3 de setiembre de 2013 - 4:22 AM

Benedicto XVI habla tras renuncia: El puesto correcto de cada uno es estar sentado al lado del Señor

Redacción ACI Prensa/EWTN Noticias

Benedicto XVI
Benedicto XVI

En la primera homilía que se da a conocer públicamente desde que el pasado 28 de febrero renunciara a la Sede de Pedro, el Obispo Emérito de Roma, Benedicto XVI, ha explicado que el puesto correcto de cada persona está al lado del Señor, rebajándose uno mismo para portar la gratuidad de Cristo a los demás.

“En la vida todo el mundo quiere encontrar su lugar. ¿Pero cuál es realmente el lugar correcto?... Un lugar que puede parecer muy bueno, puede llegar a ser un muy mal lugar... También en los discursos que se celebraron durante la última cena, los discípulos discutieron sobre los mejores puestos. Mientras que Jesús en cambio, se presenta como el que sirve. Él, nacido en el granero y ‘muerto’ en la Cruz, nos dice que el puesto correcto está cerca de Él”, señaló Benedicto XVI.

Según informó Radio Vaticana Benedicto XVI pronunció estas palabras el 31 de agosto por la mañana, durante de la Misa que celebró para el Ratzinger Schulerkreis, los antiguos alumnos del Papa Ratzinger, en la Capilla de Gobernación del Vaticano, con ocasión del tradicional seminario de verano que los alumnos celebran anualmente desde hace más de 30 años.

Este año los alumnos se reúnen del 31 de agosto al 3 de septiembre Castel Gandolfo, a 25 kilómetros del Vaticano, para profundizar sobre el tema “La cuestión de Dios en el contexto de la secularización”, en vistas a la producción filosófica y teológica de Rémi Bregue, teórico francés premiado en 2012 con el “Premio Ratzinger” a la teología.

Todos los años Benedicto XVI solía participar de las reuniones, aunque en esta ocasión solo participó desde un punto de vista litúrgico. En sus palabras previas a la celebración de la Eucaristía dijo: “La humildad de la liturgia cristiana, que es inmensamente grande, porque se une a las filas de los Ángeles y los Santos en la fiesta y la alegría de Dios. Y la sangre de Cristo, quien está en el centro de la Eucaristía, significa entrar en el esplendor del encuentro gozoso de Dios: ésta sangre es su amor, es el Monte de Dios y nos abre a la gloria de Dios”.

Los últimos serán los primeros

Benedicto XVI recordó que los últimos serán los primeros, y esta es la máxima del rebajarse y humillarse para servir a los demás. Los Evangelios recuerdan que quien se exalta será humillado, y quien se humilla será exaltado.

“Quien en este mundo está en esta historia, y quizá sea empujado a llegar a los primeros puestos, debe saber que está en peligro, debe mirar todavía más al Señor, adaptarse a él, adaptarse a la responsabilidad del otro, debe convertirse en aquél que sirve, aquél que en la realidad está sentado a los pies de los demás, y así bendice y a la vez resulta bendecido”, recordó.

“Por tanto, sea cual sea el puesto que la historia nos quiere asignar, lo determinante es la responsabilidad ante Él, ante el amor, la justicia y la verdad”.

“Cristo, el Hijo de Dios, desciende para servirnos y ésta es su esencia, que consiste en replegar hacia nosotros: el amor, el sí a los sufrimientos, la elevación de la humillación”.

“Estamos en el camino de Cristo, en el camino correcto si en Su lugar, y como él, nos convertimos en personas que ‘descienden’ para entrar en la verdadera grandeza, la grandeza de Dios que es la grandeza del amor”, añadió.

“La Cruz, en la historia, es el último lugar”, y el “crucifijo no tiene cabida”, “es un don nadie”, sin embargo – continuó Benedicto XVI–, Juan en el Evangelio ve “esta extrema humillación”, como “la verdadera exaltación”.

“De esta manera, Jesús se hace grande; sí, está a la altura de Dios porque la altura de la Cruz es la altura del amor de Dios, la altura de la entrega de sí mismo y la dedicación a los demás. Así, este es el lugar para ser divino, y queremos orar a Dios que nos de el don de entender esto más y aceptar con humildad, cada uno en su manera, este misterio de la exaltación y la humillación”, dijo.

La gratuidad de recibir el amor de Dios debe seguir un proceso
 “Jesús –dijo-, insta a invitar a prescindir de las ventajas, es decir, invitar a los mancos, a los paralíticos, los pobres, porque Él lo hizo por invitarnos a participar en la mesa de Dios, y mostrarnos de este modo lo que es la gratuidad”.

En este sentido señaló que las mejores cosas en la vida, es decir, “el amor, la amistad, la bondad, el perdón, no la podemos pagar, son gratis, del mismo modo que Dios se nos da gratuitamente”.

“De esta manera, en la lucha por la justicia en el mundo, no debemos olvidar la benevolencia de Dios, la constante del dar y recibir, y debemos construir sobre el hecho de que el Señor nos da, que hay gente buena que nos regala gratis su bondad, que nos apoyan de forma gratuita, nos aman y son buenos con nosotros gratis; y luego, a su vez, donar esta gratuidad con el fin de acercar así el mundo a Dios, para parecernos más a él, y abrirnos a él”, concluyó.

Además de un grupo de unos 50 alumnos, en la Misa también participaron el Presidente del Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos, Cardenal Kurt Koch; el Arzobispo de Viena, Cardenal Christoph Schonborn; el Prefecto de la Casa Pontificia, Mons. Georg Ganswein; el secretario del Pontificio Consejo para la Cultura, Mons. Barthelemy Adoukonou; y el Obispo auxiliar de Amburgo, Mons. Hans-Jochen Jaschke.

Los alumnos del Profesor Ratzinger

Los cursos del Ratzinger Schulerkreis comenzaron en Alemania en 1977, cuando el entonces profesor Ratzinger, que acababa de ser nombrado Arzobispo de Múnich Frisinga, y elevado posteriormente a Cardenal, era profesor de teología.

En 1981 fue nombrado por Juan Pablo II Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, las reuniones se trasladaron a Roma, y continuaron incluso después de su elección como Papa en 2005.

“Dios en el Islam”, “Creación y evolución”, o “Doctrina de la creación y de la biología”, son algunos de los temas que se han tratado a lo largo de estos años.

Etiquetas: Benedicto XVI, Vaticano, Renuncia de Benedicto XVI

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios