21 de noviembre de 2020 - 8:23 PM

Beatificación de José Hernández: Iglesia alerta sobre plataformas digitales no oficiales

Redacción ACI Prensa

Vitral del. Dr. José Gregorio Hernández. Foto: RjCastillo / Wikipedia (CC BY-SA 3.0)
Vitral del. Dr. José Gregorio Hernández. Foto: RjCastillo / Wikipedia (CC BY-SA 3.0)

El Vicario de Medios de la Arquidiócesis de Caracas (Venezuela), P. Honegger Molina, pidió a los fieles no dar sus datos personales a plataformas digitales que dicen invitar a eventos relacionados a la beatificación del “médico de los pobres”, José Gregorio Hernández.

Por medio de un video, el P. Molina informó que “el proceso de exhumación del Dr. José Gregorio Hernández ha culminado el sábado 31 de octubre de manera satisfactoria”.

“Queremos alertarles para que no suministren ninguna información personal a cualquier plataforma digital que esté haciendo invitaciones para actos similares”, indicó.

La Arquidiócesis señaló que no están promoviendo actos de otro tipo relacionados con la pronta beatificación del “médico de los pobres”.

La exhumación es un requisito previo a la ceremonia de beatificación. Esta se realiza con la finalidad de verificar la condición del cuerpo, garantizar su conservación y recoger las reliquias que serán distribuidas en las diferentes diócesis del país, las que serán enviadas a la Santa Sede y las que se enviarán a los santuarios que se creen en otros países con el nombre del nuevo beato.

El 26 de octubre, se realizó la ceremonia de exhumación del médico venezolano, que fue presidida por el Arzobispo de Mérida, Cardenal Baltazar Porras, en la iglesia de la Candelaria en Caracas, donde se encuentran los restos del venerable desde su traslado en su primera exhumación el 23 de octubre de 1975.

Breve biografía de José Gregorio Hernández

José Gregorio Hernández nació el 26 de octubre de 1864 en el pequeño pueblo campesino de Isnotú, estado de Trujillo (Venezuela). Su madre falleció cuando él tenía solo ocho años.

Estudió medicina en Caracas y tuvo tanto éxito que el presidente venezolano lo envió a estudiar microscopía, histología normal, patología y fisiología experimental en París.

Al volver fue profesor en la Universidad Central de Caracas. Después de llevar a su familia a la capital, quiso ser monje de clausura en Italia, para dedicarse solo a Dios.

En 1908 entró a la Cartuja de Farneta con el nombre de hermano Marcelo. Sin embargo, algunos meses después se enfermó y su superior le ordenó volver a Venezuela para recuperarse.

Llegó a Caracas en abril de 1909 y ese mismo mes recibe permiso para ingresar en el Seminario Santa Rosa de Lima, pero siguió anhelando la vida monástica. Volvió a Roma luego de tres años, hizo algunos cursos de Teología en el Colegio Pío Latinoamericano, pero una vez más enfermó y tuvo que volver a Venezuela.

Comprendió que Dios lo quería laico y ya no intentó volver a la vida religiosa. Decide convertirse en un católico ejemplar siendo médico, sirviendo al Señor en los enfermos.

Dedicaba dos horas diarias para servir a los pobres.

Un día, mientras cruzaba la calle para comprar medicinas para una anciana muy pobre, fue atropellado y llevado a un hospital donde un sacerdote pudo impartirle la Unción de los Enfermos, antes de morir el 29 de junio de 1919.

Caracas se conmovió y muchos decían: "Ha muerto un santo". Fueron tantos los que asistieron a su velorio que las autoridades tuvieron que intervenir para organizar a la multitud que quería despedirse de él.

Etiquetas: Venezuela, Iglesia en Venezuela, beatificación, Arquidiócesis de Caracas, José Gregorio Hernández, Cuentas Falsas

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y dirección de email para recibir el boletín diario de noticias de ACI Prensa.

Comentarios