Mujeres de todo el mundo se unirán el 8 de diciembre en el rezo público del Rosario Mundial a la Virgen. En Emiratos Árabes, donde solo un 7% de la población profesa el cristianismo, se adhieren a la iniciativa de una manera especial.

Martha y Darío son esposos, colombianos de nacimiento y residentes en Abu Dhabi, capital de los Emiratos Árabes Unidos. Allí, desarrollan una vida de fe activa, y el próximo 8 de diciembre serán parte de la comunidad católica que se sumará al Rosario Mundial de Mujeres.

Fue una posición de trabajo de Darío lo que los llevó en 2008 a mudarse a los Emiratos Árabes, y comenzar su vida a más de 13 mil kilómetros de su Colombia natal.

En los primeros años de su estadía, recuerda Darío en diálogo con ACI Prensa, asistían a la Eucaristía en inglés, en la Catedral de San José de Abu Dhabi. Un anuncio durante una celebración los llevó a conocer a un grupo de personas de habla hispana que participaban en la Misa en español.

Tiempo después, a Martha le pidieron encargarse de coordinar la Eucaristía, y con ayuda de su marido, que tenía experiencia en la vida de la Iglesia en Colombia, emprendió la tarea acompañada por una amiga.

Darío recuerda también el día en que se acercó a ofrecer ayuda al entonces párroco de la Catedral. A partir de ese momento, comenzó a trabajar como coordinador de la comunidad de habla hispana.

Más en América

Desde allí “empezaron las actividades tendientes a la formación de una comunidad, de una Iglesia Católica de habla hispana, en medio de una parroquia que tiene un sinnúmero de lenguajes y culturas diferentes congregados en un mismo sitio”, recuerda.

Las tareas se sucedieron: el acercamiento a la comunidad, la ubicación de salones para catequesis, la preparación de la Eucaristía, y pronto fueron unas 220 familias provenientes de países como Venezuela, Colombia, México, Ecuador, Perú, Bolivia, Chile, Argentina, Panamá y España.

La fe católica en Emiratos Árabes

Abu Dhabi pertenece a la Vicaría Sur del Emiratos Árabes Unidos, país donde la religión oficial y más extendida entre sus habitantes es el islam, con el 75% de la población, y alrededor del 7% profesa el cristianismo.

“Es común pensar que en un lugar donde la fe católica no es la principal reconocida, se pueden encontrar algún tipo de dificultades”, reconoce Darío. 

“Aquí, por el contrario, recibimos constantemente ‘retos amigables’ para demostrar con fidelidad nuestra fe a los demás en amor, en caridad, en respeto, en tolerancia”, asegura.

(El artículo continúa después)

El lenguaje oficial de la Vicaría es el inglés, pero en la Catedral de San José una vez al mes se celebra una Misa en español.

Lo mismo sucede con la comunidad árabe, filipina, comunidades indias divididas por lenguajes, la comunidad de Sri Lanka, también una comunidad pequeña de habla alemana, una comunidad de habla francesa y una italiana.

En cuanto a la educación en la fe, a diferencia de América Latina, la preparación en la catequesis no se dirige a un sacramento, sino que durante los 12 años escolares hay catequesis como actividad extracurricular, que se estudia los fines de semana.

En la comunidad de habla hispana hay también una catequesis dirigida a las familias cuyos niños recibirán los sacramentos en su país de origen. “En paralelo, los papás reciben su formación de fe", puntualiza Darío.

Su vínculo con el Rosario

Desde que llegaron a Abu Dhabi, y por iniciativa de Martha, se inició el rezo del “Santo Rosario Peregrino” en los hogares de diferentes personas. Posteriormente, se trasladó a la Catedral, donde una vez a la semana se reunía un grupo de señoras.

Al inicio de la pandemia, la práctica tuvo que ser suspendida y no se ha podido reiniciar, porque recién hace apenas dos semanas se reanudaron las actividades normales en el país.

La noticia del Rosario Mundial de Mujeres llegó a oídos del matrimonio a través de Fanny Tagle, chilena que participa de la coordinación de la iniciativa, y que fue compañera del colombiano en un diplomado, y le trasladó la propuesta.

Martha y Darío llevaron la idea a la parroquia, donde el párroco decidió apoyarla, proponiendo ofrecer las intenciones de los rosarios que se recen en la media hora previa a cada Misa, entre el 5 y el 8 de diciembre, por el Rosario Mundial de Mujeres.

En todo el país existen solamente nueve parroquias católicas, lo que hace que “la gente de diferentes culturas y diferentes países acuda de manera masiva a las celebraciones eucarísticas”. Darío calcula que cada domingo asisten a Misa unas 15.000 personas.

Por eso, en temporadas o días altos, como lo es el 8 de diciembre, Solemnidad de la Inmaculada Concepción, no es posible llevar adelante cualquier actividad fuera de la Eucaristía, y el Rosario no podrá rezarse en el templo.

Durante octubre, la comunidad católica de Emiratos Árabes celebra la devoción al Santo Rosario. Como cierre, se ofrece un Rosario multitudinario, que este año convocó a cerca de mil trescientas personas. Fue el primero encabezado por el nuevo Obispo del Vicariato, Mons. Paolo Martinelli.

Para sumarse este 8 de diciembre a la iniciativa mundial, están considerando reunirse en una casa desde donde poder también transmitirlo en vivo a través de la página de Facebook de la comunidad de habla hispana de Abu Dhabi.

En el Rosario Mundial de Mujeres ya confirmaron su participación representantes de Argentina, Australia, Bolivia, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, España, Estados Unidos.

También habrá mujeres de Guatemala, Honduras, Italia, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Puerto Rico, República Dominicana, Uganda, Uruguay y Venezuela.