6 de mayo de 2019 10:19 pm

“Blue Sisters” llevan esperanza a mujeres víctimas de la violencia

POR ALEJANDRO BERMÚDEZ | ACI Prensa

Hermana Ester - Foto: Alejandro Bermúdez
Hermana Ester - Foto: Alejandro Bermúdez

Fueron fundadas hace tres décadas en el sur de Sudán y fueron nombradas las Hermanas de la Santísima Virgen María; pero en una región dramáticamente afectada por la guerra civil de Sudán del Sur, estas religiosas son conocidas generalmente por el color brillante de sus hábitos y llamadas las "Hermanas Azules".

En la Diócesis de Tombura Yambio de Sudán del Sur, el Obispo Edward Hiiboro Kussala les encomendó brindar asistencia permanente a muchas mujeres, incluidas niñas y adolescentes, que han sido violadas, maltratadas o abandonadas en medio de los violentos conflictos que han acosado a la región durante años.

"Hay un gran estigma que cae sobre estas mujeres, en su mayoría jóvenes, que son víctimas de la violencia de la guerra", dijo la hermana Ester, superiora local de la pequeña comunidad de las cuatro "Hermanas Azules" que ayudan con la recuperación de unas 100 mujeres en una instalación en el pueblo de Yambio, junto a la cancillería diocesana.

"Las hermanas son una bendición increíble", dijo Mons. Hiiboro Kussala a ACI Prensa. "Fueron fundados por mi predecesor, el obispo Joseph Abangite Gasi a petición de los obispos sudaneses, quienes se dieron cuenta de que una comunidad de hermanas africanas era muy necesaria", recordó.

Según la hermana Ester, “varias de ellas permanecen aún en estado de shock, apenas conscientes de su realidad". "Nuestro ministerio es ayudarles a recuperarse de las consecuencias del terrible sufrimiento que han sufrido, a través del amor, la paciencia, la oración y la terapia".

Las hermanas ayudan a algunas mujeres a lidiar con el sida, y otras a criar a sus hijos, muchos de las cuales fueron concebidos en violación. Según la hermana Ester, "la conexión con sus hijos, sorprendentemente, es una parte importante del proceso de curación, y no parte del trauma, como algunos tienden a creer".

La violencia interna ha sido endémica en Sudán desde que se independizó de Gran Bretaña en 1956. En esa época, el norte del país, musulmán y de influencia árabe, lanzó una campaña de islamización contra el sur mayormente cristiano, lo que llevó a décadas de lucha.

En 2011, Sudán del Sur se convirtió en un país independiente, pero en diciembre de 2013, el presidente Salva Kiir Mayardit acusó a su exdiputado Riek Macho de intentar un golpe de Estado, desatando una guerra civil que el propio Papa Francisco ha tratado de detener invitando a ambos líderes a un reciente retiro espiritual en el Vaticano. El conflicto ha generado más de 1,5 millones de personas desplazadas.

Aunque la guerra civil ha disminuido significativamente en esta parte de Sudán del Sur, el refugio todavía recibe a mujeres maltratadas todos los días. Así que las “Hermanas Azules” se han embarcado en un ambicioso proyecto para ampliar sus instalaciones y mejorar su servicio.

"Gracias a la importante ayuda financiera del Fondo de Alivio para Sudán, nos faltan unos meses para terminar una nueva instalación, donde las hermanas, nuestros expertos y voluntarios podrán brindar el mejor tratamiento posible a nuestras mujeres", dijo la hermana Ester.

"Nuestro objetivo es integrar gradualmente a estas mujeres en la sociedad con la estabilidad espiritual y mental adecuada, y con un plan claro para su futuro", añadió.

Las "Hermanas azules", que solo usan sus nombres religiosos y cuyo lema es "Con María, traemos a Cristo al mundo", fueron originalmente organizadas y dirigidas por las Hermanas Misioneras Combonianas Italianas, pero desde hace una década son un instituto de derecho diocesano, independiente, liderado por africanos.

Etiquetas: violencia, Religiosas, Violencia contra la mujer, Mujeres, violación, Sudán del Sur

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y dirección de email para recibir el boletín diario de noticias de ACI Prensa.

Comentarios