13 de mayo de 2021 - 4:18 PM | ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN 14 de mayo de 2021 9:27 am

Cardenal polaco explica por qué cree atentaron contra San Juan Pablo II hace 40 años

POR WALTER SÁNCHEZ SILVA | ACI Prensa

San Juan Pablo II tras el atentado en la Plaza de San Pedro hace 40 años. Quien lo sostiene a la derecha es el ahora Cardenal Stanislaw Dziwisz. Crédito: Audycje Radiowe/YouTube
San Juan Pablo II tras el atentado en la Plaza de San Pedro hace 40 años. Quien lo sostiene a la derecha es el ahora Cardenal Stanislaw Dziwisz. Crédito: Audycje Radiowe/YouTube

El Cardenal Stanislaw Dziwisz, Arzobispo Emérito de Cracovia (Polonia) y quien fuera durante décadas secretario personal del Papa San Juan Pablo II, explicó por qué cree que el 13 de mayo de 1981, hace 40 años exactamente, intentaron matar al Papa peregrino en la Plaza de San Pedro en el Vaticano.

“El atentado contra Juan Pablo II fue la consecuencia de su firme exigencia de respeto a los derechos humanos, especialmente en el contexto de la esclavitud del totalitarismo. En aquella época, un Papa así era incómodo para muchos”, dijo el Cardenal polaco.

El 13 de mayo de 1981, cuando el Santo Padre recorría la Plaza de San Pedro en el papamóvil saludando a los peregrinos, fue herido gravemente de bala por los disparos del turco Mehmet Alí Agca. Herido, el Santo Padre fue conducido al Hospital Gemelli, donde permaneció durante varios meses.

El Cardenal Dziwisz, que fue uno de quienes sostuvo al Papa polaco mientras era llevado al hospital, indicó que el santo se pronunció con firmeza, desde el principio de sus más de 26 años de pontificado, en defensa de los pueblos perseguidos y oprimidos, así como de las sociedades esclavizadas por el totalitarismo.

“Él mismo procedía de Polonia, un país que vivió las atrocidades del nazismo y del comunismo en el siglo XX. Comprendió perfectamente el daño causado por la violencia totalitaria utilizada por las autoridades contra ciudadanos individuales y sociedades enteras”, dijo el Purpurado.

“Por eso exigió con firmeza que se respetaran los derechos y la dignidad de todos los seres humanos. Pagó un alto precio por ello, pero el intento de asesinato no interrumpió su misión”, aseguró el Cardenal que sirvió como secretario de San Juan Pablo II durante más de 40 años.

El Arzobispo Emérito de Cracovia recordó que en 1981, después del atentado, se encontraba “sosteniendo al Santo Padre desplomado y sangrando mucho. Yo estaba conmovido; pero sabía que teníamos que actuar para salvar su vida”.

“San Juan Pablo II, a pesar del dolor, mantuvo la calma, se encomendó a Dios y a María, y ya por el camino hacia el hospital, perdiendo el conocimiento, me dijo que perdonaba al asesino”, relató el Cardenal Dziwisz.

El Purpurado polaco recordó también que en su convalecencia y pese a la seguridad que  se había colocado en el hospital, el Papa peregrino no evitó encontrarse con la gente y siguió predicando su mensaje con valor.

Fueron cuatro balas las que alcanzaron a San Juan Pablo II, dos de ellas se alojaron en su intestino, otra impactó en su brazo derecho y la cuarta bala en la mano izquierda.

En los meses que estuvo en el hospital, San Juan Pablo II estudió al detalle los informes de las apariciones de la Virgen de Fátima y en 1982 viajó por primera vez a su santuario en Portugal para "agradecer a la Virgen su intervención para la salvación de mi vida y el restablecimiento de mi salud".

En diciembre de 1983, el Santo visitó y perdonó en la cárcel a Ali Agca. Al recibirlo el turco cuestionó: "¿Por qué no murió? Yo sé que apunté el arma como debía y sé que la bala era devastadora y mortal. ¿Por qué entonces no murió? ¿Por qué todos hablan de Fátima?".

Hay varias teorías sobre el atentado contra San Juan Pablo II. Algunas refieren que fue  la KGB, el servicio secreto de la Unión Soviética, la que ordenó al servicio secreto búlgaro matar al Papa por su apoyo al sindicato Solidaridad, liderado por el premio nobel de la paz, Lech Walesa, que en 2011 afirmó que Karol Wojtyla fue el artífice de la derrota del comunismo en Polonia, con las armas de la “fe y solidaridad”.

Ahora, 40 años tras el atentado contra San Juan Pablo II, el Cardenal Dziwisz compartió que el Papa polaco “dijo repetidamente que su vida se había salvado gracias a María. Visitó al asesino en la cárcel y habló con él durante un rato”.

“Los enemigos del Papa no consiguieron detenerle con la violencia; tenía una misión encomendada por Dios, que siguió hasta el final”, concluyó.

Etiquetas: Vaticano, Virgen María, San Juan Pablo II, Virgen de Fátima, Polonia, Cardenal Dziwisz, Atentado contra Juan Pablo II, Ali Agca, Lech Walesa

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios