20 de septiembre de 2022 - 10:16 PM

¿Buscas ayudar a sanar heridas emocionales? Este diplomado virtual te ayudará

POR CYNTHIA PÉREZ | ACI Prensa

Imagen referencial. Crédito: Luis Gálvez / Unsplash.
Imagen referencial. Crédito: Luis Gálvez / Unsplash.

El Centro de Psicología Areté animó a participar a psiquiatras y psicólogos en un diplomado virtual católico que ofrecerá herramientas para ayudar a sanar las heridas emocionales de los pacientes.

El Centro se fundó el 25 de enero de 2012 en Medellín (Colombia) y tiene como misión “desarrollar una psicología integral y católica que ayude a las personas a vivir la virtud, desde una vida reconciliada y saludable”.

El Centro indicó que como parte de su misión desarrolló el abordaje terapéutico “Psicoterapia de la Reconciliación”, que busca ayudar a sanar las heridas emocionales o afectivas para alcanzar la reconciliación personal. 

Tiene cuatro pasos: reconocimiento, aceptación, perdón y reconciliación con el ofensor.

Según este abordaje,  primero se analizan los “síntomas iniciales” del paciente, luego, se profundiza en los rasgos de personalidad disfuncionales, y al final, se abordan las “heridas afectivas” o traumas, precisó.

El objetivo es “ir a la causa última del problema o trastorno psicológico, que son las heridas afectivas o traumas en la historia personal del consultante”, para que la persona no solo “mejore o cambie algunas conductas, sino que sane y reconcilie la herida afectiva que está en la base del dolor psíquico que lo aqueja”, añadió.

A partir de este enfoque, el Centro creó el diplomado virtual “Psicoterapia de la Reconciliación”, que iniciará el 3 de octubre y está dirigido a psicólogos y psiquiatras.

La psicóloga católica Alis Bedoya Olaya, del Centro Areté, dijo que la reconciliación personal es “importante”, pues ayuda a “identificar aquellas heridas o experiencias traumáticas” que pueden tener graves consecuencias en la salud mental.

Estas heridas “pueden dar origen a distorsiones en la vivencia de la afectividad” e incluso,  “afectar la personalidad y ocasionar trastornos mentales”, advirtió.

Bedoya recordó que la reconciliación personal implica restablecer las “rupturas o conflictos que pudieron generarse en el pasado, para mejorar la relación hoy”.

En ese sentido, dijo que es un “estado en el que se encuentra una mayor armonía en la persona de sus facultades humanas, en la relación con Dios, con los demás, con su entorno y consigo misma”.

La psicóloga dijo que el abordaje de la psicoterapia de la reconciliación es primordial en sus terapias, y animó a leer el libro “Reconciliación de la historia personal”.

El libro fue escrito por el fundador del Centro Areté y precursor del abordaje terapéutico, el psicólogo clínico católico Humberto Del Castillo Drago y es una “gran herramienta para sanar las heridas afectivas”, dijo.

A los que buscan alcanzar la reconciliación personal, Bedoya les recomendó leer el libro de Del Castillo, y otros recursos como cuestionarios o el “ejercicio de la línea de vida”, que ayudan a identificar las heridas personales.

También, les recomendó “implementar nuevas maneras de relacionarse con situaciones, lugares o personas asociadas al hecho que pudo generar la herida”.

Finalmente, dijo que es bueno “realizar nuevas actividades que estimulen el fortalecimiento de diferentes áreas en la vida cotidiana, entre ellas la social, espiritual, intelectual, laboral, entre otras”. 

Los interesados en más información o en inscribirse al siguiente correo electrónico: secadministrativa@centroarete.org y en el número telefónico +57 312 8865916.

Etiquetas: Centro Areté, psiquiatras, Diplomado, curso virtual, psicólogos católicos, heridas afectivas, heridas emocionales

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios