensamiento social católico y la vida pública) en la Universidad de Georgetown, y moderada por el director de la iniciativa, John Carr.

Los panelistas incluyeron al Arzobispo Washington, DC, el único arzobispo afroamericano en los Estados Unidos, Gloria Purvis, presentadora del programa de radio EWTN “Morning Glory”, Ralph McCloud, director de la Catholic Campaign for Human Development, y el Dr. Marcia Chatelain es profesor de historia y estudios afroamericanos en Georgetown.

El evento se realizó en medio de protestas nacionales por la muerte bajo custodia policial de George Floyd, un hombre de raza de Minneapolis. Los asesinatos de Ahmaud Arbery en Georgia en febrero y Breonna Taylor en Louisville también fueron discutidos en el panel del viernes.

Mons. Gregory dijo que ver imágenes de video de George Floyd diciendo “no puedo respirar” le recordó cuando, en su juventud, pudo observar el ataúd abierto de Emmett Tilll, un hombre afroamericano de 14 años que fue linchado por hombres blancos en Mississippi en 1955; su madre eligió abrir y exhibir su ataúd para que se puede ver la brutalidad de su asesinato.

Derek Chauvin, acusado de haber matado a Floyd, fue sido destituido de la policía y ​​arrestado por cargos de asesinato en segundo grado.

“Los asesinatos recientes de Arbery y Floyd son parte de un collage de individuos que han sido asesinados por ninguna otra razón que no sea el color de su piel”, dijo Mons. Gregory

Gloria Purvis, por su parte, dijo que vio el video del arresto de Floyd con horror, queriendo gritarle al oficial de policía arrodillado sobre su cuello: “¡Detente en nombre de Dios! ¡Detente!”.

“Simplemente pensé que la imagen de Dios estaba siendo maltratada justo aquí frente a mí. Es como ver que se realiza un aborto y no se puede hacer nada”, dijo el viernes.

Mons. Gregory también discutió una reciente declaración suya en la que criticaba una visita del presidente Donald Trump al Santuario Nacional de San Juan Pablo II en Washington DC al considerarla como una sesión de fotos política durante las protestas masivas contra el racismo y la brutalidad policial.

El arzobispo dijo en la mañana de la visita que era “desconcertante y reprobable que cualquier instalación católica se permitiera ser tan mal utilizada y manipulada de una manera que viola nuestros principios religiosos”.

La Casa Blanca y el santuario dijeron que la visita había sido planeada antes de las manifestaciones en Washington DC y otras ciudades. Un portavoz del santuario dijo el martes que la Casa Blanca “originalmente programó esto como un evento para que el presidente firmara una orden ejecutiva sobre la libertad religiosa internacional”. Trump firmó la orden ejecutiva ese mismo día.

El viernes, Mons. Gregory dijo que el Papa San Juan Pablo II “era un hombre de increíble preocupación por la dignidad de los seres humanos” e incluso antes de su pontificado “estaba luchando contra sistemas” que “negaban la dignidad humana”.

“Ese santuario es un lugar sagrado por el hombre al que se honra”, dijo Gregory, y añadió que nunca debió haber sido usado como una “declaración política”.

Después de que algunos católicos criticaron la respuesta abierta de Mons. Gregory, el prelado dijo que las reacciones “recordaban, en mi opinión, las críticas que la gente hacía a los sacerdotes y monjas católicas que ellos vieron marchar durante el período de los derechos civiles”.

“La Iglesia vive en sociedad. La Iglesia no vive detrás de las cuatro puertas de las estructuras donde adoramos”, aseguró

Los panelistas también discutieron la intersección del racismo y la nueva pandemia de coronavirus. Mons. Gregory dijo que el racismo es similar a un virus en el sentido de que ambos “son cosas que impactan nuestras vidas que nos asustan, pero que también se presentan de manera silenciosa y muchas veces desconocida”.

Las comunidades afroamericanas fueron algunas de las últimas comunidades de Estados Unidos en tener pruebas disponibles para el virus, dijo Ralph McCloud.

“Incluso los animales del zoológico y los atletas estrella estaban siendo evaluados para detectar el virus antes que las comunidades afroamericanas”, dijo.

Purvis abordó los argumentos de que las protestas masivas podrían poner vidas en peligro al propagar el virus. Dijo que los participantes son conscientes de los peligros de contraer el virus, pero esto habla de la gravedad de los problemas de racismo y brutalidad policial.
 
“El Señor está llamando a toda la nación al arrepentimiento” dijo Purvis, y agregó que “los católicos deberían examinar sus conciencias para ver cómo podrían haber degradado a su prójimo en pensamiento, palabra u obra”.

 Ofreciendo una forma concreta para que los católicos luchen contra el racismo, dijo: “Escuchen a las personas de color. Solo escucha”.

El movimiento provida también debería involucrarse para luchar contra el racismo, dijo, ya que el “imperativo evangélico” detrás del movimiento “se trata de la persona humana”.

“El llamado de este movimiento es decir que no queremos que el poder del estado se use contra nosotros”, dijo sobre el movimiento de justicia racial.

En sus comentarios, Chatelain, la profesora de Georgetown, preguntó si los católicos están realmente dispuestos a sacrificarse y cambiar sus propias actitudes para abordar la injusticia racial.

Mons. Gregory ofreció que tiene esperanzas de cambio, porque “si miras los rostros de muchos de los manifestantes, los manifestantes callados, gentiles y pacíficos, son rostros blancos”. 

“Hay muchas más caras blancas involucradas en esta respuesta que nunca antes haya visto. Y eso me da un espíritu de esperanza de que de alguna manera esto sea más que un momento pasajero. Rezo para que sea más que un momento pasajero”, concluyó.

Traducido y adaptado por Diego López Marina. Publicado originalmente en CNA.

Etiquetas: Estados Unidos, Iglesia Católica, África, racismo, George Floyd

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios