23 de marzo de 2020 - 6:02 PM | ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN 23 de marzo de 2020 6:09 pm

Capellanes de hospitales se preparan para atender aumento de casos con COVID-19

Redacción ACI Prensa

Foto : Sacerdote da unción de los enfermos / Crédito : Flickr Mai Le (CC-BY-NC-2.0)
Foto : Sacerdote da unción de los enfermos / Crédito : Flickr Mai Le (CC-BY-NC-2.0)

A medida que más personas contraen el virus COVID-19 en todo el mundo, el ministerio de capellanes de los hospitales se vuelve esencial para los pacientes y profesionales de la salud.

El P. John Anderson, ministro de cuidado de la salud de la Arquidiócesis de Nueva York encargado de supervisar a los 25 sacerdotes que sirven como capellanes de los hospitales de este estado, dijo que los hospitales son el primer frente para salvar vidas y también almas, y que “en los últimos cinco a diez años, los hospitales son los mejores espacios donde estamos haciendo evangelización”.

El P. Anderson también es vicepresidente de la integración de las misiones en ArchCare, un sistema de la Arquidiócesis de Nueva York que brinda servicios de post cuidados intensivos a personas que no pueden cuidar de sí mismas.

ArchCare atiende a nueve mil personas por día en lugares como hogares de ancianos, hospitales especializados y programas de cuidado de largo plazo para afiliados a Medicaid, un seguro de salud del gobierno de Estados Unidos que ayuda a las personas de bajos ingresos a pagar sus cuentas médicas.

“Conocemos mucha gente que no ha visto a un sacerdote, o no ha estado en una iglesia en cinco, diez, quince e incluso tal vez más años”, dijo el P. Anderson. “Entonces, cuando formamos sacerdotes para el ministerio hospitalario, les hablamos mucho sobre dar la bienvenida a las personas, de ser hospitalarios. Ciertamente, queremos que ello continúe durante esta crisis”.

A medida que la pandemia del coronavirus se extiende, las capellanías de los hospitales están en creciente demanda. El número de casos confirmados de COVID-19 ha escalado a más de 14 mil personas en los Estados Unidos hasta el viernes 20 de marzo, y los científicos advirtieron que dada la falta de suficientes pruebas de COVID-19, el número de infectados probablemente sería mucho mayor.

De acuerdo con el Centro de Recursos de Coronavirus de la Universidad Johns Hopkins, Nueva York ha sido uno de los estados más afectados por la crisis, pues hasta el viernes 20 en la mañana, presentó más de 5.700 casos confirmados con COVID-19 y 38 personas fallecidas.

“Estimamos que en unos 42 días el virus realmente nos afectará”, declaró el P. Anderson el jueves 19 de marzo. Según el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, para inicios de mayo se podrían necesitar hasta 110 mil camas de hospital para afrontar el esperado aumento de casos de coronavirus, pues actualmente solo hay 53 mil camas.

Si bien los capellanes están atendiendo a los pacientes, también se están enfrentando a otro gran desafío, pues carecen del equipo de protección personal (EPP) necesario que les permita encontrarse cara a cara con los pacientes infectados con el virus.

A pesar de que “a todos los sistemas hospitalarios les encantaría que sus capellanes visiten a las personas con COVID cara a cara”, los hospitales han restringido el uso de los EPP como respiradores N95, mascarillas y batas para el personal de salud como enfermeras, médicos y asistentes, dijo P. Anderson.

“Estamos atravesando un momento difícil con el sacramento de la unción de los enfermos”, debido a la falta de EPP, añadió, y explicó que otros sacramentos como la confesión sí pueden ser administrados por sacerdotes desde una distancia adecuada; sin embargo, “la unción de los enfermos, en particular, solo puede ser dada por un sacerdote que debe ungir al enfermo”, y evidentemente, ello implica mayor proximidad.

El desafío mayor para muchos sacerdotes también ha sido la prohibición de que puedan ofrecer Misas públicas. Para ser honesto, para “muchos de nosotros ese es un gran problema”, dijo el P. Anderson. “Eso es lo que más extraño de todo, poder celebrar Misa con los diferentes grupos de fieles", añadió.

Los capellanes también están ayudando a las personas a sobrellevar el cada vez mayor estrés ocasionado por la pandemia. El P. Anderson señaló que “la ansiedad, el estrés y la preocupación de los pueblos ha sido alta”, y que los capellanes se están preparando para la llegada de un “tsunami” de pacientes con COVID-19 que se espera suceda en las próximas semanas.

A pesar de las limitaciones, “los sacerdotes han sido asombrosos hasta ahora al ministrar los sacramentos a los pacientes y a quienes los solicitan”, señaló el P. Anderson. “Los sacerdotes no lo piensan dos veces cuando se trata de ayudar a todo aquel que les toca la puerta o cuando tienen que ir a visitar a la casa de quienes lo necesitan”, añadió.

El viernes 20 de marzo, los sacerdotes de la Arquidiócesis participaron en un seminario web con el médico jefe de los capellanes.

Esperamos que el seminario web informe a los sacerdotes las medidas que puedan tomar para protegerse del virus, de modo que “puedan seguir siendo compasivos, pero sepan lo suficiente” como para ponerse el equipo de protección correspondiente, dijo el P. Anderson.

Al final del día, nuestro trabajo es dar los sacramentos y  brindar consuelo a quien lo necesite, así como a sus familias”, dijo. “Eso es todo de lo que se trata”, concluyó.

Traducido y adaptado por Cynthia Pérez. Publicado originalmente por CNA.

Etiquetas: Estados Unidos, sacerdote, Nueva York, Iglesia en Estados Unidos, capellán, Coronavirus, pandemia

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios