El Arzobispo de Nueva York, Mons. Timothy Dolan, pidió evitar los enfrentamientos en torno a la construcción o no de una mezquita cerca de la zona cero de Manhattan, donde estuvieron las Torres Gemelas destruidas en 2001.

"Creo que necesitamos no estar enfrentados, sino tomar distancia y ver las cosas a través de una mirada cuerda. No necesitamos protestas, sino promotores de diálogo y civismo", expresó el Prelado.

Mons. Dolan mantuvo una reunión con el gobernador de Nueva York, David Paterson. Luego del encuentro, el Arzobispo expresó el temor de que los enfrentamientos hagan perder a los neoyorkinos sus valores de tolerancia y unidad.

"Sólo estamos un poco atemorizados de que estos nobles valores pudieran estar un poco en riesgo por la forma en que se está dando la conversación y debate sobre el sitio de la mezquita", indicó.

El proyecto de construcción de un centro cultural, que incluye la edificación de una mezquita, ha generado división entre los estadounidenses.

Recientemente, Mons. Dolan se ofreció para mediar en las conversaciones entre quienes apoyan y se oponen a proyecto. "Mis oraciones son para que lo que se ha convertido en algo que divide se convierta en una ocasión para el debate civil, racional, acogedor y respetuoso", expresó entonces el Prelado.

Más en América