Tras el rechazo general al “autogolpe” de estado, Pedro Castillo fue destituido de la presidencia por el Congreso del Perú.

En lugar de Pedro Castillo ha jurado Dina Boluarte, la primera mujer presidente en la historia del Perú, que sin embargo también estaba siendo investigada por corrupción.

El Congreso aprobó la destitución de Castillo por 101 votos a favor, 6 en contra y 10 abstenciones.

Castillo salió del Palacio de Gobierno en horas de la tarde y permanece ahora bajo custodia policial en la Prefectura de Lima.

Rechazo al "autogolpe" de Castillo

El Arzobispo de Piura y Tumbes rechazó el “autogolpe” de Pedro Castillo Terrones, quien este miércoles 7 de diciembre anunció un gobierno de excepción y la disolución del Congreso.

Más en América

El anuncio de Castillo se dio horas antes de que el Congreso votara la moción de vacancia por incapacidad moral.

“En atención al reclamo ciudadano, a lo largo y ancho del país, tomamos la decisión de establecer un gobierno de excepción orientado a restablecer el Estado de Derecho y la democracia”, dijo Castillo en un mensaje a la nación.

Además de la disolución del Congreso y el gobierno de excepción, Castillo dijo que gobernaría a través de decretos y estableció el toque de queda de 10 de la noche a 4 de la mañana.

Tras el mensaje, diversos congresistas e instituciones como el Jurado Nacional de Elecciones, la Contraloría General de la República se pronunciaron en contra de las medidas de Castillo.

Además, al menos 8 ministros de estado como Alejandro Salas, presentaron su renuncia.

El anuncio de Castillo se da en medio de una gran cantidad de acusaciones de corrupción en su contra, en la que están involucrados familiares del presidente.

(El artículo continúa después)

“Estamos ante un innegable golpe de estado, frente a un gobierno dictatorial”, dijo a ACI Prensa el Arzobispo de Piura y Tumbes, Mons. José Antonio Eguren.

“Confío que todos los demócratas rechacemos con firmeza este acto usurpador del poder y hagamos respetar el orden constitucional”, agregó.

“En la víspera de la Solemnidad de la Inmaculada Concepción invito a todos los católicos a elevar nuestra oraciones a la Santísima Madre de Dios y nuestra para que proteja a nuestro país y lo mantenga en paz y libertad”, concluyó el Prelado.

Los obispos llaman a la unidad nacional

Los obispos del Consejo Permanente de la Conferencia Episcopal Peruana (CEP) también rechazaron “de manera enérgica y absoluta, la ruptura del orden constitucional”.

Recordaron asimismo que el art. 46° de la Constitución señala que “Nadie debe obediencia a un gobierno usurpador ni a quienes asumen funciones públicas en violación de la Constitución y de las leyes”.

Los prelados alentaron a “las instituciones tutelares de la patria a asumir con plenitud sus funciones constitucionales para proteger y salvaguardar la democracia, garantizando, preservando y restableciendo el orden público y constitucional, haciendo efectivas las responsabilidades de ley”.

Finalmente hicieron un llamado a la “unidad nacional, mantener la tranquilidad y poner coto a cualquier forma de violencia y de afectación de los derechos fundamentales de los ciudadanos”.