8 de marzo de 2020 12:25 pm | ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN 9 de marzo de 2020 10:28 am

Argentina: Más de 100 mil celebran Misa por las mujeres y la vida en la Basílica de Lujan

Redacción ACI Prensa

Este domingo 8 de marzo, en el Día internacional de la Mujer, miles de personas participaron de la celebración de la Santa Misa desde la Basílica de Nuestra Señora de Luján (Argentina), con motivo de celebrar la vida desde la concepción y de las mujeres argentinas.

Según la Fundación Mas Vida, una de las ONG provida más importantes de Argentina y que estuvo presente en el evento, hubo más de 100 mil asistentes.

La celebración, que llevó como lema “Sí a las mujeres, sí a la vida” fue organizada por la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) y dio inicio a las 11:00 a.m. (hora local). La ceremonia fue presidida por el Obispo de San Isidro y Presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, Mons. Oscar Vicente Ojea.

El objetivo de la convocatoria fue el rechazo al proyecto de ley que enviará el presidente Alberto Fernández al Congreso para despenalizar el aborto y que fue anunciado hace una semana.

En su homilía, Mons. Ojea aseguró que “en esta Eucaristía venimos a celebrar y a agradecer, unidos al sentir de tantas personas en el mundo en este día internacional de la mujer, la vida de tantas mujeres”.

“Valoramos su presencia insustituible en las familias y celebramos el lugar cada vez más amplio que tienen en nuestra sociedad”, dijo el obispo, y agregó que todos llegaron hasta Luján para “pedir por todas las mujeres para que se respete su vida, su integridad y sus derechos, superando todo tipo de exclusión”.  

“Pero de un modo especial, queremos celebrar y agradecer, la cercanía y el compromiso de las mujeres con la vida”, dijo el Prelado, haciendo referencia a aquellas “mujeres inteligentes y valientes que se juegan la vida día a día, esa vida que se anunció alguna vez en un embarazo no planeado, que tal vez no llega en el mejor momento, pero que están totalmente entregadas a acompañar ese nuevo ser que han recibido”.

Mons. Ojea subrayó que son “millones de argentinos y argentinas, creyentes y no creyentes” que “tienen la profunda convicción de que hay vida desde la concepción y que una persona distinta de su madre va desarrollándose en su seno”. Además, resaltó que “es injusto y doloroso llamarlos anti-derechos o hipócritas”.

“En realidad valoramos y defendemos los derechos de toda vida y de cada vida. De toda mujer y de cada niño o niña por nacer”, afirmó el Presidente de la CEA.

Resaltó “que no es lícito eliminar ninguna vida humana como afirma nuestra Constitución Nacional” y que “la violencia y la muerte son exactamente lo contrario del proyecto de Jesús”.

“La vida es el primer derecho y sin él no puede darse ninguno más. Lo reclamamos para todos en cualquier edad o situación en la que se encuentre esa vida y de un modo especial para quien se halla débil, desprotegido e indefenso” aseguró.

Al mismo tiempo, Mons. Ojea dijo que los miembros de la Iglesia “deploramos con todas las fuerzas de nuestro corazón la crueldad de los femicidios y todo tipo de violencia y discriminación ejercida contra las mujeres”, como “el abuso en todas sus formas sexual, psicológico, y de poder, cualquiera sea el ámbito en el que se produzca, en la familia, en el trabajo, la escuela, en la calle y dolorosamente lo decimos también en la Iglesia”.

“Renovamos en esta Eucaristía nuestro compromiso de desterrar de entre nosotros una cultura que pueda favorecer el encubrimiento y cualquier tipo de silencio cómplice ante este delito”, señaló el obispo.

En otro momento de su homilía habló sobre la crisis socioambiental e hizo eco del pedido del Papa Francisco su encíclica Laudato Si’, para “construir juntos una cultura del cuidado que se oponga al maltrato con el que esta cultura tecnocrática está castigando al planeta y a los pobres”.

También propuso el buen diálogo para resolver los temas que se encuentran hoy en el debate público, con el fin de “analizar la complejidad de las situaciones desde el respeto, el discernimiento y la razón y no desde la dialéctica emocional de quien se impone y silencia al que piensa y siente distinto”.

“La descalificación y la estigmatización no hacen más que profundizar las divisiones entre los argentinos”, aseguró.

Dentro de ese contexto, Mons. Ojea sostiene que los miembros del clero apoyan “la implementación de una educación sexual verdaderamente integral” y se suman a una “política que reconozca en la sociedad la igual dignidad de varones y mujeres”.

“Acompañaremos todas las políticas sociales que favorezcan la atención a la mujer embarazada especialmente en situaciones de conflicto y de extrema vulnerabilidad. Ya lo estamos haciendo en muchas de nuestras comunidades a través de los hogares del abrazo maternal y de otros espacios de atención a las mujeres”, contó el Prelado.

Al final de la homilía pidió a la Virgen María que “nos enseñe una verdadera pedagogía del cuidado, que nos preserve de la conciencia aislada e individualista y del deterioro de nuestros vínculos y que nos guíe por el camino de la fraternidad que es el camino del evangelio”.

La Misa fue concelebrada por el Arzobispo de Luján y Mercedes, Mons. Jorge Eduardo Scheinig; el primer vicepresidente de la CEA, Arzobispo de Buenos Aires y Primado de la Argentina, Cardenal Mario Poli; el segundo vicepresidente, Mons. Marcelo Colombo, el Secretario General, Mons. Carlos Malfa; y otros obispos de todo el país.

Ayelen Alancay, dirigente de la Fundación Mas Vida, dijo que “en nuestro día, esta es una de las mayores manifestaciones de fe que tuvo la Argentina, y también una ocasión de encuentro para decir que la mayoría de los argentinos defendemos a las mujeres y a la vida”.

“Con el aborto no solamente se mata la vida de un niño inocente, sino que muchas veces también a la vida de la madre, que cuando no muere es seriamente lesionada, física o emocionalmente, y eso es desconocido por este gobierno que intenta errar el camino como hizo Macri hace un año y medio. Por eso nuestro lema es: Salvemos las dos vidas”, sostuvo.

En la Misa también estuvieron presentes “Alma” el muñeco gigante que representa un feto de 11 semanas, y una fuerte presencia de cristianos evangélicos, lo que generó una gran ovación de los asistentes.

Etiquetas: Aborto, Argentina, Misa, Nuestra Señora de Luján, Conferencia Episcopal Argentina, Aborto en Argentina, Basílica Nuestra Señora de Luján, Monseñor Oscar Ojea

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y dirección de email para recibir el boletín diario de noticias de ACI Prensa.

Comentarios