23 de junio de 2020 - 11:13 AM

Cardenal anima a renovar siempre la consagración al Sagrado Corazón de Jesús

Redacción ACI Prensa

Cardenal Antonio Cañizares, Arzobispo de Valencia (España). Crédito: Archivalencia / Manolo Guallart.
Cardenal Antonio Cañizares, Arzobispo de Valencia (España). Crédito: Archivalencia / Manolo Guallart.

El Arzobispo de Valencia (España), el Cardenal Antonio Cañizares, animó a cada persona a renovar su consagración, las de sus familias y de toda España al Sagrado Corazón de Jesús “en los momentos tan cruciales que estamos viviendo”. 

El Cardenal Antonio Cañizares envió su carta semanal titulada “Corazón de Jesús, en Vos confío” en donde habla de esta devoción tan extendida, que se recuerda especialmente en el mes de junio y cuya fiesta se celebró el pasado viernes 19.

Según explica el Arzobispo de Valencia, “en el Corazón de Cristo Redentor adoramos el amor de Dios a la humanidad, su voluntad de salvación universal, su infinita misericordia”.

“Sólo de esta fuente inagotable de amor que es el Corazón de Jesús, podremos sacar la energía necesaria para amar, para vivir y cumplir nuestra vocación al amor, para llevar a cabo nuestra misión. Necesitamos contemplar y admirar cuanto se entraña en el Corazón sacratísimo de Jesucristo para aprender lo que es el amor y lo que significa amar”, aseguró el Cardenal.

El Arzobispo de Valencia también destacó la necesidad de “renovar incesantemente nuestra consagración al Corazón de Cristo, consagración que es don de sí para dejar que el amor de Cristo nos ame, nos perdone y nos arrebate en su deseo ardiente de abrir a todos nuestros hermanos los caminos de la verdad y de la vida”.

“Renovemos la consagración de las familias, de nuestras diócesis, de España entera al Sagrado Corazón de Jesús en los momentos tan cruciales que estamos viviendo. También en momentos cruciales se hizo esta consagración en otros momentos de nuestra historia, hace un siglo por el Rey Alfonso XIII, en otros momentos recientes, ¿por qué no la renovamos todos siempre, ahora, que tanto lo necesitamos?”, preguntó.

Además animó a “beber de esta inagotable fuente de vida, de donde brota la Iglesia y sus sacramentos, para abrirnos de par en par al misterio de Dios y de su amor, dejarnos transformar por Él” y a “profundizar en nuestra relación con el Corazón de Jesús para reavivar en nosotros la fe en el amor salvífico de Dios, acogiéndolo cada vez mejor en nuestra vida”.

De esta manera, según afirma el Cardenal Cañizares, “podremos comprender mejor lo que significa conocer en Jesucristo el amor de Dios, experimentarlo teniendo puesta nuestra mirada y nuestra confianza en Él, hasta vivir por completo de la experiencia de su amor, para poderlo testimoniar después a los demás”.

Destacó que “ahí está el secreto de la vida de la Iglesia y de cada uno de los cristianos”.

También subrayó que la devoción al Sagrado Corazón de Jesús “no es una devoción blanda y meliflua” sino que “es una devoción, una espiritualidad para almas fuertes, para corazones recios, que viven de la más vigorosa experiencia que puede darse: la de ser amado por Dios como vemos y palpamos en este Corazón traspasado, de ver todo como don de Dios, del que trata de vivir”.

Por eso explicó que “el culto del amor de Dios manifestado y entregado en el Corazón de Jesús debe ayudar a recordar incesantemente que Jesús cargó con el sufrimiento de la pasión y de la cruz voluntariamente por nosotros, por mí y por ti”.

“El Corazón de Jesús es símbolo de su amor infinito, amor que nos impulsa a acoger su amor, y así amarnos los unos a los otros, y hacer de nuestra vida, una vida de amor, de entrega, de misericordia, de compasión, de perdón, de gracia, de don”, precisó, pero también “este amor del Corazón filial de Jesús que nos invita a entregarnos totalmente a su amor salvífico”, “ésta es la verdadera revolución: la del amor”.

De esta manera el Arzobispo de Valencia subrayó que “el Corazón de Jesús nos abre a la misión. Nos hace ser misioneros, todos y donde estemos. Para la evangelización de hoy es necesario que el Corazón de Cristo sea reconocido como el corazón de la Iglesia: es Él quien llama a la conversión y a la reconciliación”, y subrayó que “el abandono en Jesús ensancha el corazón del hombre hacia las dimensiones del mundo”.

El Cardenal Cañizares también animó a “abrirnos al Corazón de Cristo, fuente inagotable de donde brota la Iglesia, de donde mana la fuente, fuente de la gracia, de los sacramentos, y vivir así de esta Iglesia, de sus sacramentos, de la gracia”. 

Por eso subrayó que “la devoción al Sagrado Corazón nos conduce a la Iglesia, nos lleva a los sacramentos, nos lleva a la oración filial que con corazón de hijo se dirige al Padre de la misericordia y Dios de todo consuelo”, una devoción que en definitiva “nos lleva a vivir de la gracia y del amor de Dios y caminar por las sendas de la santidad” que es “una vida de oración y de sacramentos es necesaria y fundamental para una renovación de la Iglesia y para tener vida en comunión con ella”.

Puede leer la carta íntegra AQUÍ

Etiquetas: España, Sagrado Corazón de Jesús, Cardenal Antonio Cañizares, Consagración, Arzobispo de Valencia en España

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios