7 de febrero de 2019 6:41 pm

Cardenal Cipriani se despide del Arzobispado de Lima con emotivo mensaje a los fieles

Redacción ACI Prensa

Cardenal Juan Luis Cipriani Thorne / Crédito: Arzobispado de Lima
Cardenal Juan Luis Cipriani Thorne / Crédito: Arzobispado de Lima

Este jueves el Cardenal Juan Luis Cipriani Thorne se despidió de los fieles de la Arquidiócesis de Lima con una emotiva carta en la que pidió recen por él y que reciban “con la misma calidez con que me he sentido acompañado” al P. Carlos Castillo, nombrado como nuevo Arzobispo de Lima.

El Cardenal Cipriani fue Arzobispo de Lima desde enero de 1999. El Papa Francisco aceptó su renuncia el 25 de enero luego de haber llegado al límite de edad de 75 años.

“Queridos hijos, los llevo en mi corazón y rezo por cada una de sus familias. Que Dios los bendiga a todos. Les pido que recen por mí”, expresó el Purpurado en la misiva publicada el 7 de febrero.

Al inicio de su mensaje el Cardenal invitó a los fieles a asistir a la ordenación episcopal y toma de posesión del nuevo Arzobispo de Lima, el P. Carlos Castillo Mattasoglio, de 68 años, que se realizará el sábado 2 de marzo a las 10:00 a.m. (hora local) en la Catedral de Lima.

“Quiero ahora, a través de estas breves líneas, dar las gracias en primer lugar a Dios por estos 30 años de servicio pastoral –apasionantes e intensos– a la Iglesia, primero en Ayacucho y luego en Lima. Deseo agradecer el ejemplo, el aliento y la atención que me dedicaron los Papas bajo los cuales he desempeñado mi labor: San Juan Pablo II, Benedicto XVI, y ahora el Papa Francisco”, prosiguió.

El Purpurado dijo que el tiempo como Arzobispo de Lima fueron “años de profundo aprendizaje”.

“¡Cuánto he aprendido de las multitudes que con devoción acompañan al Señor de los Milagros todos los años en el mes de octubre; de los innumerables adoradores de las más de 80 Capillas de Adoración al Santísimo que han hecho de Lima una Ciudad Eucarística; del inmenso mar de laicos comprometidos que caminan todos los años apoyando en la Marcha por la Vida; de mis grandes amigos que pueblan los cerros de Manchay, tierra noble y generosa abierta a la esperanza”, escribió el Cardenal.

Dijo que también aprendió “de los padres de familia, maestros y estudiantes de nuestras escuelas parroquiales que sostienen la valiosa tarea educativa y promueven con esmero los valores de la familia católica; y de los kilómetros y kilómetros de peruanos que rodeaban las calles de Lima para saludar al Papa Francisco en su reciente visita!”.

Finalmente, el Cardenal Cipriani pidió “a Dios que, con su generosa bendición, las semillas del amor misericordioso de su Hijo Jesucristo y de su Madre Bendita, la Virgen María, sigan floreciendo en esta Arquidiócesis de Lima”.

“Estoy seguro que recibirán al nuevo Arzobispo de Lima con la misma calidez con que me he sentido acompañado por ustedes durante estos años y para ello les pido de corazón la ofrenda de su generosa oración por el futuro ministerio episcopal del Padre Carlos Castillo”, concluyó.

Etiquetas: Perú, Cardenal Cipriani, Cardenal Juan Luis Cipriani, Lima, Arzobispado de Lima, P. Carlos Castillo Mattasoglio

Comentarios