27 de septiembre de 2019 9:03 pm

Buscan que bebés en el vientre sean reconocidos como personas en Perú

POR DIEGO LÓPEZ MARINA | ACI Prensa

Imagen referencial. Crédito: Unsplash
Imagen referencial. Crédito: Unsplash

Dos congresistas de Perú presentaron un proyecto de ley que busca que a los bebés que aún están en el vientre materno se les reconozca como persona humana y, por tanto, que se les considere sujetos de derecho.

El Proyecto de Ley 4768-2019-CR fue presentado el 11 de septiembre por la congresista Tamar Arimborgo, integrante del Grupo Parlamentario Fuerza Popular y presidenta de la Mesa de Mujeres Parlamentarias Peruanas, y por Milagros Salazar de la Torre, vicepresidenta de la Mesa de Mujeres Parlamentarias Peruanas.

La iniciativa pretende “establecer un marco legal de protección del concebido; reconociendo su condición jurídica de persona humana”, ya que “goza de identidad propia; posee una identidad genética única e irrepetible y una personalidad independiente de la de su madre”.

Además, se plantea al Estado que proteja “al concebido” garantizando su derecho a la vida, identidad propia independiente, integridad, libre desarrollo intrauterino y que sus padres puedan recibir una partida de defunción en caso fallezca dentro del vientre.

Entre otras cosas, también se plantea modificar el artículo 1° del Código Civil para que se considere que “la vida humana comienza con la concepción”. El proyecto también estipula que “en caso de que se presente una duda o vacío legal, se tomará como prioridad en todo momento, la vida del concebido”.

Giuliana Caccia, directora de FAM y magíster en Matrimonio y Familia por la Universidad de Navarra (España), comentó a ACI Prensa el 26 de septiembre que este proyecto recoge un “clamor popular” por dar una protección jurídica a los niños por nacer, en el contexto en que “diversos grupos quieren legalizar el aborto libre en nombre de un falso feminismo”.

“Estas propuestas pasan por negarle todo derecho al concebido, tratarlo como una cosa desechable y excluirlo de la comunidad humana. Frente a esta amenaza, se han multiplicado los esfuerzos por dar mayor reconocimiento y protección legal al concebido. No es casualidad que la mayor manifestación pública de la historia peruana sea la Marcha por la Vida con las miles de personas que salen a las calles a manifestar este deseo”, explicó.

En un artículo publicado por el diario local La República una abogada y representantes de organizaciones feministas criticaron el proyecto calificándolo de “inviable”, porque vulneraría lo que llaman “derechos sexuales y reproductivos de las mujeres” (eufemismo que se refiere a la anticoncepción y el aborto), y porque cuestionaría “el derecho de la mujer a decidir sobre su cuerpo”.

La abogada Jeannette Llaja, por ejemplo, dijo que los argumentos del proyecto son una clara manipulación, criticó que se le llame asesinato a un aborto, y además dijo que “hay una valoración distinta entre la vida del concebido y de la persona”; esto último para justificar el llamado “aborto terapéutico”, el cual es considerado delito por la ley peruana.

Caccia, por su parte, dijo que exactamente la “corriente abortista” –término mencionado en el proyecto de ley–, lo que “propone es todo rasgo humano en el concebido” y situarlo “fuera de la protección legal”.

“Todo el discurso de estos grupos ‘feministas’ está dirigido tendenciosamente para negar todo derecho al concebido. Por ejemplo, esta afirmación que el ‘aborto terapéutico’ está permitido en el Perú es falaz. El aborto sigue siendo un delito en el Perú. En el caso del llamado ‘aborto terapéutico’, es un delito no punible, es decir que no tiene pena. Una cosa es que una inconducta no sea punible en el Perú y otra muy diferente es que esté permitido”, explicó la directora de FAM.

En otro momento, la abogada Llaja dijo a La República que le parece “inviable” que el “derecho del concebido” sea “absoluto” y se iguale al de la mujer gestante, porque además iría en “contra toda lógica de nuestro ordenamiento jurídico”.

Caccia, sin embargo, esclareció que ir “contra toda lógica del ordenamiento jurídico” es, en realidad, “negarle derechos al concebido”.

“El artículo 2, inciso 1 de la Constitución es muy claro para reconocernos a todos los peruanos el derecho a la vida desde la concepción. Una modificación en este sentido sería para ampliar esos derechos, nunca para restringirlos. Causa indignación que en esta época se preste mayor atención a proteger los huevos y crías de los animales que a los seres humanos en proceso de gestación. Y no pocas veces, son estas mismas personas y grupos”, respondió defensora provida.

El diario La República también entrevistó María Ysabel Cedano, de la organización feminista Demus, quien asegura que no se le puede dar la condición de persona al concebido porque eso estaría “zanjado en el derecho internacional y los derechos humanos”.

No obstante, Caccia recordó que Demus “es una organización que abiertamente ha manifestado su apoyo al aborto legal y será parte de la campaña del 28 de septiembre #AbortoLegalPerú”.

“Quizás eso pueda ser suficiente para sospechar de una ‘interpretación libre’ de los pactos de derechos humanos firmados por el Estado Peruano. La realidad es que no existe en el mundo ningún tratado o pacto internacional que considere al aborto como un derecho. Existe más bien todo lo contrario. Solo por citar uno. La Convención de los Derechos del Niño define como niño a todo ser humano desde la concepción hasta los 18 años”, recordó la directora de FAM.

Finalmente, la defensora provida le dijo a Demus y otras organizaciones feministas que “para que se haga realidad sus sueños (o pesadillas), el Perú tendría que denunciar y retirarse de la suscripción a este tratado. Y no es el único”.

El proyecto de ley presentado por la congresista Arimborgo especifica que “el derecho peruano actualmente afronta el desafío de proteger al concebido como persona humana para superar los retos que la corriente abortista, que inunda el continente, pretende imponer”.

Asimismo, en la página 7 del documento se lee: “Una aproximación antropológica reductiva frente al derecho ha pretendido la creación de ‘nuevos derechos’ en relación a la mujer, quien so pretexto de una ‘igualdad’ mal entendida, pretende poner a prueba el control sobre su propio cuerpo (...) se olvidan que no se trata del poder de decisión y disposición sobre su propio cuerpo, sino la de otro ser humano que se está formando en su vientre”.

Luego, se añade: “Cuando se habla de ‘interrupción’ del embarazo, lo que se hace es maquillar el proceso de asesinato del niño no nacido (...) es un hecho totalmente irreversible”.

El aborto es ilegal en Perú y es considerado un delito que merece ser sancionado. Las diversas modalidades de aborto se encuentran contempladas en el capítulo 2, título I, Libro Segundo del Código Penal, que lo cataloga como un delito contra la vida, el cuerpo y la salud.

Alejandro Muñante, vocero de la Red Nacional de Abogados por la Defensa de la Familia (RENAFAM), dijo recientemente a ACI Prensa que “en efecto se castiga este ilícito por el hecho de atentar contra la vida del concebido, siendo este último un ser humano que goza de protección legal y constitucional al ser sujeto de derechos”.

El abogado pidió a la población tener en cuenta que la Constitución del Perú establece que “la persona es el fin supremo de la sociedad y el Estado” y, en el inciso uno del artículo segundo, prescribe: “El concebido es sujeto de derecho en todo cuanto le favorece”. 

Asimismo, precisó que el Código Civil peruano empieza su articulado señalando que “la vida humana comienza con la concepción”.

Etiquetas: Perú, Defensa de la vida, Dignidad humana, Aborto en Perú

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y dirección de email para recibir el boletín diario de noticias de ACI Prensa.

Comentarios