24 de junio de 2019 10:05 am

Cardenal explica qué podemos aprender hoy de San Juan Bautista

Redacción ACI Prensa

Fragmento del cuadro de San Juan Bautista. Foto: Museo del Prado
Fragmento del cuadro de San Juan Bautista. Foto: Museo del Prado

El Cardenal Giovanni Angelo Becciu, Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos y Delegado Especial de la Orden de Malta, subrayó que “el recuerdo de la figura de Juan el Bautista no puede dejarnos indiferentes”, en el día en que la Iglesia celebra su fiesta.

El Cardenal Becciu explicó que esta fiesta “es una oportunidad preciosa para renovar el propósito de inspirar nuestra vida personal y nuestra obra en la Iglesia y en el mundo en aquel que se puso al servicio de Jesús, preparando el camino”.

El Prefecto realizó esta valoración en la homilía que pronunció durante la Misa celebrada en la iglesia de Santa María en el Aventino, Roma, con motivo de la fiesta de la Natividad de San Juan Bautista, patrono de la Orden de Malta.

Asimismo, llamó a imitar al Bautista, pues “hoy nos toca a nosotros encontrar la inteligencia y la fuerza para preparar un camino para el Señor, de modo que sea posible percibir su presencia dentro de la Iglesia y, por lo tanto, también dentro de nuestra Orden”.

“El mundo, pobre de Dios, sediento de verdad, necesita más que nunca gente que muestren el camino para encontrar una vida salvada, una vida significativa”.

El Cardenal destacó la figura de San Juan Bautista “siempre vista como una figura ejemplar, no tanto por sus rasgos ascéticos, sino por su estilo, por su misión”.

Tras recordar la antigua tradición de la devoción de los miembros de la Orden de Malta a San Juan Bautista, el Purpurado insistió en que el estilo y la misión del Bautista “son siempre actuales”, y los resumió del siguiente modo: “nunca está en el centro, pero es uno que siempre está en una posición que señala, que deja espacio a Cristo”.

“La suya es una apariencia fuerte y elocuente, pero está en silencio ante la voz del Señor que viene; la suya es verdadera grandeza delante de Dios, pero se hace pequeña, disminuye, para que Cristo crezca”.

También destacó la actitud moral de San Juan Bautista, “la audacia de una palabra franca, la indignación por el mal y el egoísmo como una manifestación de su pasión por Dios y por su prójimo, siendo consciente de tener que pagar por cada palabra pronunciada, su desapego con respecto a los hombres de poder”.

Explicó que “el único deseo que lo habitaba era ver realizadas las acciones del Mesías”.

También habló de forma específica para los miembros de la Orden de Malta, a los que pidió ser conscientes de que “pertenecer a la Orden de Malta no es un privilegio, no es un título honorífico del que presumir ante el mundo, sino un don de Dios, que hay que recibir con gratitud y humildad”.

Por último, el Cardenal Becciu defendió que los miembros de la Orden de Malta pueden sentirse orgullosos de las actividades caritativas y de asistencia que desempeñan. Al mismo tiempo, pidió que “a imitación de San Juan Bautista, desterrad de vuestro corazón la tentación de manipularlas para obtener consenso en torno a vosotros, haced, en cambio, que sirvan para indicar siempre y solo a Jesucristo como la única razón de vuestra misión y la única esperanza del mundo”.

“Entonces vuestro testimonio será verdaderamente auténtico, profundo, cristianamente creíble”, finalizó.

Etiquetas: Vaticano, San Juan Bautista, Orden de Malta, Cardenal Becciu

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y dirección de email para recibir el boletín diario de noticias de ACI Prensa.

Comentarios