Mons. José Antonio Eguren Anselmi, Arzobispo de Piura y Tumbes (Perú), alentó a desterrar los escándalos y la corrupción en la política nacional; y a trabajar por el desarrollo de toda la población, respetando principios fundamentales como la defensa de la vida, la familia y la libertad religiosa.

Así lo indicó el Prelado en su homilía de la Misa por el 201° aniversario del Grito Libertario de Piura, ocurrido en la iglesia de San Francisco de Asís el 4 de enero de 1821.

El Prelado peruano expresó su “honda preocupación sobre el actual escenario nacional, donde los escándalos y presuntos actos de corrupción se suceden diariamente ante nuestra atónita mirada; donde no se respetan a las instituciones y se las trata como si fueran una chacra personal; donde la descomposición política crece y los intereses personales o de grupo se anteponen a los del Perú”.

En el Perú, una “chacra” es una finca o terreno en el campo donde se siembra vegetales y/o se cría animales. En el país es común el dicho “cree que está en su chacra”, para indicar que una persona actúa en un lugar o un ámbito específico según sus intereses y sin respetar las normas.

En su homilía Mons. Eguren dijo que pareciera que en la política actual “se vive la triste máxima, ‘para mis amigos todo, para mis enemigos la ley’, grotesca manipulación de la ley que la convierte en instrumento de todas las injusticias inimaginables; y donde el peligro de un totalitarismo, al estilo de Sendero Luminoso o de la Cuba castrista, sigue latente”.

“Todo esto genera una gran incertidumbre, y con ello se ahuyenta la inversión y se perjudica el crecimiento económico, sumiendo en la pobreza y la miseria a millones de compatriotas”, agregó.

Más en América

Acusaciones contra el presidente Pedro Castillo

Aunque no mencionó a ningún político, la homilía de Mons. Eguren coincidió con el anuncio realizado por diversos medios de una investigación preliminar al presidente del Perú, Pedro Castillo, por parte de la Fiscalía de la Nación.

Según informa el diario peruano El Comercio este 4 de enero, la fiscal de la Nación, Zoraida Ávalos, abrió una investigación preliminar contra Castillo, que en las últimas semanas “ha estado envuelto en una serie de cuestionamientos por las licitaciones que lograron con el Estado las empresas vinculadas a la lobbista Karelim López y el empresario Samir Abudayeh, tras sus reuniones con el mandatario”.

“Según Canal RPP y Canal N, las pesquisas del Ministerio Público contra el presidente son por los presuntos delitos de tráfico de influencias y colusión tras las licitaciones otorgadas”, agrega El Comercio.

Desde el principio de su gobierno en julio de 2021, Castillo ha sido acusado de varios actos de corrupción. Además, algunos de sus ministros también se vieron obligados a renunciar por presuntos actos de corrupción o por su vinculación con el grupo terrorista Sendero Luminoso, que en las décadas de 1980 y 1990 asesinó a unas 30 mil personas.

En diciembre de 2021 Castillo enfrentó en el Congreso un pedido de vacancia para destituirlo, que finalmente no prosperó.

(El artículo continúa después)

Otro escándalo, por el que el Gobierno de Castillo aún no da explicaciones, fue el hallazgo de veinte mil dólares en efectivo en el baño de Bruno Pacheco en Palacio de Gobierno. Pacheco era secretario general del despacho presidencial.

A esto se suman reuniones irregulares que el mandatario ha sostenido en una casa en el distrito limeño de Breña, donde se alojaba durante la campaña electoral, y cuyos contenidos y participantes tampoco han sido informados por el Gobierno, pese a que la ley peruana ordena que la agenda del presidente sea pública.

Vencer los vicios de la política

En su homilía de hoy, Mons. Eguren hizo votos para “que en este 2022, los presupuestos de inversión se ejecuten al 100%. Que no se llegue a fin del año y se tengan que devolver al erario nacional millones de soles por obras no ejecutadas, que tan urgentemente requiere nuestra Región en salud, educación, seguridad, saneamiento, red vial, infraestructura, etc.”.

El Prelado hizo este pedido considerando que los gobiernos regionales, donde también hay casos de corrupción, no usan sus presupuestos y devuelven buena parte del dinero asignado por el gobierno nacional, pese a la gran necesidad de obras en sus respectivos lugares.

Mons. Eguren alentó a desterrar en este 2022 “los vicios de la política como la corrupción en sus múltiples formas, como la apropiación de los bienes públicos, el enriquecimiento ilícito, el aprovechamiento de las personas, y el uso de las influencias para torcer la justicia hacia el propio interés, personal o de grupo, etc.”.

Ante las elecciones regionales y municipales que se realizarán en octubre de este año, el Prelado peruano alentó a que “la campaña política se realice con altura, sin insultos, recriminaciones, agresiones y menos aún con violencia”.

“A los candidatos les pido: ¡No jueguen con las ilusiones del pueblo! No vendan ilusiones sobre juramentos y después pretendan jugar al olvido colectivo sin el menor pudor”, exhortó.

El Arzobispo pidió a los candidatos pronunciarse con claridad sobre “la defensa de la vida humana desde la concepción hasta su fin natural; la promoción de la familia basada en el matrimonio entre un hombre y una mujer; el derecho de los padres a decidir libremente la mejor educación para sus hijos; y la promoción del bien común”.

Mons. Eguren también alentó a no bajar la guardia ante el COVID-19 y recordó que “hay que continuar con el proceso de vacunación, para lo cual es fundamental solicitarle al Gobierno Nacional las vacunas de calidad y en cantidades suficientes que requiere Piura, tanto para las dosis regulares, como para las de refuerzo”.

Finalmente el Prelado pidió a la Virgen de las Mercedes que “bendiga también a nuestra Patria, y nos alcance de su Hijo Jesús, el Señor de la Historia, los dones de la unidad, el amor fraterno y la salud”.