9 de octubre de 2013 11:08 am

Cardenal Cipriani pide a ex Obispo Castrense de Perú reconocer a su hija

Redacción ACI Prensa/EWTN Noticias

Guillermo Martín Abanto Guzmán (foto Conferencia Episcopal Peruana)
Guillermo Martín Abanto Guzmán (foto Conferencia Episcopal Peruana)

El Arzobispo de Lima y Primado del Perú, Cardenal Juan Luis Cipriani Thorne, expresó esta mañana su solidaridad con las personas afectadas por las inconductas sexuales del ex Obispo Castrense, Guillermo Martín Abanto Guzmán, y aseguró que la hija que tuvo "debe ser reconocida por su padre".

El Purpurado se refirió así al caso de Abanto Guzmán dado a conocer el domingo pasado por un programa de televisión local. Según el reportaje, el ex Obispo Castrense y ex Obispo Auxiliar de Lima tiene una hija de poco más de dos años de edad con una psicóloga.

El Cardenal hizo estas declaraciones al término de una visita pastoral al Seminario Santo Toribio de Mogrovejo. Allí recordó que la Santa Sede aceptó la renuncia del Obispo al gobierno pastoral del Ordinariato Militar de Perú, en conformidad con el Código de Derecho Canónico.

El Código señala en el canon 401, 2 lo siguiente: "se ruega encarecidamente al Obispo diocesano que presente la renuncia de su oficio si por enfermedad u otra causa grave quedase disminuida su capacidad para desempeñarlo".

El Cardenal Cipriani ha señalado que "cada uno tiene que afrontar sus debilidades con hombría y saber reconocer cuando comete un error. No ocultamos nada. La Iglesia respeta y respetará a la justicia civil, a los procesos judiciales en marcha. (…) Tolerancia cero con todos estos temas. Mi solidaridad con la honra de las personas perjudicadas en especial con esta niña inocente, que debe ser reconocida por su padre".

El Arzobispado de Lima recordó que el Cardenal invitó a los fieles "a elevar una oración al Señor de los Milagros, patrono del Perú, para que en los momentos actuales seamos todos instrumentos de paz, de comunión y de reconciliación en medio de nuestro pueblo".

Etiquetas: Perú, Obispos sancionados, Guillermo Abanto Guzmán

Comentarios