4 de agosto de 2020 - 7:50 PM

Ataque a Hiroshima y Nagasaki: Obispo señala que Jesús nos llama a ser pacificadores

Redacción ACI Prensa

Iglesia Católica en Nagasaki destruida por la bomba atómica. Créditos: Dominio Público
Iglesia Católica en Nagasaki destruida por la bomba atómica. Créditos: Dominio Público

El Arzobispo de Los Ángeles y presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB), Mons. José Gomez, recordó a los fieles que Jesús los llama a ser pacificadores y pidió buscar alternativas para resolver las diferencias entre naciones y pueblos, frente al 75° aniversario de los ataques atómicos a las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki.

El 30 de julio, Mons. Gomez dijo en un comunicado que los obispos de Estados Unidos se unen “al dolor del pueblo japonés por las vidas inocentes que fueron tomadas y por las generaciones que sufrieron las consecuencias en la salud pública y el medio ambiente de este trágico ataque”.

La bomba nuclear “Little Boy” cayó en Hiroshima el 6 de agosto de 1945, fiesta de la Transfiguración; y tres días después, el 9 de agosto, Nagasaki fue destruida por la bomba “Fat Man”.

En ambos ataques murieron unas 246 mil personas, la mitad en el momento de las explosiones y el resto en las semanas posteriores por los efectos de la radiación.

Mons. Gomez señaló que los obispos de los Estados Unidos unen sus voces con el Papa Francisco “y exhortamos a nuestros líderes nacionales y mundiales a mantener sus esfuerzos por abolir estas armas de destrucción masiva, que amenazan la existencia de la humanidad y nuestro planeta”.

Finalmente, el Prelado pidió la intercesión de la Virgen María por la paz y llamó a los fieles “a ser pacificadores como Jesucristo nos llama”.

“Siempre busquemos el camino de la paz y alternativas que eliminen la guerra como una forma de resolver las diferencias entre naciones y pueblos”, concluyó.

El Papa Francisco se ha pronunciado en contra del uso de armas nucleares en varias oportunidades, como en su visita a Nagasaki e Hiroshima en noviembre de 2019.

“¿Cómo podemos proponer la paz si frecuentamos la intimidación bélica nuclear como recurso legítimo para la resolución de los conflictos?”, preguntó el Pontífice el 24 de noviembre junto al Memorial de la Paz en Hiroshima. “Que este abismo de dolor evoque los límites que jamás se pueden atravesar. La verdadera paz sólo puede ser una paz desarmada”, agregó.

Desde la visita de San Juan Pablo II a Japón en 1981, la Iglesia Católica en Japón observa anualmente diez días de oración por la paz que comienzan el 6 de agosto.

Traducido y adaptado por Harumi Suzuki. Publicado originalmente en CNA.

Etiquetas: Hiroshima, Jornada de Oración, Nagasaki, USCCB, Mons.Gomez

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y dirección de email para recibir el boletín diario de noticias de ACI Prensa.

Comentarios