Este 15 de junio, Día Mundial de Toma de Conciencia de Abuso y Maltrato en la Vejez, el área de Pastoral de Adultos Mayores de la Comisión Episcopal de Vida, Laicos y Familia (Cevilaf) de la Conferencia Episcopal Argentina, pidió a la sociedad tomar conciencia ante cualquier vulneración de los derechos de los ancianos.

“Las diferentes modalidades de abuso y maltrato de los adultos mayores y los ancianos, sin importar orígenes, procedencia, religión, condiciones económicas y sociales de los mismos, es un gran drama social que afecta la salud y la dignidad de este grupo etáreo, que merece la mayor atención y consideración de la comunidad humana”, expresó la pastoral.

La Iglesia “no puede y no quiere conformarse a una mentalidad de intolerancia y muchos menos de indiferencia, desprecio y falta de respeto de la vejez”, citó la pastoral al Papa Francisco. 

A modo de ejemplo, el Cevilaf explicó que “son hechos de abuso y maltrato, aquellos actos que, ejecutados por única vez, o permanentemente repetidos, y originados en la negligencia o en la intencionalidad, causan daño físico y psicológico o provocan la exclusión y la marginación de las personas mayores”.

“A esto se añade una cultura del descarte y la exclusión de los adultos mayores de muchos ámbitos sociales y, a veces, familiares”, alertaron.

Ante ese drama, el Cevilaf pidió “que se mantengan atentos para descubrir hechos de maltrato físico, psíquico, emocional, patrimonial y acompañar o ayudar a los mayores que estén sufriendo estas situaciones”.

Más en América

“Dado que estos sucesos pueden existir muy cerca de nosotros, en todos los niveles sociales” el Cevilaf advirtió que “suelen pasar casi inadvertidos o son considerados como actos puramente privados y, por ello, subestimados y desatendidos”.

“Comprometámonos a transformar el maltrato en buen trato y el abuso en respeto y valoración de todas las personas mayores”, exhortaron.