El Arzobispo de Vrhbosna (Bosnia-Herzegovina), Cardenal Vinko Puljic, dirigió un emotivo discurso al Papa Francisco al concluir la multitudinaria Misa en el Estadio Koševo, en la que participaron más de 60 mil personas. En su mensaje, aseguró que la fe de sus antepasados y las familias ha ayudado al pueblo a sobrevivir a las persecuciones que ha sufrido en su historia.

El Cardenal Vinko Puljic aseguró que “aquí están nuestras centenarias raíces. A lo largo de la historia hemos experimentado varia oleadas de persecución, martirio e injusticias. Gracia a la fe valiente de nuestros antepasados y el aliento de la fe en las familias, hemos sobrevivido hasta nuestros días”.

El Arzobispo agradeció al Papa Francisco “por su presencia en medio de nosotros, gracias por sus oraciones con nosotros y por nosotros. Gracias por sus palabras de pastor que nos ha dirigido”.

El Cardenal Puljic aseguró al Papa que “estoy convencido de que estamos unidos en la oración no solo los católicos sino todos los demás, cada uno a su manera rezaron a través de sus buenos deseos, incluso aquellos que no se consideran creyentes”.

“En este país, Bosnia-Herzegovina, en el siglo pasado ha experimentado terribles guerras y regímenes. Está herido y agotado. La Iglesia Católica en esta región se ha reducido a la mitad. Con tristeza constatamos cada día que somos cada vez menos”, lamentó, a la vez que aseguró a Francisco que “su palabra de padre, la oración de pastor y su presencia fuerte y de autoridad nos dan la fuerza para vivir aquí y trabajar con otros para construir la paz y el diálogo de este país”.

El Cardenal señaló que “si Dios nos ha llamado vivir en este país”, acaso “¿podríamos nosotros quizás no amar esta tierra? ¿Debemos tal vez temer vivir aquí si Dios está con nosotros y estamos con Dios?”.

Más en Mundo

Al expresar su agradecimiento a nombre de la Conferencia Episcopal de Bosnia-Herzegovina y también el de saludo de los obispos de la vecina Croacia, el Arzobispo de Vrhbosna dijo al Santo Padre que “este día y este evento es firme apoyo a los pastores y a todos los fieles de este país”.

“Aquí están presentes muchos peregrinos de los países vecinos, han venido a verlo, escucharlo, y a fortalecerse a sí mismos para vivir su cristianismo con más franqueza y coraje y para construir la paz y promover el diálogo”.

El Cardenal Puljic recordó a Francisco que “sus predecesores en la Cátedra de Pedro tuvieron en su corazón nuestro sufrimiento y un oído atento a nuestros gritos”.

A continuación, el Cardenal dijo al Papa que “su presencia nos anima pero al mismo tiempo es un mensaje al mundo que expresa que queremos ser lo que somos, queremos permanecer en este suelo nativo con los demás y con los que son diferentes, para construir el futuro de este país sobre la base de la igualdad de derechos y libertades”.

Al finalizar su mensaje, el Arzobispo pidió al Papa su oración “para que no renunciemos a afrontar todos los días los muchos desafíos de la vida”.

“Queremos ser testigos gozosos de la esperanza y heraldos apasionados de la buena noticia, pero esto no es posible sin la gracia de Dios”, indicó.

(El artículo continúa después)