10 de septiembre de 2006 6:10 am

Benedicto XVI alerta sobre la pérdida de fe de las sociedades modernas

Redacción ACI Prensa/Europa Press

Benedicto XVI alerta sobre la pérdida de fe de las sociedades modernas

El Papa Benedicto XVI alertó hoy durante una Misa multitudinaria oficiada en Múnich sobre la tendencia de las sociedades modernas a permitir que la fe en la ciencia y la tecnología les impida escuchar el mensaje de Dios y sugirió que Asia y África podían enseñar al rico Occidente algo sobre la fe.

En su homilía, pronunciada en el Neue Messe de Múnich ante unos 250.000 fieles, el pontífice afirmó que la gente moderna sufre de "dureza de oído" cuando se trata de Dios. "Dicho claramente, ya no somos capaces de escuchar a Dios; hay demasiadas frecuencias saturando nuestros oídos", afirmó. "Lo que se dice de Dios nos suena a pre-científico, algo que no tiene que ver con nuestra época", señaló.

"La gente de Asia y África admira nuestro progreso científico y tecnológico, pero, al mismo tiempo, les asusta una forma de racionalidad que excluye por completo a Dios de la visión del hombre, como si fuera ésta la más alta forma de raciocinio", valoró.

"Hay quien piensa que los proyectos sociales deben ser asumidos con urgencia, mientras que cualquier cosa que tenga que ver con Dios o incluso con la fe católica tiene una menor importancia", afirmó.

El Papa sostuvo que la fe debe ser lo primero, antes incluso de que se produzcan progresos en problemas sociales tales como el SIDA en África. "Los corazones deben ser convertidos si el progreso se lleva a cabo en cuestiones sociales y la reconciliación debe comenzar si, por ejemplo, se va a combatir el SIDA va de forma realista y encarando sus causas profundas".

Tras la misa en la Neue Messe de Munich el Papa comerá en el Palacio Arzobispal y por la tarde presidirá la celebración de las Vísperas en la catedral de Múnich.

Se trata de la segunda visita del ex Cardenal Joseph Ratzinger a Alemania, pero la primera a su región natal de Baviera desde que fue elegido para suceder a Juan Pablo II en abril del 2005. Durante su gira, el Pontífice planea detenerse en Marktl am Inn durante 15 minutos para visitar las tumbas de su hermana y sus padres en Regensburg, y pasar el día con su hermano mayor, el sacerdote Georg Ratzinger.

Comentarios