27 de marzo de 2020 - 12:01 PM

Así puedes seguir la bendición Urbi et Orbi con indulgencia plenaria del Papa Francisco

Redacción ACI Prensa

Papa Francisco. Crédito: Vatican Media
Papa Francisco. Crédito: Vatican Media

Te presentamos en esta nota el programa completo del momento extraordinario de oración en el que el Papa Francisco bendice a Roma y al mundo (Urbi et Orbi) con la posibilidad de obtener la indulgencia plenaria, para pedir el fin de la pandemia del coronavirus COVID19.

Escucha de la Palabra de Dios

El Santo Padre
En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.
R. Amén

Oración
El Santo Padre
Oremos.
Dios omnipotente y misericordioso,
mira nuestra dolorosa condición:
conforta a tus hijos y abre nuestros corazones a la esperanza,
para que sintamos en medio de nosotros tu presencia
de Padre.
Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que es Dios,
y vive y reina contigo en unidad del Espíritu Santo,
por los siglos de los siglos.
R. Amén.

Evangelio
Lector
Lectura de la Palabra del Señor según el Evangelio de Marcos 4,35-41
Jesús calma la tempestad

35 Ese día, caída ya la tarde, les dijo*: Pasemos al otro lado. 36 Despidiendo[i] a la multitud, le llevaron* con ellos en la barca, como estaba; y había otras barcas con Él. 37 Pero se levantó* una violenta tempestad[j], y las olas se lanzaban sobre la barca de tal manera que ya se anegaba la barca. 38 Él estaba en la popa, durmiendo sobre un cabezal[k]; entonces le despertaron* y le dijeron*: Maestro, ¿no te importa que perezcamos? 39 Y levantándose, reprendió al viento, y dijo al mar: ¡Cálmate[l], sosiégate[m]! Y el viento cesó, y sobrevino una gran calma. 40 Entonces les dijo: ¿Por qué estáis amedrentados? ¿Cómo no tenéis fe? 41 Y se llenaron de gran temor, y se decían unos a otros: ¿Quién, pues, es este que aun el viento y el mar le obedecen?

Meditación del Santo Padre

Recogimiento ante el ícono mariano de la Salus Populi Romani (canto sub tuum praesidium) “Bajo tu amparo nos acogemos, Santa Madre de Dios; no deseches las súplicas que te dirigimos en nuestras necesidades, antes bien, líbranos de todo peligro, ¡oh siempre Virgen, gloriosa y bendita!”.

Recogimiento ante el Crucifijo milagroso de San Marcelo (antífona de la cruz)

Exposición, adoración y bendición eucarística

Exposición Santísimo Sacramento

Adoración Santísimo Sacramento (canto “Adoro Te devote”)

Súplica en letanías

TE ADORAMOS, OH SEÑOR
Verdadero Dios y verdadero hombre, realmente presente en este Santo Sacramento
Te adoramos, Señor
Nuestro Salvador, Dios-con-nosotros, fiel y rico en misericordia
Te adoramos, Señor
Rey y Señor de lo creado y de la historia
Te adoramos, Señor
Vencedor del pecado y de la muerte
Te adoramos, Señor
Amigo del hombre, resucitado y vivo a la derecha del Padre
Te adoramos, Señor

CREEMOS EN TI, OH SEÑOR
Hijo Unigénito del Padre, descendido del Cielo para nuestra salvación
Creemos en ti, oh Señor
Médico celeste, que te inclinas sobre nuestra miseria
Creemos en ti, oh Señor
Cordero inmolado, que te ofreces para rescatarnos del mal
Creemos en ti, oh Señor
Buen Pastor, que das la vida por la grey que amas
Creemos en ti, oh Señor
Pan vivo y medicina de inmortalidad, que nos das la Vida eterna
Creemos en ti, oh Señor

LÍBRANOS, OH SEÑOR
Del poder de Satanás y de las seducciones del mundo
Líbranos, oh Señor
Del orgullo y de la presunción de poder prescindir de ti
Líbranos, oh Señor
De los engaños del miedo y de la angustia
Líbranos, oh Señor
De la incredulidad y de la desesperación
Líbranos, oh Señor
De la dureza de corazón y de la incapacidad de amar
Líbranos, oh Señor

SÁLVANOS, OH SEÑOR
De todos los males que afligen a la humanidad
Sálvanos, oh Señor
Del hambre, de la carestía y del egoísmo
Sálvanos, oh Señor              
De las enfermedades, de las epidemias y del miedo del hermano
Sálvanos, oh Señor
De la locura devastadora, de los intereses despiadados y de la violencia
Sálvanos, oh Señor
De los engaños, de la mala información y de la manipulación de las conciencias
Sálvanos, oh Señor

CONSUÉLANOS, OH SEÑOR
Mira a tu Iglesia, que atraviesa el desierto
Consuélanos, oh Señor
Mira a la humanidad, aterrada por el miedo y la angustia
Consuélanos, oh Señor
Mira a los enfermos y moribundos, oprimidos por la soledad
Consuélanos, oh Señor
Mira a los médicos y operadores sanitarios, agotados por la fatiga
Consuélanos, oh Señor
Mira a los políticos y los administradores, que llevan el peso de las decisiones
Consuélanos, oh Señor

DANOS TU ESPÍRITU, OH SEÑOR
En la hora de la prueba y de la pérdida
Danos tu Espíritu, Señor
En la tentación y en la fragilidad
Danos tu Espíritu, Señor
En el combate contra el mal y el pecado
Danos tu Espíritu, Señor
En la búsqueda del verdadero bien y de la verdadera alegría
Danos tu Espíritu, Señor
En la decisión de permanecer en Ti y en tu amistad
Danos tu Espíritu, Señor

ÁBRENOS A LA ESPERANZA, OH SEÑOR
Si el pecado nos oprime
Ábrenos a la esperanza, Señor
Si el odio nos cierra el corazón
Ábrenos a la esperanza, Señor
Si el dolor nos visita
Ábrenos a la esperanza, Señor
Si la indiferencia nos angustia
Ábrenos a la esperanza, Señor
Si la muerte nos aniquila
Ábrenos a la esperanza, Señor

Oración

El Santo Padre
Oremos.
Señor Jesucristo,
que en el admirable sacramento de la Eucaristía
nos has dejado el memorial de tu Pascua,
haz que adoremos con viva fe
el santo misterio de tu Cuerpo y de tu Sangre,
para sentir siempre en nosotros los beneficios de la redención.
Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos
R. Amén.

El Cardenal Angelo Comastri, Arcipreste de la Basílica de San Pedro, anuncia la bendición “urbi et orbi”, con la anexa indulgencia plenaria mediante la siguiente monición:

El Santo Padre Francisco
a todos los que reciben
la bendición eucarística
también por medio de la radio,
la televisión
y las tecnologías de comunicación,
concede
la indulgencia plenaria
en la forma establecida por la Iglesia.

El Santo Padre da la bendición con el Santísimo Sacramento

Aclamaciones

Bendito sea Dios.
Bendito sea su Santo Nombre.
Bendito sea Jesucristo verdadero Dios y verdadero Hombre.
Bendito sea el Nombre de Jesús.
Bendito sea su Sacratísimo Corazón.
Bendito sea su Preciosísima Sangre.
Bendito sea Jesús en el Santísimo Sacramento del Altar.
Bendito sea el Espíritu Santo Paráclito.
Bendita sea la gran Madre de Dios María Santísima.
Bendita sea su Santa e Inmaculada Concepción.
Bendita sea su gloriosa Asunción.
Bendito sea el Nombre de María Virgen y Madre.
Bendito sea San José su castísimo esposo.
Bendito sea Dios en sus ángeles y en sus santos.

Etiquetas: Vaticano, Papa Francisco, Plaza de San Pedro, bendición urbi et orbi, Coronavirus, Covid-19

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Comentarios