14 de marzo de 2021 - 9:54 AM | ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN 14 de marzo de 2021 10:45 am

Cardenal Bo propone semana de oración en toda Asia en favor de católicos en China

Redacción ACI Prensa

Católicos chinos / Crédito: Daniel Ibañez - ACI Prensa
Católicos chinos / Crédito: Daniel Ibañez - ACI Prensa

Esta semana, Cardenal Charles Maung Bo, presidente de las Conferencias de la Federación de Obispos Asiáticos, propuso que los católicos de Asia se unan en oración durante toda una semana a favor de los católicos en China.

El también Arzobispo de Yangon (Myanmar) recordó la carta del Papa emérito Benedicto XVI escrita en 2007 a la Iglesia en China, en la que estableció el 24 de mayo como el día de oración anual por la Iglesia local. Por ese motivo, propuso que en la semana del 23 al 30 de mayo del 2021, se establezca la “Semana de Oración por la Iglesia en China y la gente de China”.

“Queremos pedirle a la Virgen de Sheshan que proteja a toda la humanidad y por lo tanto la dignidad de todas y cada una de las personas en China”, dijo.

El Cardenal recordó que “desde el comienzo de la pandemia de COVID-19, los pueblos de China se han enfrentado a desafíos cada vez mayores, que nos afectan a todos”, y por ese motivo “es correcto que debamos orar no solo por la Iglesia sino por todas las personas en la República Popular China”.

En ese contexto, dijo que “muchas partes del mundo se enfrentan actualmente a dificultades, incluido mi propio país de Myanmar en este momento, pero en un espíritu de solidaridad es correcto centrarnos no solo en nuestros propios desafíos, sino también en orar por los demás, sabiendo claramente que su bienestar”.

Para el Cardenal Bo la propuesta de una semana de oración es un gesto de respeto y amor por parte de la Iglesia en Asia hacia el pueblo chino y su historia. 

Asimismo, espera que China pueda convertirse “en una fuerza para el bien y protector de los derechos de los más vulnerables y marginados del mundo”.

El Purpurado concluyó su petición apelando a los fieles de otros continentes a unirse a él del 23 al 30 de mayo, para que la Iglesia y el pueblo de China, en especial unión con el Papa, no tengan miedo de hablar de Jesús en el mundo, y sean testigos de este amor que se afirma en la roca de Pedro.

El Cardenal Charles Maung Bo se ha enfrentado a una difícil situación en su país, Myanmar, donde intentado mediar en las negociaciones de paz entre la junta militar –que llevó a cabo un golpe de Estado– y el partido ganador de las últimas elecciones, la Liga Nacional para Democracia en Aung San Suu Kyi.

Situación de China

Respecto a la situación de la Iglesia Católica en China, según las nuevas normas que entrarían en vigor desde el próximo 1 de mayo, la Asociación Patriótica Católica China (APCC) será la institución que seleccionará y aprobará a los nuevos obispos.

Durante décadas, la Iglesia en China se ha dividido entre la Iglesia “clandestina” o “subterránea”, en comunión con Roma, y la APCC, que no lo está y que depende del gobierno comunista.

Las nuevas normas no mencionan el papel del Vaticano en la aprobación de los obispos pese al acuerdo firmado con China en 2018, según el cual las autoridades de la Santa Sede y del gobierno chino deberían encargarse del proceso del nombramiento de obispos.

El acuerdo fue renovado en octubre de 2020 pero los términos del mismo nunca se han dado a conocer por completo.

Después de darse el primer acuerdo, se alentó al clero clandestino a unirse a la iglesia estatal u oficial, lo que implica afirmar la autoridad del Partido Comunista sobre los asuntos eclesiales. Muchos clérigos clandestinos se negaron a hacerlo, citando conflictos doctrinales entre la enseñanza de la Iglesia y las reglas de la APCC. El Vaticano ha reconocido que algunos clérigos pueden optar por no unirse a la APCC por razones de conciencia.

A pesar del acuerdo provisional entre el Vaticano y China, los obispos y los sacerdotes han denunciado acoso, arresto y detención por negarse a hacer actos públicos de lealtad a la Asociación Patriótica Católica China.

En enero de este año, Nadine Maenza, comisionada del Comisionado de Estados Unidos para la Libertad Religiosa Internacional (USCIRF), declaró que China sigue siendo una de las principales preocupaciones en materia de derechos humanos en 2021.

Se estima que entre 900.000 y 1,8 millones de uigures y otras etnias musulmanas de la región han sido detenidos en más de 1.300 campos de concentración en aquel lugar, informó USCIRF. Ha habido informes de trabajos forzados, adoctrinamiento, palizas y esterilizaciones forzadas en los campamentos.

Etiquetas: China, Oración, Jornada de Oración, Cardenal Charles Maung Bo

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios