10 de julio de 2011 - 8:25 AM

Benedicto XVI recuerda que Dios no obliga a creer y que el amor respeta la libertad

Redacción ACI Prensa

Benedicto XVI recuerda que Dios no obliga a creer y que el amor respeta la libertad

Desde la residencia de verano de Castelgandolfo, el Papa Benedicto XVI dirigió el rezo del Ángelus dominical en el que recordó a los peregrinos que “Dios no nos obliga a creer en El, sino que nos atrae a Sí con la verdad y la bondad de su Hijo encarnado: el amor, de hecho, respeta siempre la libertad”.

Según informa Radio Vaticano, el Papa comenzó su reflexión con un saludo “a todos los habitantes de esta querida ciudad, con el deseo de una buena estación estival”.

El Santo Padre dedicó su meditación al Evangelio de este Domingo (Mt 13,1-23), que recoge la célebre parábola del sembrador.

“Es una página en alguna manera ‘autobiográfica’, porque refleja la experiencia misma de Jesús, de su predicación: Él se identifica con el sembrador, que esparce la buena semilla de la Palabra de Dios, y percibe los diversos efectos que obtiene, según el tipo de acogida reservada al anuncio”, indicó.

El Papa explicó que ‘hay quien escucha superficialmente la Palabra pero no la acoge; hay quien la acoge en el momento pero no tiene constancia y pierde todo; hay quien es abrumado por las preocupaciones y seducciones del mundo; y hay quien escucha de manera receptiva como la tierra buena: aquí la Palabra da fruto en abundancia”.

El Pontífice también se refirió a la razón que lleva a Jesús a usar las parábolas como método de predicación. Jesús dice a sus discípulos que “a aquellos que ya se han decidido por Él, les puede hablar del Reino de Dios abiertamente, en cambio a los demás debe anunciarlo en parábolas, para justamente estimular la decisión, la conversión del corazón; las parábolas, de hecho, por su naturaleza requieren un esfuerzo de interpretación, interpelan a la inteligencia pero también a la libertad”.

“En el fondo, la verdadera ‘Parábola’ de Dios es el mismo Jesús, su Persona que, en el signo de la humanidad, esconde y al mismo tiempo revela la divinidad. De esta manera Dios no nos obliga a creer en Él, sino que nos atrae a Si con la verdad y la bondad de su Hijo encarnado: el amor, de hecho, respeta siempre la libertad”, agregó.

El Papa también recordó que este lunes se celebra la fiesta de San Benito, Abad y Patrono de Europa. “A la luz de este Evangelio, mirémoslo como maestro de la escucha de la Palabra de Dios, una escucha profunda y perseverante. Debemos siempre aprender del gran Patriarca del monaquismo occidental a dar a Dios el lugar que le corresponde, el primer lugar, ofreciéndole, con la oración de la mañana y de la tarde, las actividades cotidianas. Que sobre su modelo la Virgen María nos ayude a ser ‘tierra buena’ donde la semilla de la Palabra pueda producir mucho fruto”, añadió.

Después del rezo del Ángelus, el Papa recordó que en este fecha se celebra el “domingo del mar”, es decir, la Jornada del apostolado del ambiente marítimo.

“Me dirijo particularmente a los capellanes y a los voluntarios que se dedican a la cura pastoral de los marítimos, a los pescadores y a sus familias. Aseguro mi oración también para la gente de mar que lamentablemente ha sido secuestrada por actos de piratería. Espero que sean tratados con respeto y humanidad, y rezo también por sus familiares, para que sean fuertes en la fe y no pierdan la esperanza de reunirse pronto con sus seres queridos”, concluyó.

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios