El jefe del Comité de Actividades Provida de los Obispos de Estados Unidos aseguró que el presidente Joe Biden se equivoca al seguir buscando posibles vías para restablecer el “derecho” al aborto.

“El mandatario está gravemente equivocado al continuar buscando todas las vías posibles en aras de facilitar el aborto, en lugar de usar su poder para aumentar el apoyo y la atención a las madres en situaciones difíciles”, dijo Mons. William Lori, en un comunicado difundido el 25 de octubre.

“Este extremismo obstinado debe terminar, e imploramos al presidente Biden que reconozca la humanidad en los niños no nacidos y el cuidado genuino que da vida que necesitan las mujeres en este país”, agregó.

El comunicado es una respuesta al anuncio de Biden, de la semana pasada, de enviar al siguiente Congreso un proyecto de ley para restablecer el supuesto “derecho” al aborto que fue anulado hace cuatro meses al revocarse el fallo Roe v. Wade.

Según Mons. Lori, los pastores “que lidiamos diariamente con los trágicos impactos del aborto, sabemos que el aborto es un acto violento que termina con la vida de los niños no nacidos y hiere a un número incalculable de mujeres”

Por tanto, recordó que la Iglesia Católica desea continuar trabajando con el “gobierno y líderes a fin de proteger el derecho a la vida de cada ser humano y para asegurar que las mujeres embarazadas y madres tengan pleno apoyo en el cuidado de sus hijos antes y después del nacimiento”.  

Más en América

En un comunicado posterior, difundido el 26 de octubre, los obispos de Estados Unidos se dirigieron a los miembros del Congreso, instándolos a una “solidaridad radical” con las madres, los bebés y las familias.

“Esperamos que todos podamos estar de acuerdo en acudir en ayuda de las mujeres embarazadas y madres solteras que necesiten, para que tengan el apoyo, el consuelo y la esperanza que les falta para construir sus vidas a mejor", agregó.

La carta incluye una lista de recomendaciones de políticas que los prelados han defendido durante años.

Entre ellas se encuentran protecciones laborales para mujeres embarazadas y lactantes, apoyo a centros de recursos para el embarazo, el Crédito Tributario por Hijos, políticas de licencia parental, cuidado de niños, vivienda, salud maternoinfantil, nutrición, apoyo a la adopción, etc.