5 de marzo de 2007 5:53 pm

Arzobispo argentino recuerda generosidad y magnanimidad de Card. Quarracino

Redacción ACI Prensa

Arzobispo argentino recuerda generosidad y magnanimidad de Card. Quarracino

El Arzobispo de La Plata, Mons. Héctor Aguer, destacó la inteligencia del Cardenal Antonio Quarracino pero sobre todo su “generosidad y magnanimidad” en el servicio a la Iglesia, al recordar el noveno aniversario de su muerte.

Durante un homenaje al fallecido Purpurado, emitido el pasado 28 de febrero en el programa televisivo “Claves para un mundo mejor”, el Prelado destacó la fuerte presencia de su entonces predecesor en los medios de comunicación y el hecho de que fuera él quien “iniciara la conducción  de esta columna semanal que yo, muy impar en méritos, ahora tengo para comunicarme con ustedes”

“Hoy se teoriza mucho sobre el uso de estos prodigiosos instrumentos pero no es fácil ejercitarse en su manejo: acechan muchos riesgos y no cualquiera se atreve a dar la cara. ¡Pero Quarracino se atrevió! ¡Y lo hizo muy bien! Lo hizo con un lenguaje directo, accesible, popular, desgranando las verdades de nuestra fe y sus consecuencias para la vida pastoral y social del país y del mundo”, anotó.

Mons Aguer indicó también que “algunas veces, y no sólo a causa de la agudeza de su estilo, produjo enfado y fastidio a ciertos manipuladores de la opinión, a quienes haciendo valer el poderío exorbitante del micrófono o la página impresa imponen la dictadura de cierta unanimidad ficticia de criterios”.

Añadió “este empeño no le impidió preocuparse por las manifestaciones mas elevadas de la cultura, porque fue un hombre de sólida formación, de muchas y buenas lecturas, que comprendió que la Iglesia, los cristianos, no podemos estar ausentes de aquellos ámbitos en los que se gestan los cambios de las costumbres”.

El Arzobispo de la Plata señaló que el Cardenal Quarracino, nombrado en 1990 Arzobispo de Buenos Aires, “acompañó con su interés y su apoyo el diálogo arduo, apasionante, sobre los grandes problemas del mundo contemporáneo y alentó todas las iniciativas que permitieran concretar ese diálogo”.

“Esta dimensión de su ministerio brotaba espontáneamente de su personalidad, de su espíritu argentino y católico, que hundía sus raíces en nuestra rica y azarosa tradición nacional, a pesar de haber nacido en la italiana ciudad de Salerno”, concluyó.

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y dirección de email para recibir el boletín diario de noticias de ACI Prensa.

Comentarios