Un arzobispo católico de Irak afirmó que existe una grave crisis de violencia en el islam que se debe afrontar con urgencia y que no puede ignorarse más.

“La verdad es que hay una fundamental crisis de violencia en el islam mismo que, en el año 2022 ya no puede ignorarse”, dijo el Arzobispo caldeo de Erbil (Irak), Mons. Bashar Warda, en su ponencia el 2 de noviembre durante el primer foro sobre religión del Grupo de los 20 en Bali (Indonesia).

Esta violencia debe afrontarse con urgencia “de manera abierta y honesta”, también por “el bien del islam y sus mismos seguidores”, aseguró el Prelado en el evento organizado por Nahdlatul Ulama, el movimiento musulmán más grande del mundo, que tiene más de 90 millones de miembros.

En su conferencia titulada “El futuro del pluralismo de la religión: Una advertencia desde Irak”, el Arzobispo caldeo, uno de los ritos orientales católicos, recordó “el horror” sufrido por los cristianos a manos del grupo terrorista musulmán Estado Islámico (ISIS).

Entre agosto de 2014 y octubre de 2016, numerosas iglesias de Medio Oriente fueron profanadas por los terroristas del Estado Islámico, que saquearon y asesinaron a miles de cristianos a su paso por Irak y Siria, dejando alrededor de 125 mil desplazados.

“Quienes nos atormentaron robaron nuestro presente mientras borraban nuestro pasado y hacían todo lo que estaba en sus manos para destruir nuestro futuro”, lamentó el Arzobispo.

Más en Mundo

Ahora, dijo Mons. Warda, “la violencia sigue afectando todo el Medio Oriente, África, Asia y más allá. Y si no se reconoce esta crisis, no se afronta ni se repara, no habrá futuro para los cristianos ni para ninguna otra forma de pluralismo religioso en la región”.

Tras precisar que proviene “de un pueblo de esperanza”, el Arzobispo dijo que reza “para que una gran cantidad de líderes religiosos tengan el coraje de afrontar los demonios que existen en nuestras propias comunidades” y así hacer frente a la “violencia sectaria que está entre nosotros”.

El Prelado caldeo alertó que “la cruda verdad es que si no ponemos fin a la violencia sectaria, no habrá futuro para el pluralismo religioso en Irak, ni en ningún otro lugar en Medio Oriente”.

Además, “la lógica brutal con esto es que eventualmente se podría llegar a un punto en donde ya no quede minorías a quienes matar ni a quienes perseguir”.

En ese sentido y “con más de 1900 años en Mesopotamia, nosotros los cristianos en Irak nos encontramos al borde de la extinción”.

ISIS y el Islam

(El artículo continúa después)

Mons. Bashar Warda criticó luego la creencia de algunos que consideran que tienen el “derecho” de matar a otros por su fe. “Nos oponemos a eso”.

El Arzobispo citó luego unas declaraciones de Yahya Cholil Staquf, intelectual musulmán de Indonesia, que respondió a la revista Time si es que ISIS era realmente un estado islámico o una distorsión del islam.

“Los políticos de occidente deben dejar de pretender que el extremismo y el terrorismo no tienen nada que ver el islam”, dijo el académico.

“Hay una clara relación entre fundamentalismo, terrorismo y las creencias básicas de la ortodoxia islámica. Entonces, mientras falte el consenso respecto a este asunto, no podremos cantar victoria sobre el fundamentalismo dentro del islam”, indicó el indonesio.

El Arzobispo católico alertó asimismo que cuando “a un grupo se le enseña que es superior y tiene derecho a tratar a otros como inferiores”, ocurre “que esta enseñanza inevitablemente lleva a la violencia contra cualquier ‘inferior’ que rechace cambiar su fe. Y ahí tienen la historia de los últimos 1.400 años en Medio Oriente con los cristianos y las minorías religiosas” como los yazidís.

Para Mons. Warda, esta transformación “solo puede darse con un trabajo consciente del mismo mundo islámico”.

“Nuestra esperanza de permanecer en nuestra antigua patria ahora descansa en nuestra capacidad, en la de nuestros hermanos y hermanas musulmanes, y en que el mundo reconozca estas verdades. La violencia motivada por la religión debe terminar. Quienes enseñan eso deben detenerse”.

Para concluir, el Arzobispo resaltó que “nosotros, los cristianos de Irak, seguiremos diciendo esta verdad, sin importar las consecuencias. Por favor recen por nosotros y nosotros rezaremos por ustedes”.