23 de setiembre de 2021 - 2:11 PM

Así fueron las últimas horas de vida del Padre Pío según un testigo directo

POR MIGUEL PÉREZ PICHEL | ACI Prensa

Reliquias del Padre Pío de Pietrelcina. Foto: Daniel Ibáñez / ACI Prensa
Reliquias del Padre Pío de Pietrelcina. Foto: Daniel Ibáñez / ACI Prensa

Este jueves 23 de septiembre la Iglesia celebra la fiesta de San Pío de Pietrelcina, el Padre Pío, en el día en que se conmemora el aniversario de su fallecimiento el 23 de septiembre de 1968 en su celda del convento de los Frailes Menores Capuchinos de San Giovanni Rotondo.

¿Cómo fueron aquellas últimas horas del Santo de los Estigmas? Durante la vigilia celebrada en la iglesia de peregrinación de San Giovanni Rotondo en la noche de este jueves se leyó la descripción de aquellas horas escrita por quien le asistió en aquellos momentos, el fraile Pellegrino Funicelli.

El P. Funicelli dejó por escrito el 29 de septiembre de 1968, solo unos días después del fallecimiento del Padre Pío, la narración de las horas que vivió con el Padre Pío en la noche en que falleció.

“Después de las 21:00 de la noche del 22 de septiembre de 1968”, comienza su narración el P- Funicelli, “cuando el Padre Mariano se había alejado de la celda número 4 y había entrado yo, me llamó el Padre Pío por medio del telefonillo y me pidió que fuera a su habitación”.

El Padre Pío “estaba en la cama, postrado sobre el lado derecho, sólo me pidió que le dijera la hora que marcaba el despertador colocado sobre su mesa. De sus ojos enrojecidos surgió alguna pequeña lágrima. Yo regresé a la estancia número 4 pendiente del telefonillo siempre encendido”.

A lo largo de la noche, “el Padre me llamó otras cinco o seis veces, hasta medianoche, y tenía siempre los ojos enrojecidos por el llanto, pero de un llanto dulce, sereno”.

A medianoche, “como un niño asustado, me suplicó: ‘Quédate conmigo, hijo mío’ y comenzó a preguntarme con mucha frecuencia la hora. Me miraba con ojos llenos de imploración, apretándome fuerte las manos”.

“Luego, como si se hubiese olvidado de la hora que me preguntaba continuamente, me pidió: ‘Muchacho, ¿has dicho la Misa?’. Respondí sonriendo: ‘Padre Espiritual, es demasiado pronto para la Misa’. Y él replicó: ‘Bueno, esta mañana la dirás por mí’. Y yo: ‘Pero cada mañana la digo según sus intenciones’”.

Tras aquella conversación, el Padre Pío “quiso confesarse y, terminada su confesión sacramental, dijo: ‘Hijo mío, si el Señor me llama hoy, pide perdón en mi nombre a los hermanos por todas las molestias que les he dado, y pide a los hermanos y a mis hijos espirituales una oración por mi alma’”.

El P. Funicelli le respondió: “‘Padre Espiritual, estoy seguro de que el Señor le hará vivir todavía mucho tiempo, pero si tuviese razón, ¿le puedo pedir una última bendición para los hermanos, para todos sus hijos espirituales y para sus enfermos?’”.

El P. Pío contestó: “‘Sí, os bendigo a todos; pide también al Superior que imparta por mí esta última bendición’”. “Y a Pía, Ettoruccio y familia y a Sor Pía, ¿qué les digo?”, preguntó el P. Funicelli en referencia a los familiares del P. Pío. “‘Ellos saben cuánto los he amado’, me respondió lleno de lágrimas, ‘los bendigo a todos, los bendigo a todos’. Por último, me pidió renovar el acto de profesión religiosa”.

Después de esas palabras, “era la una cuando me pidió: ‘Escucha, hijo mío, yo aquí en la cama no respiro bien. Deja que me levante. En la silla respiraré mejor’”.

“A la una, a las dos, a las tres eran normalmente las horas en que solía levantarse para prepararse para la Santa Misa, y antes de sentarse en el sillón solía dar cuatro pasos por el pasillo. Aquella noche noté, maravillado, que caminaba derecho y rápido, como un joven, tanto que no era necesario sostenerlo”. Cuando llegó a la puerta de su celda “dijo: ‘Vamos un poco a la terraza’”.

Entonces, el P. Funicelli acompañó al Padre Pío a la terraza, “sujetándolo con la mano bajo el brazo”. Cuando llegaron, “él mismo encendió la luz y, al llegar junto al sillón, se sentó y miró a la terraza, con curiosidad, como si buscara algo con los ojos”.

“Después de cinco minutos quiso volver a la celda. Traté de levantarlo, pero me dijo: ‘No puedo’. En efecto, pesaba más: ‘Padre Espiritual, no se preocupe’, le dije animándolo y tomando rápidamente una silla de ruedas que estaba a dos pasos. Lo levanté del sillón por las axilas y lo senté en la silla. Él mismo levantó los pies del suelo y los puso en el apoyo”.

Ya de regreso en la celda, “cuando lo acomodé en el sillón, indicándome con la mano izquierda y con la mirada a la silla de ruedas, me dijo: ‘Sácala fuera’”.

EL P. Funicelli sacó la silla de ruedas de la estancia y, “de regreso en la celda noté que el Padre comenzaba a ponerse pálido. Sobre la frente tenía un sudor frío. Me asusté cuando vi que sus labios comenzaban a ponerse lívidos. Repetía continuamente: ‘¡Jesús, María!’, con voz cada vez más débil”.

“Me movió para ir a llamar a un hermano, pero me detuvo diciéndome: ‘No despiertes a nadie’. Yo salí igualmente y, corriendo, me alejé pocos pasos de su celda, cuando me volvió a llamar. Y yo, pensando que me llamaba para decirme lo mismo, regresé. Pero cuando le escuché repetir, ‘no llames a nadie’, le dije con acto de imploración: ‘Padre Espiritual, ahora déjeme hacer’”.

“Y corriendo me dirigió a la celda del Padre Mariano, pero viendo abierta la puerta de Fray Guglielmo, entré, encendí la luz y lo sacudí: ‘¡Padre Pío está mal!’. En un momento, Fray Guglielmo llegó a la celda del Padre y yo corrí a telefonear al doctor Sala. Éste llegó alrededor de diez minutos después y, apenas vio al Padre, preparó lo necesario para administrarle una inyección”.

Cuando el doctor estaba preparado, “Fray Guglielmo y yo intentamos levantarlo, pero al no conseguirlo lo tuvimos que dejar en la cama. El doctor le puso la inyección y luego nos ayudó a ponerlo en el sillón mientras el Padre repetía siempre con voz cada vez más débil y con movimiento de labios cada vez más imperceptible: ‘¡Jesús, María!’”.

El P. Funicelli salió para llamar al Padre Guardiano, el Padre Mariano y a otros hermanos. Llamó también al doctor sala y luego al sobrino del Padre Pío, Mario Pennelli, al director sanitario de la Casa de Alivio, el doctor Gusso, y al doctor Giovanni Scarale.

“Mientras los médicos suministraban oxígeno, primero con la cánula y luego con la máscara, el Padre Paolo de San Giovanni Rotondo administró al Padre Espiritual el Sacramento de los Enfermos y los demás hermanos, arrodillados a su alrededor, rezaban”.

“A las 2:30 de la mañana, aproximadamente, con suavidad inclinó la cabeza sobre el pecho. Había expirado”, finaliza su narración el P. Pellegrino Funicelli.

Etiquetas: Vaticano, Padre Pío, San Pío de Pietrelcina, San Giovanni Rotondo

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios