“Lo que está en juego es la vida de inocentes”, advirtió la Asociación Síndrome de Down Argentina (Asdra) respecto al ingreso del proyecto para reformar el Código Penal que podría liberalizar el aborto.

En Argentina existe el aborto por riesgo de salud de la madre y por violación de una mujer considerada “idiota o demente”. Sin embargo, la reforma modificaría el artículo 86 del Código Penal, ampliando esta práctica para los casos de violación, sin obligación de denunciar al violador, y por peligro para la salud mental de la madre.

Asdra expresó su posición sobre el debate por medio un comunicado titulado “¡Déjenlos vivir!”, en referencia a las palabras del médico Jérôme Lejeune, padre de la genética moderna y mundialmente reconocido como descubridor del síndrome de Down.

“Esta expresión debiera ser realmente una bandera de la inclusión, en un contexto donde paradójicamente muchos sectores (incluso del ámbito de la discapacidad) hablan de inclusión desde una exclusiva interpretación de los derechos humanos”, sostuvo la organización.

Asimismo, recordaron que la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, primer Tratado Internacional de Derechos Humanos del siglo XXI, “es muy clara en relación a la importancia de respetar el derecho a la vida”.

El artículo 3 establece “el respeto por la diferencia y la aceptación de las personas con discapacidad, como parte de la diversidad y la condición humanas”; un principio que para Asdra se “aplica de lleno hacia el uso de las biotecnologías para los diagnósticos prenatales”.

Más en América

En ese sentido, Asdra señaló que es un “contrasentido” acompañar el desarrollo de la vida desde la concepción solo “en algunos casos y en otros no”. “La inclusión debe ser para todas las personas”, expresó.

Asimismo, manifestó que “defender la vida no es una cuestión religiosa, política, filosófica ni de militancia. Es una cuestión de derechos humanos básica”.

“Nacer es el primer derecho de toda persona humana”, afirma la misiva. “Y, en ese sentido, el Prof. Lejeune fue un claro ejemplo cuando defendió la vida de todos los niños por nacer y, en particular, la de los bebés con síndrome de Down”.

Finalmente la organización expresó su confianza en que en el debate “se respete el derecho a la vida, tal como lo enuncia uno de sus Principios Rectores: ‘La promoción de la dignidad humana desde su concepción hasta su vida adulta’”.

También te puede interesar:

 

(El artículo continúa después)