22 de octubre de 2020 - 5:16 AM

Asesinó a religiosa en ritual satánico: Sor María Mainetti pidió a Cristo por nosotras

Redacción ACI Prensa

Sor María Laura Mainetti. Crédito: Diócesis de Como
Sor María Laura Mainetti. Crédito: Diócesis de Como

Mientras la matábamos “ella nos perdonaba”, es el testimonio de Milena, la entonces adolescente que con otras dos jóvenes asesinó en un ritual satánico a Sor María Laura Mainetti hace 20 años.

La religiosa fue asesinada de 19 cuchilladas la noche del 6 al 7 de junio de 2000 en Chiavenna por tres muchachas, dos de 17 años y una de 16, durante un rito satánico.

Mientras moría, encontró fuerzas para rezar por las jóvenes y perdonarlas. Este dato se pudo conocer en los interrogatorios realizados a las asesinas, quienes contaron que Sor Maria Laura dijo antes de morir: "Señor, perdónalas".

La idea primera del asesinato no eran 19 cuchilladas sino 18, seis cada una por el “número de la bestia” (666) del que habla el libro del Apocalipsis.

Originalmente el objetivo del ritual satánico era un sacerdote, Mons. Ambrogio Balatti, que era arcipreste de Chiavenna San Lorenzo. Las muchachas desistieron de matarlo porque vieron que era corpulento y eso las complicaría. Por ello finalmente decidieron matar a la religiosa a la que vigilaron durante varios meses, según informó un medio local.

El 6 de junio de 2000, la religiosa recibió una llamada telefónica al convento alrededor de las 11:50 p.m. en la que una joven le pedía ayuda. Sor María Laura informó al arcipreste, Mons. Ambrogio, que iba a encontrar a la chica.

Según describió otro diario local, el ataque comenzó con un golpe de ladrillo en la cabeza de Sor María Laura y durante el homicidio sonaban algunas canciones de Marilyn Manson, un polémico músico estadounidense que tiene entre sus álbumes uno titulado “Anticristo Superstar”.

Las jóvenes acuchillaron a la religiosa con un cuchillo de cocina, después de pasar varias horas bebiendo cerveza en un pequeño bar de la población.

Ambra Gianasso, Milena De Giambattista y Verónica Pietrobelli fueron halladas culpables de la muerte y sentenciadas a prisión.

Algunos años después salieron de la cárcel y participaron en programas de servicio comunitario. Ahora, con nuevas identidades, han podido rehacer sus vidas. 

Ambra estudió derecho en la universidad, Verónica coordina una guardería, está casada y tiene dos hijos y Milena estuvo en una comunidad para personas con adicciones coordinada por el P. Antonio Mazzi.

De hecho, el P. Mazzi dijo que Milena “es plenamente consciente de lo que hizo y que al mismo tiempo está arrepentida y convencida de poder renacer y recuperarse”.

De acuerdo con los medios locales, Milena fue la única de las tres jóvenes que regresó en una ocasión a Chiavenna para ser testigo en el matrimonio de su hermana, hecho que levantó muchas polémicas.

Por su parte, los sobrinos de Sor María Laura, Stefano y Marcellina Mainetti, destacaron que la próxima beata perdonó a sus asesinas y dijeron que se unen “a la oración y al recuerdo de quienes la amaron”.

“El vacío que dejó en nuestra familia sigue siendo infranqueable hoy. El recuerdo de ella sigue vivo en nuestros corazones. Fue una persona acogedora y devota, se dedicó sin reservas a los demás. Dejó una huella imborrable en la vida de todos los que la conocieron” señalaron los hijos del hermano de Sor María Laura, Giovanni.

Además, el Obispo de Como, Mons. Alessandro Maggiolini destacó que “la gente sencilla ha percibido ya un aura de santidad” y añadió que “no es casualidad que se encomienden a Dios por intercesión de esta víctima y que adornen con flores frescas el lugar del crimen”.

Así lo indicó Mons. Maggiolini en el prólogo del volumen “Maria Laura Mainetti. La Hermana de Chiavenna” escrito en 2005 por Sor Beniamina Mariani, y que recoge varios testimonios, como el de Milena.

Milena escribió también a la comunidad de las religiosas de Chiavenna y reconoció que “la engañamos tendiéndole una trampa y después la matamos y mientras hacíamos esto, ella nos perdonaba”.

“No puedo más que guardar de ella un recuerdo de amor. Además, esto me ha permitido creer en algo que no es ni Dios ni Satanás, sino que era una simple mujer que ha vencido al mal”, señaló Milena y añadió que “ahora encuentro en ella consuelo y la gracia para soportar todo. Rezo siempre y estoy segura de que ella me ayudará a ser una persona mejor”.

Por su parte, la superiora general de la congregación, sor Ketty Hiriart-Urruty, dijo en una carta enviada a todas las hermanas de la congregación para anunciar la muerte de Sor María Laura que “de la vida de esta hermana brota un manantial, un chorro de vida evangélica” y agregó que “este manantial nos habla de nuestra consagración, de nuestra vida ofrecida a la Trinidad, de nuestro deseo de identificación con Jesucristo, de nuestra opción por los más pobres, de las heridas de la vida”.

“Esto conduce a los orígenes de la Congregación. Ha demostrado que nuestro carisma está vivo y es muy actual… Con este estilo de amor y de entrega se ha dado ella misma a manos llenas, sin cálculo, exactamente como quien sabe que todo lo que tiene es don de amor, que hay que compartir y hacer fructificar”, advirtió Sor Ketty Hiriart-Urruty.

Entre los testimonios de las religiosas de su Congregación, Sor Beniamina Mariani subrayó que “alimentaba una predilección particular por los jóvenes. Con ellos se sentía a gusto y le gustaba y se recreaba tanto en los encuentros programados como en los casuales”. “¡Sólo Dios puede saber cuánto se ha sacrificado por los jóvenes!

Encuentros, coloquios, campamentos, jornadas mundiales de la juventud, catequesis, acompañamiento individual”.

En uno de sus escritos, Sor Maria Laura Manietti rezó: “Dame tus sentimientos, Jesús, los sentimientos de las Bienaventuranzas: el pobre que se fía, se abandona, el niño que se siente amado, la aflicción que es participación en la de Cristo y es salvación, la Misericordia, la benevolencia, la Pureza de cuerpo y de corazón, la humildad”.

Sor Maria Laura, cuyo nombre de pila era Teresina, nació en Colico, Lecco (Italia), el 20 de agosto de 1939.

En el momento de su muerte era superiora de la Comunidad de las Hijas de la Cruz, en el Instituto María Inmaculada de Chiavenna.

La Santa Sede promulgó el decreto de beatificación el pasado 19 de junio.

Etiquetas: religiosa, religiosas asesinadas, María Laura Mainetti

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y dirección de email para recibir el boletín diario de noticias de ACI Prensa.

Comentarios