4 de agosto de 2015 2:36 am

Cardenal Müller advierte del peligro de adaptar la Iglesia a estilos de vida paganos

Redacción ACI Prensa

Cardenal Gerhard Müller - Foto: Daniel Ibáñez (ACI Prensa)
Cardenal Gerhard Müller - Foto: Daniel Ibáñez (ACI Prensa)

El Cardenal Gerhard Müller, Prefecto de la Congregación de la Doctrina de la Fe, habló firmemente contra los intentos por adaptar las enseñanzas de la Iglesia a estilos de vida paganos que se difunden en la sociedad de hoy, pues introduce la arbitrariedad y el subjetivismo.

En declaraciones al diario católico alemán Die Tagespost el pasado 6 de junio, la autoridad vaticana advirtió que poner “algunas de las llamadas realidades vividas” al mismo nivel que la Escrituras y la Tradición es “la introducción del subjetivismo y la arbitrariedad, envueltos en una terminología religiosa sentimental y petulante”.

Los comentarios del Cardenal han sido ampliamente vistos como una crítica al reciente “concilio en la sombra”, cuando obispos y expertos de Alemania, Francia y Suiza se reunieron el 25 de mayo en Roma para discutir cómo la Iglesia podría adaptar su acercamiento pastoral a las actuales experiencias de vida, especialmente sobre la ética sexual.

Según el sitio web austriaco Kath.net, el Obispo de Osnabrück (Alemania), Mons. Franz-Josef Bode, uno de los participantes del encuentro y uno de los representantes del Episcopado alemán en el próximo Sínodo de la Familia, ha confesado en público que las “realidades vividas” por las personas deberían ser fuente de información para las verdades morales y dogmáticas.

Sin embargo, el Cardenal Müller señaló que esas “realidades vividas” pueden a veces ser muy paganas. Además, recordó que la fe no puede ser el resultado de un compromiso entre ideas cristianas aceptables, principios abstractos y la práctica de un estilo de vida pagano.

Añadió que Roma fortalecerá la libertad y responsabilidad de los obispos, pero esto será amenazado por “nostalgias por iglesias nacionales y por la discusión sobre la aceptación social”.

El cardenal alemán también dijo que el Papa invitó a cada obispo a ir al sínodo de octubre como “testigo y maestro de la fe revelada”.

Sobre la controvertida reunión realizada a puerta cerrada en Roma, el Purpurado dijo que es un derecho intercambiar información sobre cualquier punto o tema importante. Pero, añadió, uno no puede organizar la verdad. Si este principio fuera adoptado y tomado por la Iglesia, entonces la Iglesia sería “sacudida en sus cimientos”, advirtió.

Recordó que la Iglesia Católica es madre y maestra de todas las iglesias, una que enseña y no es enseñada. “Ella no necesita a nadie que le enseñe la fe correcta, porque en ella, la tradición apostólica ha sido fielmente resguardada y siempre será preservada”, afirmó.

Dignidad del matrimonio cristiano

Junto a la defensa que el Cardenal Müller hizo de la doctrina católica, el Cardenal Ennio Antonelli, Presidente Emérito del Pontificio Consejo para la Familia, publicó el documento “Crisis del matrimonio y Eucaristía”, de cara al próximo Sínodo de los Obispos y que analiza diversos temas como la comunión a los divorciados en nueva unión.

Así, este documento responde a las propuestas de algunos purpurados, como el Cardenal Walter Kasper (a quien no menciona), para que el Vaticano modifique las enseñanzas de la Iglesia –en una supuesta apertura–, y se permita comulgar a los divorciados en nueva unión.

El matrimonio sacramental “es indisoluble por voluntad de Jesucristo. La separación de los cónyuges es contraria a su voluntad”, recuerda el Cardenal Antonelli.

Por ello, “la nueva unión de un cónyuge separado es ilegítima y constituye un grave desorden moral permanente; crea una situación que contradice objetivamente la alianza nupcial de Cristo con la Iglesia, que se significa y actúa en la Eucaristía”.

Por esta razón, indicó el Purpurado, “las personas divorciadas que se han vuelto a casar civilmente no pueden ser admitidas a la comunión eucarística, ante todo por un motivo teológico y después por un motivo de orden pastoral”.

“Si se admitieran estas personas a la Eucaristía, los fieles serían inducidos a error y confusión acerca de la doctrina de la Iglesia sobre la indisolubilidad del matrimonio”, indicó el Purpurado, quien recordó que estas personas deben ser acogidas pastoralmente para que sepan que a pesar de su situación irregular, siguen siendo parte de la Iglesia.

Puede leer el texto completo del Cardenal Antonelli en https://www.aciprensa.com/Docum/documento.php?id=549.

Etiquetas: Divorcio, Divorciados, Papa Francisco, Comunión, Matrimonio y familia, Divorciados en nueva unión, Sínodo de la Familia

Comentarios