8 de setiembre de 2020 - 6:37 PM

Arzobispo a cuyo padre asesinaron se pronuncia contra la pena de muerte

Redacción ACI Prensa

Cuarto de ejecuciones en Estados Unidos. Crédito: Departamento de Correccionales y Rehabilitación de California Wikipedia CC 2.0.
Cuarto de ejecuciones en Estados Unidos. Crédito: Departamento de Correccionales y Rehabilitación de California Wikipedia CC 2.0.

El Arzobispo de Kansas City, Mons. Joseph. F. Naumann, cuyo padre fue asesinado cuando su madre estaba embarazada de él, se pronunció contra de la pena de muerte en Estados Unidos y pidió al Gobierno que detenga las ejecuciones federales, retomadas en julio tras 17 años.  

Según informa CNA, agencia en inglés del Grupo ACI, Mons. Naumann, que también sirve en el Comité Provida del episcopado estadounidense, su padre fue asesinado en 1948 a manos de un empleado que lo acuchilló en venganza por haber sido despedido.

Fred Naumann, padre del Arzobispo, tenía 31 años cuando murió. “Mi propio padre fue asesinado. Mi hermano tenía dos años y mi madre me estaba gestando”, relató el Prelado en un video publicado por Catholic Mobilizing Network.

“Sí, vi a mi madre luchar para proveer a nuestra familia sin la ayuda de mi padre y vi el dolor que sufrió como resultado de perder al amor de su vida. También sé cómo es crecer sin un padre”, compartió el Arzobispo.

Mons. Naumann dijo que “el asesinato es un mal indescriptible. Quienes perpetran ese crimen han infligido una gran injusticia, no solo a la persona asesinada sino también a sus seres queridos”.

Ante esta realidad, “el sistema de justicia penal tiene la responsabilidad de proteger a los inocentes de la victimización y detener la realización de crímenes violentos. Sin embargo, en Estados Unidos en 2020, tenemos la capacidad de proteger a la sociedad de criminales violentos sin recurrir a la pena de muerte”.

“Al pedir la abolición de la pena de muerte y solicitar al Gobierno federal no seguir retomando la pena capital, no es mi intención minimizar el dolor y la pérdida de individuos y familias que han sufrido la muerte de un ser querido como resultado de un crimen violento”, continuó.

Días antes de publicar el video, los obispos estadounidenses criticaron que el Gobierno federal haya retomado las ejecuciones, aplicando la pena capital a cinco personas entre julio y agosto. Otras dos condenas a muerte están programadas para septiembre.

En un comunicado del 27 de agosto, Mons. Naumann dijo a nombre de los obispos que “la oposición de la Iglesia a la pena de muerte es clara y hemos hecho muchos pedidos para que el Gobierno federal no reasuma estas ejecuciones. Sin embargo, no solo el Gobierno ha hecho esto sino que ha programado varias más”.

El asesino de una santa se convirtió

En su video, el Arzobispo de Kansas City recordó el caso de Santa María Goretti, la adolescente italiana que murió asesinada por un hombre que intentaba violarla.

“En nuestra tradición católica veneramos algunos santos como modelos de virtud heroica como la adolescente italiana que vivió en el siglo XX llamada María Goretti. En 1902 fue atacada por un hombre llamado Alessandro, que intentó violarla. Cuando ella dijo que prefería morir antes que ceder, él la acuchilló varias veces y en su agonía María perdonó a Alessandro, que estuvo encarcelado 27 años”.

El Prelado explicó que en ese tiempo que estuvo en la cárcel, Alessandro “se convirtió y se arrepintió profundamente del gran mal que le causó a María y a su familia. Tras su liberación fue directamente a buscar a la madre de María para pedirle su perdón”.

“Inspirada por la compasión de María cuando murió, su madre también perdonó a Alessandro”, continuó el Arzobispo.

En la ceremonia de canonización de María Goretti en 1950, en la Plaza de San Pedro en el Vaticano, “Alessandro estaba entre la multitud de 250 mil personas que se reunieron para celebrar la corta vida terrenal de María Goretti”.

El Arzobispo dijo que mirando la conversión del asesino de Santa María Goretti, se puede comprender que “la pena capital es la respuesta equivocada a crímenes horribles”.

“Es equivocado responder a la violencia con violencia aprobada y establecida por el Gobierno. Al matar en nombre de la justicia, nuestra sociedad se rebaja al nivel de un perpetrador”, señaló.

“Nuestro sistema debe concentrarse en la transformación y cambio de los criminales, no en su ejecución”, agregó Mons. Naumann

Finalmente el Prelado ofreció sus oraciones por “nuestra nación para que protejamos a los inocentes, asistamos mejor a las familias, trabajemos por la justicia y no respondamos al asesinato de los inocentes siguiendo el ciclo de violencia con asesinatos sancionados por el estado”.

Etiquetas: Estados Unidos, Pena de muerte, Obispos de Estados Unidos, Asesinato

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y dirección de email para recibir el boletín diario de noticias de ACI Prensa.

Comentarios